Matemáticas, Lógica i Política

Las fechorías, los robos, los asesinatos i la corrupción sin pruebas posibles

“Alimenta a un lechón y tendrás un puerco”
Proverbio

I

En la política de este mundo occidental –que obviamente conocemos mejor que el oriental- una de las cosas que más llaman la atención es como se invierten o menosprecian eso que llamamos “valores” i que tan difíciles son de definir, porque tampoco se sabe lo que es el consenso, i menos aún, es chino para la gran mayoría, lo que intentó exponer o asentar Kant, con un imperativo categórico. Donde predomina la subjetividad i le sumamos la sinvergüenzura, es imposible dejarle espacio a la verdad. Sé que muchos, no leen mis artículos, cuando los matizo de reflexiones, porque la mala televisión ha desacostumbrado a mucho a pensar. Eric Fromm dice en uno de sus interesantes libros, accesibles a muchos que, el hombre contemporáneo se sitúa frente a la televisión, como frente a una Gran Mamadera (un tetero) i espera que todo se lo entreguen hecho, sin el menor esfuerzo por poner de su parte. Por eso, le entregan ideas falsas, noticias distorsionadas, mentiras inadmisibles para un cerebro lúcido, i él las toma como un lechón i seguramente tendrá su puerco. Ese es el modo como el imperio del norte, aprovechando la tecnología i la ciencia, han establecido una nueva forma de colonialismo en el mundo. Han convertido muchas cabezas en corrales de lechones i con el tiempo tienen una piara de cochinos sucios. Eso, a la vez, impide establecer en el corral mental, aunque sean las más elementales nociones de Lógica i de Matemáticas, todavía algo terrible e inalcanzable para la gran mayoría. Han olvidado que, después de la II Guerra Mundial i quedar aplastados con dos asesinas bombas atómicas, el Imperio del Sol Naciente, luego el Japón extraordinario que conocemos, se levantó capacitando sus “soldados cívicos”, sus constructores del futuro, preparando fundamentalmente, MATEMÁTICOS I LÓGICOS, con lo cual se pusieron a hacer CIENCIA PURA O ACADÉMICA o como se quiera llamar (las matemáticas son el lenguaje formal de la ciencia) i de allí a una TECNOLOGÍA avanzada (ciencia aplicada). Habían aprendido que todo equipo científico, necesita desde luego en mayoría científicos que se especialicen en miles de áreas limitadas i distintas (no se puede abarcar todos los conocimientos) i lo más importante es profundizar (hasta que han aparecido las Matemáticas Fractales) pero que necesitaban del Filósofo de la Ciencia, el planificador integral según los propósitos, como por ejemplo el papel que desempeñaba en la Nasa un Carl Sagan, un cerebro extraordinario con visión cósmica del universo. Quizá, sin saberlo, un Platónico que concebía que el mundo estaba estructurado matemáticamente i que los números son entes maravillosos.

Luego de esta amplia disquisición filosófica i científica, (para un simple artículo de prensa) vuelvo al camino que justifica el título de este artículo, trivial sin duda en comparación con el mundo prodigioso de las matemáticas i la lógica.

Yo fui una víctima de los deficientes profesores de aritmética, matemáticas, álgebra i trigonometría que tuve en el bachillerato; no porque fueran malos profesores realmente, sino por lo aislado que estaban del mundo científico, ahora lo sabemos, como resultado de un plan desde hace siglos, implementado desde los países avanzados. Las matemáticas me infundían un incomprendido temor, i por eso me fui a la ciencias biológicas (pensaba a veces ser botánico o zoólogo) i por las influencias familiares me fui a la medicina, creyendo que allí no necesitaría tanto de las matemáticas, lo que después me convencí no es cierto. Luego, cuando con 7 años de médico me decidí (¡la mejor de las decisiones de mi vida!) por la Filosofía, se me presentó otra vez el fantasma: habían dos años de Lógica Simbólica o Lógica Matemática i volvieron los antiguos temores. Empero, tuve en suerte conseguirme con un profesor extraordinario, uno de esos pequeños genios que pasan desapercibidos por la vida, dejando conocimientos, fortalezas i verdades: el mexicano Adolfo García Díaz, quien con su sabiduría, sembró en mi primera esposa i en mí, una admiración i un amor especial por la Lógica Simbólica, al punto que mi ahora ex esposa, una mujer bella en su tiempo e inteligente como pocas, hizo de su especialidad en Filosofía, la Lógica Simbólica i escribió un libro i fue docente. Es el modo de enseñar, lo que priva; en Lovaina con el Profesor Joseph Dopp, aprobamos hasta un curso de Lógica Superior que de 18 alumnos, solamente tres belgas i dos venezolanos lo lograron. No sólo perdí el miedo a las matemáticas, sino que descubrí su singular belleza, pues incursioné en la Filosofía de las Matemáticas, i hasta divierten, como lo hizo el genial Lewis Carrol o Charles Dobson, en Alicia en el País de las Maravillas.

Mucha gente, especialmente los políticos, aplica una aproximación lógica que llamamos “sentido común” que presta cierta ayuda en la vida, pero que resulta inadecuada o falla mucho en la Ciencia, de manera que la descarta. Mas, en la vida cotidiana, así como el proverbio que encabeza este escrito, otros proverbios, referencias, lemas, etc., sirven para dar a entender cosas de hombres o mujeres. Por ejemplo, “No se ve la mano que roba, pero se ve la mano que gasta”; ciertas personas “se ofenden con la verdad, i la mentira las complace” o con más “refinada ironía” como al ver al Cardenal Castillo Lara i al sacerdote Luis Ugalde, “diablos predicando la moral” o el proverbio “cuando el zorro ora, ten cuidado con los gansos”, como la intuimos cuado manda a los estudiantes a marchar por una estupidez para desestabilizar al gobierno o conspirar, mientras él recibe subvención del gobierno i dólares del imperio aunque lo niegue. I ¿Quién puede probarle lo de los billetes verdes? Nadie; no es bolsa para firmar un recibo i decir, “hoy recibí de la NED o de Súmate, o de María Rodillas Corina, la cantidad de tantos dólares para salir de Chávez”. Las Matemáticas ni la Lógica, adivinan; son ciencias de lo real, aunque no lo parezcan. En una de mis clases sobre La Medida en la Ciencia, explicaba cómo, las matemáticas más complicadas o teóricas, tienen conexión con la realidad, i ninguna relación posible con la mentira, la traición i la corrupción. Sin embargo, a veces el descaro sobrepasa cualquier conjetura: hai un cura que está pidiendo a gritos un estudiante muerto para producir la explosión que desencadene otro Golpe de Estado.

Por eso, cuando estaba pensando en escribir sobre cómo se puede probar la conspiración, los delitos, los contrabandos de armas o de sicarios, etc., meditaba que escritores como Conan Doyle, Ágatha Christie, Simeone, Anatole France, i muchos otros conocidos universalmente por su talento i perspicacia para elaborar novelas de robos, asaltos de trenes, bancos, crímenes, revoluciones, etc., cuando sus detectives Poirot, Sherlock Holmes, etc., eran capaces de encontrar una pista en un pelo en la alfombra, una gota de sangre en la pared, un bombillo quemado en un tren, una colilla de cigarrillo en un banco, i armar a partir de allí una hipótesis (explicación probable) de investigación i concluir con una teoría (hipótesis verificada) i dar con el mayordomo o con el ricacho marico, o con la viuda celosa del jardinero, como el absoluto delincuente o cabecilla del robo, el asalto o el crimen; aquí, estos novelistas se hubiesen muerto de hambre o no hubiesen vendido sus libros, porque aquí para que se tengan pruebas, el delincuente tiene que anunciar su delito, dejar que le tomen video, certificar que no está editado, presentar su cédula a las cámaras, tener cien testigos presenciales, firmar una confesión previa, dejar sus huellas en el captahuellas, etc., porque de lo contrario el Ministerio Público no le puede probar nada. Para ello existen abogados como Arteaga Sanchez (defensor de CAP) o el Bocón Tulio Álvarez, prestos a defender delincuentes. Tenemos el ejemplo de hombrecillo detrás del bigote, Marcel Granier. Se le tomó video entrando a Miraflores con un traje “beige”; repartió besitos i abrazos, saludó al Tigre Fernández, conversó con otros; en un video dice que tuvo que salir rápido de Miraflores cuando se aproximó el pueblo i su Canal porno fue golpista ciento por ciento, pero él es capaz de decirle a una periodista: -Señorita, vamos a respetarnos, yo no estaba allí..! Le faltó la ironía como decían aquí en El Saladillo, con otros términos: ¡Yo no estaba allí, yo estaba defecando! Por eso a su secuaz Sapene, le pareció mui ético decir, que esas tomas en Palacio, eran un ¡montaje! En el Golpe de Estado más genuino de la historia (no le faltó ni una sola característica), vimos un video del aquel Almirante Ramírez, anunciando el desconocimiento del gobierno i anunciando seis muertes por lo menos una o dos horas antes de suceder, pero ni hubo pruebas de ser un golpe, ni que esos señores fuesen golpistas. Si las definiciones ostensivas de los hechos no valen ¿Cómo puede probarse por lógica i matemáticamente cualquier delito por grave que sea?

(Coninuará)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4027 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a36888.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO