La guerra es la estrategia del engaño

El general chino Sun Tzu y el alemán Karl von Clausewitz fueron estrategas de la guerra uno general chino que vivió alrededor del siglo V antes de nuestra era. Su colección de ensayos sobre el arte de la guerra es el tratado más antiguo que se conoce sobre el tema. El Arte de la guerra es el mejor libro de estrategia de todos los tiempos y el más estudiado en todas las academias militares. Inspiró a Maquiavelo, Napoleón, Mao Tse Tung y muchas otras figuras históricas. Por supuesto, el más estudiado en todas las academias militares del mundo. Descansa sobre dos principios, todo arte de la guerra se basa en el engaño y el supremo arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar. La mejor victoria es vencer sin combatir, y ésa es la distinción entre el hombre prudente y el ignorante. La obra contiene numerosas indicaciones de cómo usar la información para engañar.

Carl von Clausewitz 1780-1831. General prusiano historiador especializado en temas bélicos. Su obra comprende ocho libros. Su obra ha constituido la base del pensamiento militar alemán hasta la ascensión al poder del nacionalsocialismo, sino que fue tomado en cuenta por pensadores y revolucionarios marxista como Engels, Lenin o Mao Tse Tung. Una gran parte de la información que se obtiene en la guerra resulta contradictoria, otra parte más grande es falsa, y la parte mayor es, con mucho, un tanto dudosa. Como regla general, la mayoría se siente inclinada a creer más en lo malo que en lo bueno. Todos tienden a magnificar lo malo en cierta medida y aunque los peligros así señalados se apacigüen como las olas en el mar, pueden lo mismo que estas tomar altura sin causa aparente. La firme confianza que tenga en sí mismo puede armarle contra la presión aparente del momento.

Su primera convicción quedará confirmada por el mismo desarrollo de los acontecimientos, cuando sea descartada la decoración inicial que el destino introduce, con sus formas exageradas de peligro, en el escenario de la guerra, y el horizonte se amplié. Esta es uno de las grandes honduras que separa la concepción de la ejecución. lo que se dice aquí sobre las noticias falsas en condiciones de guerra puede aplicarse a la información general, a la trasmisión de noticias. Los errores pueden colarse en la producción, el transporte y el consumo de informaciones. puede deberse a ignorancia, negligencia, imprecisión del lenguaje. Las exageraciones puede deberse a los mecanismos del mercado, pues el comercio de las noticias es como cualquier otro, se exagera para vender. Las mentiras pueden ser falsedades perdonables, pueden ponerse conscientemente en circulación, mediante el uso incorrecto de las palabras y de los conceptos mediante la falsificación de textos. La frase "la mayoría de las noticias son falsas y el miedo de los seres humanos da nueva fuerzas a la mentira y a la no verdad" puede ser cierta en psicología. ¿Pero lo es también en la comunicación pública?

La definición de la que parte Clausewitz concibe el mundo exterior representado en la abstracción "enemigo" como estimulador de la acción individual de estratega y del hombre común. La noticia transmite un impulso que provoca una reacción. Ella es "la base de todas las ideas y acciones propia". El entorno estimula la acción individual.

LA GUERRA DE LA INFORMACION. En la lucha actual entre los pocos que se esfuerzan por preservar su dominio y los muchos que lo hacen por emanciparse de él, la batalla de las ideas forma parte integral de la efectuada con la armas de la violencia física. Es lo que se ha dado en llamar también "guerra de la información" o "guerra mediática". En frente externo de batalla se utilizan tanques, aviones, armas químicas, etc. para derrotar al enemigo, ocupar y conquistar su territorio. En el frente interno se aplican toda una serie de armas psicológicas para la conquista y sumisión de las mentes. En consonancia con los grandes teóricos de la guerra mencionados más arriba, los estrategas modernos utilizan la información para bombardear permanentemente las conciencias de la población enemiga con noticias falsas a fin de facilitar su posterior conquista material. Así por ejemplo, instalar emisoras como la Voz de América en Europa para subvertir los territorios antiguos países socialistas, o las emisoras negras que en la guerra de Vietnam simulaban ser del Vietcong, la Radio Martí que bombardeaba con noticias falsas a Cuba desde hace 50 años.

La antigua República Federal Alemana tenía instaladas 75 emisoras de radio y televisión a lo largo de su frontera con la República Democrática de Alemania cuya programación estaba destinada a estimular el descontento y la sublevación de su población contra el sistema socialista. Esta información que transcribo aquí, lo extraigo de dos libros que recomiendo, titulados De la guerra, tomo II de Karl von Clausewitz y La violencia mediática, el secuestro del conocimiento de Vicente Romano. Para finalizar transcribo una definición aceptada por la mayoría de la población mundial de Karl von Clausewitz -1780-1831- "La guerra es la mera continuación de la política por otros medios...Vemos por lo tanto, que la guerra no es simplemente un acto político, sino un verdadero instrumento político, una continuación de la actividad política, una realización de la misma por otros medios".

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 323 veces.



German Saltrón Negretti

Defensor de los Derechos Humanos.

 germansaltronpersonal@gmail.com

Visite el perfil de German Saltrón Negretti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a277840.htmlCd0NV CAC = Y co = US