Refugiados en las fronteras entre Bielorrusia y la UE atrapados en “zona de muerte”

Al menos 94 personas han muerto en la zona fronteriza bielorrusa desde el inicio de la crisis.

Al menos 94 personas han muerto en la zona fronteriza bielorrusa desde el inicio de la crisis.

Credito: Archivo

A medida que la crisis de refugiados en las fronteras entre Bielorrusia y la UE se acerca a su cuarto año, una ofensiva contra el activismo en Bielorrusia está empeorando la situación de los migrantes atrapados en una “zona de muerte” mientras intentan salir del país.

Los grupos que trabajan con refugiados dicen que la represión de las ONG en Bielorrusia ha llevado a muchas organizaciones a detener su trabajo de ayuda a los migrantes, dejándolos con ayuda humanitaria limitada o nula.

Y aunque en el país operan organizaciones internacionales que prestan algunos servicios a los refugiados, las ONG temen que no sea suficiente.

“Ha habido niveles elevados de violencia desde el inicio de esta crisis. Pero lo que ha empeorado es que antes había más gente dispuesta a ayudar a estos refugiados en Bielorrusia, pero ahora prácticamente no hay nadie ayudando, ya que el activismo puede ser castigado penalmente en el país”, dijo Enira Bronitskaya, activista de Derechos Humanos de la ONG bielorrusa Human Constanta, que se vio obligada a retirarse del país y ahora opera desde Polonia.

Desde el inicio de la crisis de refugiados en la frontera entre Bielorrusia y la UE en el verano de 2021, los grupos de Derechos Humanos se han pronunciado sobre las brutales “rechazos” de refugiados por parte de los guardias de ambos lados de la frontera.

Algunos han acusado a Minsk de causar la crisis como respuesta a las sanciones de la UE. Dicen que las autoridades bielorrusas organizan, alientan e incluso obligan activamente a los migrantes a intentar cruzar la frontera, pero al mismo tiempo sancionan el trato violento y degradante de esos mismos migrantes por parte de los guardias fronterizos.

Pero otros también han planteado problemas con lo que consideran métodos igualmente violentos e inhumanos utilizados por los guardias fronterizos de la UE en Polonia, Letonia y Lituania contra esos mismos inmigrantes, así como violaciones sistemáticas de sus derechos a solicitar asilo.

“Estas personas son sometidas a numerosas formas de violencia, tanto por parte de los guardias fronterizos bielorrusos como polacos. Hemos visto hematomas, ojos morados, dientes partidos después de golpes, patadas o golpes con la parte trasera de un rifle, irritación de la piel y los ojos después de haber sido rociados con gas pimienta y marcas de dientes después de mordeduras de perro”, Bartek Rumienczyk del polaco dijo a IPS la ONG We Are Monitoring (WAM), que ayuda a los inmigrantes que llegan a Polonia desde Bielorrusia.

“También decimos a las personas que tienen derecho a solicitar protección internacional en Polonia, pero en la práctica, los guardias fronterizos suelen ignorar estas peticiones. Hemos sido testigos de numerosas situaciones en las que personas pedían asilo en nuestra presencia y aún así eran devueltas a Bielorrusia”, añadió.

Estas prácticas dejan a las personas varadas entre las dos fronteras en condiciones terribles. Algunos trabajadores humanitarios la describen como una “zona de muerte”.

“Los refugiados que logran superarlo hablan de la “zona de muerte” entre las vallas en la frontera de la UE y los alambres de púas en el lado bielorruso y de los guardias fronterizos que no les permitirán regresar a Bielorrusia. Por lo tanto, están atrapados allí”, dijo a IPS Joanna Ladomirska, coordinadora médica de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Polonia.

“Esta zona de muerte se extiende a lo largo de la frontera entre Bielorrusia y la UE y es enorme (quizás decenas de miles de kilómetros cuadrados) y nadie sabe cuántas personas podrían haber muerto allí o cuántas personas podrían necesitar tratamiento. Mi preocupación es que nadie tenga acceso a esta zona, ni las ONG, nadie”, añadió.

Según la investigación de Human Constanta, al menos 94 personas han muerto en la zona fronteriza desde el inicio de la crisis, aunque se cree que muchas más también pueden haber perdido la vida.

Aquellos que logran cruzar la frontera invariablemente resultan heridos, algunos de gravedad. Son comunes el agotamiento, la hipotermia y las afecciones gastrointestinales porque los migrantes se han visto obligados a beber agua de pantanos o ríos, mientras que casi un tercio de ellos tiene pie de trinchera y muchos han sufrido lesiones graves por las cercas de alambre de púas y púas. A algunos también les han tenido que amputar partes de sus extremidades debido a la congelación, según los grupos de ayuda que les brindan atención médica.

Aunque tanto las organizaciones internacionales como locales continúan trabajando para ayudar a los inmigrantes en el lado de la frontera de la UE, esto es mucho más limitado en el lado bielorruso, dicen quienes trabajan directamente con los inmigrantes.

Desde las protestas masivas que siguieron a su reelección en 2020, el autocrático presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, ha implementado una amplia represión contra la disidencia. Esto ha dado lugar, entre otras cosas, a procesamientos generalizados de trabajadores de la sociedad civil.

Muchas ONG, incluidas algunas que anteriormente habían ayudado a los migrantes, se han visto obligadas a cerrar, dejando sólo a un puñado de importantes organizaciones internacionales hacer lo que puedan por los migrantes.

“Hay organizaciones internacionales como el CICR que trabajan con la Cruz Roja, pero la Cruz Roja Bielorrusa sólo reparte paquetes de alimentos en determinadas zonas; no es un suministro regular y estable”, afirmó Bronitskaya.

“Básicamente, no hay nadie que les brinde la ayuda que necesitan. Es muy posible que haya incluso más muertes que antes”, añadió.

Cualquiera que no pueda ingresar a la UE y se encuentre de regreso en Bielorrusia es clasificado como migrante irregular, no puede acceder a atención médica ni a beneficios y no puede trabajar legalmente.

Muchos rápidamente se encuentran en la pobreza, viviendo con el temor constante de ser descubiertos por las autoridades de inmigración y vulnerables a la explotación. Algunos trabajadores humanitarios dijeron a IPS que habían oído hablar de inmigrantes en Minsk y otras ciudades bielorrusas obligados a recurrir a la prostitución para poder mantenerse.

Ante tales problemas, muchos deciden que no tienen más remedio que intentar cruzar de nuevo a pesar de los riesgos.

Las organizaciones de ayuda y los grupos de derechos globales dicen que los gobiernos de los países de la UE y de Minsk deben cumplir con sus obligaciones de proteger los derechos de estos inmigrantes.

"No es la mejor manera de abordar la situación si la UE dificulta o imposibilita el cruce de su frontera construyendo muros o poniendo barreras legales, ni tampoco es bueno si Bielorrusia crea una situación en la que la gente queda varada", Normal Sitali, Operaciones Médicas dijo a IPS el gerente de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Bielorrusia.

“Debe haber acceso sin obstáculos a la zona fronteriza para que las organizaciones humanitarias independientes y las organizaciones internacionales y de la sociedad civil respondan a la terrible situación que se vive allí. Los gobiernos deben buscar garantizar el acceso a la atención médica para estas personas, de modo que las organizaciones internacionales no tengan que proporcionarla ni pagarla; también necesitan buscar protecciones legales para ellos; y necesitan examinar cómo se puede garantizar a estas personas el espacio y la protección para reclamar sus derechos como individuos durante el tránsito”, añadió.

MSF, que ayudó a miles de inmigrantes durante la crisis, dejó de brindarles servicios el año pasado después de decidir que las necesidades médicas de los inmigrantes eran superadas por su necesidad de protección y apoyo legal, que según MSF solo pueden ser brindados por organizaciones dedicadas con experiencia específica.

Pero algunos dudan que la situación mejore en el corto plazo, ya que las relaciones políticas entre Bielorrusia y la UE están muy tensas.

“Los gobiernos deben hacer algo, pero la situación política complica las cosas. Los gobiernos de la UE no negociarán con Lukashenko debido a las represiones que se están produciendo en Bielorrusia. A menos que haya algún cambio significativo, nada mejorará”, afirmó Bronitskaya.

Los funcionarios del nuevo gobierno de Polonia, que llegó al poder en diciembre del año pasado, afirmaron que el número de devoluciones ha disminuido bajo la nueva administración y dijeron que se está elaborando una nueva política fronteriza y migratoria que trataría la protección de los Derechos Humanos como una prioridad. También se están poniendo en marcha planes para que las fuerzas fronterizas establezcan grupos especiales de búsqueda y rescate para detener las crisis humanitarias en las fronteras del país, dijeron.

“Como país europeo, debemos respetar las leyes europeas de DDHH y brindar a las personas acceso a la seguridad. No es necesario negociar con el régimen bielorruso para hacer eso”, dijo Ladomirska a IPS.

“Espero que con el nuevo gobierno polaco algo cambie. Estamos hablando con ellos; El cambio es factible y con el nuevo gobierno existe una oportunidad para ese cambio”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4502 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter