La masacre de Cantaura sigue impune

Por los patios de Cantaura se movilizaron durante muchos años, verdaderos y combativos guerrilleros del Frente Américo Silva (FAS), ejército revolucionario en desarrollo del partido Bandera Roja, que hicieron simbiosis perfecta con esos sectores populares: campesinos, petroleros, estudiantes; que le dieron respaldo, refugio, seguridad, incorporaciones y que mostraron una inobjetable disposición a la lucha contra el régimen opresor y explotador de esa época (AD-Copei).

Precisamente, en Cantaura, en sus patios aledaños el 04 de 0ctubre de 1982, se produjo esa sangrienta masacre. Hoy se cumplen 34 años de ese inolvidable hecho. Aviones de guerra, las Fuerzas Armadas y la Disip, hoy en día el Sebinel campamento bombardearon, abatieron y fusilaron a mansalva a 23 combatientes del FAS, en un desigual combate que se convirtió en una “operación exterminio”, ordenada por el ex presidente fallecido, Luis Herrera Campins.

Pero, hoy como ayer, vemos con estupor y asombro, que los participantes y responsables en la masacre, violadores a conciencia de los Derechos Humanos, siguen libres y sin castigo. Y algunos de ellos, identificados y señalados, disfrutando de los beneficios y garantías que este “gobierno revolucionario” les ha concedido.

Pero también vemos con dolor que muchos familiares de nuestros caídos, que ayer exigieron justicia y castigo, hoy se hacen cómplices de la impunidad con su silencio y devoción, por un gobierno farsante de doble moral y discurso.

Después de 17 años, al igual que los gobiernos anteriores, no hay justicia al respecto. Ni la Asamblea Nacional, ni el Ministerio Público, ni comisiones de derechos humanos, ni los fiscales especiales, ni fundaciones creadas. Nadie resuelve el enigma por mencionar dos casos, denunciados hace ya 32 años: porque no se imputa a Norberto Rabanales, ex comisario de la extinta Disip comisario del Sebin, asesor de alta seguridad del gobierno; acusado por los sobrevivientes del FAS y por Bandera Roja de ser el delator y participante en la masacre.

Porque no se imputa a Roger Cordero Lara, piloto que bombardeó, el campamento, general retirado de la hoy Fuerza Aérea Bolivariana, actualmente diputado por el PSUV por el estado Guárico en la Asamblea Nacional.

Honor y Gloria por siempre a nuestros camaradas caídos en Cantaura.


josemiguelsalasmejias1@gmail.com.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1686 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /civico-militar/a235011.htmlCd0NV CAC = , co = US