Nojoda, en plena vía al socialismo y solo logramos un capitalismo popular

¡Qué tal, camarada! Profundo saludo revolucionario desde el alma, ahora viendo a Chávez desde el Teatro Teresa Carreño cantando con su energía llanera. Ningún otro venezolano, menos dentro de la escualidez, se acercará a la personalidad avasallante del Comandante Líder.

Maldigo una y mil veces su desaparición física y a todos los que de una u otra forma contribuyeron con su infelicidad y respaldaron directa o indirectamente la inoculación de ese raro tipo de cáncer, que esperamos el tiempo científico sacará a la luz.

Maduro y algunos otros personajes importantes han hablado de que las "investigaciones" lo dirán. Quisiéramos conocer si se guardaron tejidos, muestras de sangre, etc., tanto en Cuba como en Venezuela que contribuyan a conocer la verdad.

El titulo de este artículo expresa un hondo pesar ya que haciendo tantos y tantos esfuerzos por avanzar a un socialismo como estadio superior de la sociedad, de la civilización, de repente en unos meses dimos un salto atrás y bien largo.

Con toda la maldad que la oposición comercial- fedecamarera y su imperio capitalista-salvajista pusieron, y le siguen poniendo, para destruir una hermosa opción de desarrollo armónico para que un pueblo disfrute de una verdadera democracia, ha logrado sus objetivos.

Repetimos, nos han venido ganando casi todas las guerras y por supuesto sus batallas, menos las batallas eleccionarias.

Nos mantiene agobiados una GUERRA MEDIÁTICA (definitivamente con mayúsculas) perversa y alienante por años, que ha sido incrementada al máximo en esta época que la llama de Cuarta Generación, causando miedos y horrores psicológicos, una gran Guerra Psicológica, que han minado la credibilidad del accionar revolucionario. ¡Nos jodieron!

La GRAN GUERRA ECONÓMICA, despiadada nos mantuvo contra las cuerdas, como en el argot boxístico, pero hoy, hoy domingo 22 de marzo nos tiene en la lona iniciándose el conteo directo al knockout.

Y no quiero que me lean como un pesimista que entregó la guardia y no quiere pelear, ya que es todo lo contrario, pero es que me falta esquina, un manager para salir adelante.

Me refiero, no tanto a la posibilidad de que las fuerzas del mal inventen un golpe atómico, con invasión o no, sino para recuperar, la posibilidad de ganar la Asamblea próxima.

De perderla, las mayorías de oposición no dejarían un día para legislar en contra de la Revolución y sería el acabose.

Cada vez que los dirigentes de partidos en funciones de gobierno se han reunido con sus correligionarios perciben, y se engañan, creyendo que todo el mundo es de su partido. Si van a un sitio donde encuentran algunos de sus afines y se saludan y se abrazan, piensan que todos son del mismo partido y la vaina está cómoda, a su favor.

Nada más equivocado. En nuestro caso actual, primero porque la mayoría de los votantes pertenecen al grupo de los independientes. Segundo que hay mucho prochavista aprovechador que se inclina para donde vea que puede resolverse mejor.

Y tercero porque hay un gentío que votaba por Chávez, no todos por Maduro, y que ahora no lo harían por la guerrita, o la guerrota esta del coño, porque no se ha salvado nadie del bombardeo y su efecto racimo.

No sé qué piensas, camarada, pero yo que callejeo parejo por necesidad y obligación ya que todavía soy quien hace la mayoría de las compras en mi hogar, escucho y percibo que la vaina está bien jodida.

Que puede mejorar, sí, pero con unos esfuerzos sobrehumanos, "sobregobiernos", si vale la expresión.

Me permites, camarada, y hago otro paseíto por algunas cosas que he visto y oído que afectan a la ciudadanía. Haré un esfuerzo por recordarlos todos.

Lo que más se comenta en diferentes niveles de la "clase media" es la vaina del dólar y el alto precio de todo, la inflación galopante, aunque lo digan en todos y cada uno de los restaurantes lujosos de las principales ciudades gastando en güisqui, cada vez más caro, y platos de comida que no bajan de 400mil. Ni se diga en Caracas.

Y mira que uno indaga. Más cuando ve estacionados a fuera esos carros lujosos y camionetas importadas, etc. porque frecuentemente dicen los escuálidos que esos son nuevos ricos chavistas, o funcionarios corruptos, pero qué va, todos hablando mal de Chávez, ahora de maduro, y siempre en contra del gobierno, de la Revolución.

Difícil encontrar a un comerciante, aun cuando se queje, que en estos 15 años le haya ido mal. Y si quieren hacemos un censo real.

Resulta que todos los comerciantes trajinan (que nos excusen las excepciones). No voy a decir todos los vericuetos que hacen para obtener dólares. Para adquirir mercancías. Para reciclar mercancías importadas no consumidas y con facturas falsas salen, van a otro país y regresan como nueva facturación.

Grandes tiendas que compran millones de piezas de ropa interior en China, que dicen tienen varias categorías, A, B, C, D, con precios diferentes, claro, y te ponen en las vitrinas las A, y aun cuando pagas precio A te entregan las C, igualitas pero que dicen, a manera de chiste, "no aguantan un peo".

Dicen que los destinos turísticos, por allá y por aquí, están en manos de grupos que facilitan el "raspao" de cupos. ¿No se puede controlar?

En lo personal he conocido de raspacupos para compras por Internet. Explicaba un especialista en trajines que, no recuerdo si en Panamá, se encuentran equipos para raspado de tarjetas que trabajan vía satelital, GPS, o algo así, desde donde quiera que estés.

Todo el que tiene una tarjeta de crédito tiene opción de negociar su cupo sin moverse, copias de todo y depósito de unos millones en bolívares que cubren costos y le quedan ganancias, ah y el gran regalo de dólares al raspador que los lleva al mercado paralelo.

De verdad verdaíta, aunque uno pueda necesitarlos, solicito o exijo, aunque me agarren arrechera, que se eliminen los cupos por Internet, ($300, creo, SON MILLONES DE DÓLARES)

Controlar a fondo a los que adquieren dólares bien baratos para comprar comida, y traen chucherías, exquisiteces, etc. Esos productos a dólar libre. Ocurre en las cadenas de farmacias que venden esas vainas. O los bodegones en grandes Centros Comerciales.

Por cierto, seguimos cambiando "ministro de Salud" porque sigue el peo en todos los centros de salud y estimo es asunto de una "buena organización" con gente decente comprometida en todos los niveles para la mejor contraloría y evitar los chanchullos. O sea, olvidarnos de "minimesías"

Gente que compra cemento en tierra firme en 80 y lo revende en 450 y todos los que pasan compras grandes con culebras o no hacia la isla dicen que tienen sus contactos en las empresas de transporte acuático, sus guardias nacionales (a los que no llamaré de la Guardia Nacional Bolivariana) y les pasan su billete, hasta con tarifas. ¿Cómo o qué hacemos?

En estos días me llamó un amigo mecánico, "me metí en una cola para comprar cauchos van a repartir números", salí a millón porque tengo unos lisos, sin repuesto, y al llegar: "coño, repartieron números hasta el que estaba delante de mí". Vamos a ver, le dije. Es una empresa de cauchos y hablé. "Si se acabaron, vendemos 4 por persona". Vi los precios, el más barato Bs. 10.300,00. ¡Coño!

Ah, pero los lavadores de carros que están en la esquina vendían los números a Bs. 2.000,00 y otros, con recursos los revenderían.

Y aquí es donde quiero llegar con lo del título del artículo, para no alargar hablando de todos los casos, como el de que estaba comprando pan en una modesta panadería y llegó una señora gorda, muy popular, y agarrando unos panes grandes suaves preguntó: "a cómo salen estos? A 60 "y a cuánto lo puedo vender?" Le contestó el expendedor, a 65 o 70. Y dijo: lo venderé a 95. Agarró 6 y sacó sus billetes que traía enroladitos.

Resulta que en la mayoría de los barrios las señoras y jóvenes que se ayudaban ayudando a las vecinas que están empleadas en oficinas cuidándole los niños o arreglando las casas, ahora se niegan porque cada una de sus casas se han convertido en abastos ocultos, y no sólo de productos regulados sino de todo tipo de mercancía.

Con razón persisten las colas y ciertas escaseces, o sea, las colas que producen los bachaqueros y las que producen los distribuidores y muchos comerciantes aguantadores.

María Majunche propuso un capitalismo popular y con todas esas presiones y las guarimbas económicas que, además de generar ese permanente malestar de uno sufrir o ver la gente en las colas, entonces lo ha logrado sin ser presidenta, ya que todo el mundo entendió la filosofía del comercio, más el salvaje.

Y en vez de tener que salir a trabajar, con horarios complejos y bajos salarios, imita a los comerciantes tradicionales cuya razón es tener un capital y un espacio para vender, y vendiendo con sobreprecios (por más que se quiera controlarlos) se meten un billete gordo sin mucho esfuerzo. Y, además, les permite "hablar la paja que jode contra la revolución cuyo modelo fracasó"

Tan es así que la mayoría de los profesionales jóvenes prefieren meterse a negociantes, a comerciantes de cualquier cosa, ya que ganan mejor que cumpliendo con un horario de trabajo, jefes que pagan bajos sueldos y más de las veces exigentes y malencarados.

A mi humilde juicio, para revertir esa situación de capitalismo popular salvaje, generada por la oposición y pelones nuestros, sin dudas, requiere que se establezcan, y con urgencia, montones de mesas de trabajo con menos expertos y sí con gente de las comunidades para llegar a acuerdos y eliminar, resarciéndolos, los "miniabastos caseros".

Si no, a carajo elecciones de la Asamblea, adiós Revolución Bonita y a correr que lo que vendrá es joropo parejo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2709 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas