Derrotemos la violencia

Toda persona agresiva es una persona frustrada, momentánea o crónicamente. La agresión es una conducta realista, de auténtica adaptación. Es la conducta más natural para afrontar el fracaso y superar la frustración. El animal superior recurre siempre a la violencia y al ataque en el intento de evitar su frustración.

Pero la agresividad humana tiene un gravísimo inconveniente: La religión, la moral, la sociedad y la ley la proscriben. En otras palabras: la sociedad, en aras de su organización y funcionamiento, exige de sus miembros la renuncia a la violencia y agresión. La persona frustrada que emplea la agresión física y verbal para resolver su fracaso, procede como buen animal, más no como hombre ciudadano, ser pensante y moral.

Todos los seres humanos llevamos por dentro el animal de la violencia que de vez en cuando tiende a exteriorizarse, pero que ocasionalmente podemos controlar.

Todo se gana con la paz. Ni siquiera los violentos se benefician de la violencia. Nada se gana con la guerra.

Sin discriminaciones entre guerras justas e injustas, ninguna como solución es aceptable. Hay que combatirlas a todas. Un mundo inteligente no hace la guerra, la evita.

La violencia, en cualquiera de sus formas, siempre será una manifestación de barbarie: Entre los animales la única ley.

La violencia no puede ser el arma de los débiles. En una lucha donde ella impere, la victoria necesariamente corresponderá a los prepotentes.

El uso de la violencia es una flagerante injusticia en el poderoso y una estupidez en el débil. Tenemos que conquistar la paz con la paz. La libertad, por los caminos de la libertad.

Hoy cuando en Venezuela, un grupo de fascistas, obedeciendo órdenes del Imperialismo Yanqui, continúan con el propósito de derrocar el Gobierno Constitucional del Presidente Nicolás Maduro, han causado grandes destrozos al patrimonio público y privado, ensangrentado nuevamente al país con víctimas inocentes, el pueblo clama Justicia, y que no se caiga en la impunidad.

Decía nuestro Libertador Simón Bolívar, analizando las causas de la perdida de la primera República que una de las causas principales fue la impunidad, “A cada conspiración sucedía un perdón y a cada perdón sucedía otra conspiración que se volvía a perdonar”.

Este grupo de fascistas está plenamente identificado y son reincidentes: Son los mismos que participaron en el golpe militar, en el golpe petrolero, en las guarimbas, en el asedio a la embajada cubana, los que trajeron paramilitares para asesinar al Presidente Chávez, los que detuvieron a Tareck William Saab, al Ministro Rodríguez Chacin, los que agredieron recientemente a la delegación cubana que asistió a la serie del Caribe; es “La trilogía del mal” y sus adláteres, Corina Machado, Capriles Radonski y Leopoldo López.

El Campo está plenamente delimitado, los que quieren la paz y los que propician la violencia. Exhortamos al pueblo a sumarse a los planes de pacificación que lanzará el Presidente Maduro este 14 de febrero (Por la vida y por la paz). Derrotemos la violencia Fascista.


rauljoseramirez@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1298 veces.



Raúl Ramírez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Ramirez

Raúl Ramirez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a181965.htmlCd0NV CAC = Y co = US