¿Qué van a hacer después? Qué van a “ser” después? Y Qué vamos hacer después, que no lo podemos hacer ahora?

Nuestro deber es proveer el máximo de condiciones para garantizar la dignidad de ser niño o adolescente.

El título suena a un juego de palabras, pero no es.

Muy recientemente nuestro Fiscal General de la República, Tarek William Saab, dictó una ponencia sobre la actuación del Ministerio Público contra el acoso escolar en marco del "Congreso Nacional del Sistema Penal de Responsabilidad del Adolescente: Violencia entre pares en el sector educativo".
En su intervención, reiteró el compromiso de la institución con salvaguardar el desarrollo integral de las nuevas generaciones: "Nuestro deber es proteger hasta las últimas consecuencias el romanticismo que conlleva ser niño o adolescente. Está en nuestras manos ser los garantes de la dignidad humana de los jóvenes".

Yo, practicando la empatía, me pongo en el lugar del Fiscal y puedo entender la angustia que como líder social está sintiendo, como igual lo estamos sintiendo quienes somos líderes en nuestras casas, en nuestros colegios, en nuestras comunidades, la sensación de que nos quedamos "desarmados" ante la avalancha de situaciones violentas que atacan a nuestros niños y a nuestros adolescentes se hacen más frecuentes cada día y nos están ya tocando muy de cerca cual pandemia; atacan en significativo número de casos a su ser físico, su ser psicológico y su ser social, atacan el Romanticismo propio de su etapa evolutiva y es atacada también su Dignidad; ambas condiciones de vida son virtudes que creo todos quisiéramos que se preservara en ellos lo más posible y que no sea irrumpida, que no sea asaltada y para ello tenemos que blindarlos.

ROMANTICISMO, nos evoca los buenos sentimientos, la fantasía, el idealismo, la ternura, el altruismo, la filantropía, la generosidad, entre otras acepciones; en conjunción con esta virtud, se encuentra la DIGNIDAD, abarca el decoro, decencia, vergüenza, honradez, honestidad, integridad, honor, orgullo, respetabilidad, caballerosidad…entre otros significados.

Cuando hablo de blindarlos, me refiero a protegerlos, estableciendo unas vías de acción que ataque el problema desde sus bases, no solo cuando se producen los hechos, de allí que las acciones a tomar, tiene que ver con realmente y conscientemente, objetivamente mejor dicho, abarque la prevención (que no se quede en buenas intenciones) y lo remedial (y por favor que no se quede solo en lo remedial) Haciéndolo " bien hecho", en un tiempo no muy extendido, "si lo hacemos bien repito" el resultado debe ser: mucha acción preventiva, mínima acción remedial, entendiendo por " bien hecho", que las acciones se mantengan en el tiempo, con perseverancia, disciplina y seguimiento; además, la competente formación e información a quienes participan en forma directa, entorno familiar, Comunidad Educativa, Comunidad general e indirectamente medios de comunicación, transformados en influencer directos de situaciones que favorezcan ese blindaje.

Pasa por revisar y evaluar en toda su dimensión y alcance, la denuncia pública expresada por Bosh ante la Asamblea Nacional el día 19 de agosto de 2021, en el marco de la celebración de los 50 aniversarios de Serenata Guayanesa, la cual, lamentablemente no provocó tanto efecto hasta donde conozco, como quizás me ilusioné que provocaría, invito a revisar el video en YouTube. Miguel Bosh, en su intervención, manifestó sentir mucha angustia "...Tenemos una angustia muy grande debido al reggaeton que denigra a las mujeres y mal forma a los niños. No estamos de acuerdo con eso, es francamente inmoral lo que sucede, no se pueden tener en las escuelas, ni celebrarse cumpleaños o lo que sea bailando reggaeton y peor eso que llaman perreo. Eso está destinado a destruir la Educación y la Cultura en Venezuela..."

El Fiscal informó que el Ministerio Público está trabajando en una propuesta de reforma a la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente; con el propósito de revisar las sanciones penales para las personas menores de 18 años de edad que incurran en hechos punibles de extrema gravedad. Al respecto expuso lo siguiente: "Creo que, según la ley, los adolescentes entre 14 y 17 años que cometen delitos atroces pueden estar de cinco a diez años recluidos. ¿Qué van a hacer después? En esas condiciones, yo veo grave que eso pueda ser así", expreso con angustia el Fiscal.

Ahora, esto sí que de verdad es grave!: … los adolescentes entre 14 y 17 años que cometen delitos atroces pueden estar de cinco a diez años recluidos. ¿QUÉ VAN A HACER DESPUÉS? Y me uno a su angustia señor Fiscal y considero que sí admite la organización de mesas de trabajo y discusión sobre Qué vamos hacer? Como sociedad y da mucha angustia este cuestionamiento repito ¿Qué van a hacer después? Y le agrego: Qué van a "ser" después?

Qué cosas cotidianas no nos aparten de lo realmente importante!

Qué hacemos suspendiendo clases para realizar un Congreso Pedagógico? Evento que puede dejarse para más tarde, cuando estén superadas las debilidades más asfixiantes; mientras tanto no desfocalizar lo mas importante.

Más cuando en algunas regiones se han suspendido clases por el problema de las ondas tropicales con todos sus efectos. Asimismo, sabemos que hay instituciones educativas con problemas en su planta de profesores.

Este año tendríamos que estar concentrados en nivelar a la población estudiantil, por las causas que ya todos sabemos, luego de un distanciamiento de dos años por pandemia, lo que se agregó a los problemas ya existentes sobre todo en el dominio de las competencias básicas para su desempeño como estudiante y ciudadano, deficiencias en lecto-escritura y operaciones básicas, estando en tercero y cuarto año de secundaria. Qué hace un muchacho que no entiende porque no sabe leer, que no puede redactar porque no sabe escribir? Cómo puede sentirse?

Algunos se salen del salón y en el mejor de los casos se van a sus casas; otros se desvían hacia distintos escenarios y otros se quedan echando bromas alrededor del liceo, a veces reunidos en pequeños grupos y pueden generar desorden y violencia en contra de otros compañeros, generalmente en el centro de un cerco que lo estimula hacerlo. La experiencia también pasa cuando no tienen profesores asignados o los profesores por cualquier razón están ausentes.

Cada día escuchamos que crece la frecuencia de jóvenes con síntomas de ansiedad, depresión, rebeldía y la falta de sentido, en estos días escuchaba en un canal español acerca de un trastorno que se estaba instalando, sobre todo entre la población juvenil identificado como trastorno Obsesivo-Compulsivo, TOC.

Cualquiera, quien por no saber leer y escribir de manera adecuada y no poder satisfacer las exigencias y no poder quedar bien ante el grupo, puede presentar síntomas de ansiedad o más y lo muy probable es que sea objeto de burlas y acoso.

Qué hacemos? Llevamos todos los años del mundo con situaciones como las reseñadas en los párrafos anteriores y no hemos logrado superarlo y es prioritario hacerlo. Es bastante posible que si esto se corrige, las estadísticas de delitos atroces y no atroces se reduzcan a casos aislados.

LA DIGNIDAD ES CONSTITUCIONAL, el Artículo 3 de la Constitución de la República de Venezuela así lo demanda: "El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución.

La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines."

De la mano con los principios rectores de la educación:

La Ley Orgánica de Educación (2009) en su aparte: Principios y valores rectores de la educación, Artículo 3, segundo párrafo, expresa: Se consideran como valores fundamentales: …el respeto a la vida, el amor y la fraternidad, la convivencia armónica en el marco de la solidaridad, la corresponsabilidad, la cooperación, la tolerancia y la valoración del bien común, la valoración social y ética del trabajo, el respeto a la diversidad propia de los diferentes grupos humanos. Igualmente…

En la búsqueda de lograr las mejores condiciones, se encuentra el no perder de vista lo que nos ordena el Artículo 6 de la misma Ley de Educación, en su aparte Competencias del Estado docente: "El Estado, a través de los órganos nacionales con competencia en materia educativa, ejercerá la rectoría en el Sistema Educativo. En consecuencia: Numeral 1. Garantiza: …Literal f. Los servicios de orientación, salud integral, deporte, recreación, cultura y de bienestar a los y las estudiantes que participan en el proceso educativo en corresponsabilidad con los órganos correspondientes".

Para finalizar, considero que cada Ley debemos verla como las matronas que nos dan las ordenes acerca de lo que podemos hacer y así lograr seres encaminados tal como cada normativa fruto del consenso social, así lo dispone. No podemos perder de vista que cada Ley debe representar lo que esa Sociedad donde es discutida y redactada, quiere para nuestros niños y adolescentes y para todos quienes en ella vivimos. QUÉ ASÍ SEA!

Ganemos niños y adolescentes, no los perdamos por favor!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 616 veces.



Ruth Cueto


Visite el perfil de Ruth Cueto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: