Las bases incrementan el paramilitarismo en la región

Human Rigts Watch (HRW), presento un informe advirtiendo el resurgimiento de grupos paramilitares con la complicidad del gobierno de Uribe que, no solo atacan a la población civil colombiana, sino que se movilizan a los países vecinos como Venezuela y Ecuador especialmente para provocar caos político con violencia organizada, narcotráfico y lavado de dinero.

En noviembre la organización no gubernamental Nuevo Arco Iris, publico un informe advirtiendo básicamente lo mismo. Los mandos medios del paramilitarismo nunca se desmovilizaron y están organizados en el 80% de los departamentos de Colombia. HRW, destaca que entre las razones para la reaparición de estos grupos armados alineados con bandas armadas y en carteles del narcotráfico está el fracaso del proceso de desmovilización de Álvaro Uribe en el 2003.

Realmente esto no es así. Los paras nunca se desmovilizaron, firmaron un acuerdo para el sainete de entrega de armas en pomposos actos mediáticos como propaganda gubernamental. Se les ofreció a los jefes paramilitares que “paguen” unos cuantos años en la cárcel, entreguen algo de dinero a las víctimas, pero en el transcurso fueron traicionados por Uribe ante la presión del Departamento de Justicia de EEUU que presionaba a la DEA y a la CIA para extraditar nuevos capos antes de entregar más recursos para el plan Colombia a través del senado.

Desde el acuerdo entre Bogotá y Washington para implementar las bases militares el paramilitarismo tomo fuerza, simultáneamente se incremento el ataque de los medios de comunicación mundialmente buscando agitación. Olas de rumores contra Venezuela y Ecuador se propagaron con las protestas estudiantiles, y con las marchas proyectadas para mitad de mes en Guayaquil. Estremecimiento para estos dos países en proceso de cambio político.

Desde Washington se influye en la opinión y en las formas de conducta de los pueblos por medio de la excitación encubierta, la manipulación de motivos, buscando dividir a la masa revolucionaria para que junto a la oposición redirigirlos desde afuera para sustituir a los presidentes por un títere tradicional fiel a los EEUU.

16 Organizaciones de inteligencia, presentan al presidente Chávez ante la Dirección Nacional de Inteligencia de EEUU como una amenaza para la política norteamericana y como influencia negativa para la región. Este último informe pretende “asegurar un marco legal” para que organismos como la OEA, ONU, “den el visto bueno para el golpe”, porque, la invasión es menos probable. Washington se cuida de unir totalmente a Latinoamérica, una invasión uniría a los pueblos hermanos contra EEUU, y eso es algo que no se pueden permitir.

La OEA, ONU, llevan años recolectando pruebas que las suministra Colombia y el gobierno de Obama, antes era Bush quien inicio esta campaña desestabilizadora contra el presidente Chávez acusándolo de apoyar a las FARC (grupo terrorista) y de mantener buenas relaciones con países que promueven el terrorismo como Cuba e Irán. Hay peticiones para que Venezuela sea inscrita en la lista negra, se requería el informe de inteligencia para que el senado apruebe esa inscripción.

La campaña contra Venezuela es global utilizando los medios de comunicación. LE APUESTAN AL GOLPE. Están preparando psicológicamente al mundo mediante una campaña influyente, temas puntuales como: Libertad de de expresión, democracia, dignidad humana, son slogans que los medios y la oposición manejan para fijar la “conciencia de los oprimidos”. Esta es una campaña obstaculiza dora social que debe también influir en un sentido positivo para conseguir que, a través de las ideas que le son inculcadas sistemáticamente a la sociedad, esta se movilice a las marchas de protesta buscando el cambio democrático o el golpe.

Títulos como estos invaden los medios del mundo: “El liderazgo de Chávez se resquebraja, 11 años perdidos, Caracas es la capital de la violencia, 10000 muertos, la inflación venezolana la más alta de la región, devaluación e inflación gobiernan Venezuela, 62% de los venezolanos no le creen a Chávez, no hay libertad de nada en Venezuela, pobre país gobernado por un dictador, Venezuela va de mal en peor”. Venezuela es el plato fuerte para terminar con los procesos socialistas, pero, simultáneamente se acentúan campañas contra los gobiernos afines de Caracas: “Los Kirchner se enriquecen año a año, a Correa ya mismo lo tumban, Ecuador es el centro de las negociaciones con las FARC, hombres de confianza de Correa son parte de la guerrilla” publico ayer, The Miami Herald, se deja ver entre líneas la manipulación mediática de los medios de comunicación. Expresiones que alimentan y justifican una opinión a favor del golpe.

Esta campaña mediática, que busca una matriz de opinión que favorezca el golpe, debe ser incluida en la próxima reunión de presidentes de UNASUR-Quito mañana martes 9 de febrero, MERCOSUR y la CAN. Hay que fijar una posición y hay que estar preocupados por esta situación, y su posterior desarrollo. Esta campaña nos enseña lo inflamable que continúa la naturaleza estadounidense en el gobierno de Obama.

Ilustra además las ventajas que posee un presidente títere como Uribe, para postularse a la reelección, o de continuar con la misma política lacaya, de intromisión y desestabilización con Santos, con la venia de la casa blanca. Cualquiera de los dos garantiza a Washington la campaña para derrocar gobiernos socialistas en la región y hacerse con el control de la amazonia.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3920 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad