Un llamado a la Paz y construcción de un nuevo Estado

Actualmente el Estado Venezolano, esta pasando por una situación muy delicada debido a los constantes ataques y provocaciones de las fuerzas contrarias que los adversan, que de una manera u otra quieren retomar el poder después de más de una década y media de haberlo perdido.

Dichas fuerzas opositoras no pueden desconocer los logros que se ha tenido en revolución veamos unos ejemplos:

1. En materia de educación tenemos la Misión Sucre y UBV, parroquializada a nivel Nacional cosa que era imposible imaginarnos en la IV República, ya que lo que buscaban era privatizar el sector universitario.

2. En Salud tenemos los CDI, barrio adentro distribuidos en los sectores mas vulnerables del país, incluso en sectores de la clase media se encuentran varios ubicados.

3. En el sector de infraestructura, viviendas y construcción de nuevas unidades productivas.

4. En la industria y diversificación de nuestra economía, convenios internacionales para la minería y otras áreas científicas.

5. Incentiva la participación y protagonismo del pueblo eso se traduce en más poder al pueblo para la construcción de las políticas públicas en sus comunidades.

Hay muchas cosas más que podemos mencionar pero lo que trato de hacer es ver, que estos logros han sido gracias a la participación del pueblo, a las orientaciones emanadas por nuestro Comandante Eterno y ahora por nuestro Presidente Obrero, en la corresponsabilidad de construir de una nueva forma de vida, distinta al capitalismo, que está destruyendo la humanidad, y que privatiza todo; salud, educación, deporte, comunicación... Y que lo único que le importa y la existencia del libre mercado y que sobreviva el más fuerte, o el más vivo, en la sociedad egoísta que ellos mismos han creado y que poco a poco la revolución la ha transformado en una sociedad más justa.

La paz solo se podrá construir cuando podamos formar y cultivar en la juventud una nueva cultura y valores de solidaridad, tolerancia y respeto, para la construcción de un Estado solo la juventud moldeara esta sociedad corrompida por esta estructura burgués diseñada para crear cada día mas corrupción, por eso necesitamos refundar la República con jóvenes en la Constituyente que priorice la edificación de una nueva Economía, enfocada en la construcción de Empresas Estratégicas que industrialice el país, ejemplo en Alimentos se necesita pequeñas, mediana y grandes industrias que logren procesar, transformar, almacenar y conservar los alimentos. Al igual que darle seguimiento y control a las políticas que se están llevando a cabo el cual a sido una de las grandes debilidades que hemos tenido en nuestra gestión, y como consecuencia le damos cabida a la corrupción, por falta de seguimiento, recuerden que la dirigencia viene arrastrando algunas miserias heredadas del sistema capitalista.

Otras de las cosas, es el control de las importaciones, deben ser supervisadas, controladas por un sistema automatizado público que permita el control no solo por el Estado, sino, por contraloría social, comunal, que sean garantes de verificar en que se utilizaron las divisas que han entrado al Estado, las cuales fueron asignadas a empresas públicas y privadas para la satisfacción de todo el pueblo no de una minoria.

Por ultimo, debemos mostrar lo que hacemos, las políticas se defienden mostrando resultados positivos de nuestra gestión y siendo cada día más eficientes y transparente en las instituciones en la que somos parte.

Revolución y más Revolución.

Chávez estás en mi corazón, Hasta la Victoria Siempre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 715 veces.



Eduar Enrique Cuello Ospino

Lic. Director Nacional del Movimiento Ernesto Che Guevara. Estudiante de la Maestría de Ciencia para el Desarrollo Estratégico. Ex Director General de Seguimiento y Evaluación Estratégica de las Comunas y Movimientos Sociales

 eduarmppdme@gmail.com

Visite el perfil de Eduar Enrique Cuello Ospino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduar Enrique Cuello Ospino

Eduar Enrique Cuello Ospino

Más artículos de este autor