¿Cuál moda?

Los últimos días en Venezuela donde la amargura combate la alegría y el odio trata de socavar el amor, la mentira mediática juega su mejor carta de representación palangrista en aras de acabar definitivamente con el gobierno revolucionario de Nicolás Maduro.

La distribución demográfica de nuestro país, nos refleja que casi un 62% de la población venezolana oscila entre los 15 y 64 años de edad, porcentaje este que los medios de comunicación privados y las redes sociales se han encargado de penetrar lo suficientemente como para hacer perder hasta el sentido de familia e identidad.

Hoy en día la emigración de personas se ha convertido en el nuevo paradigma que venden los medios de comunicación como salida a la crisis económica que vive el país debido al cerco empresarial y la guerra desatada por los agentes internos y externos proyankees financiados por la CIA. En cuanto a Trump, algunos dicen es el nuevo Cómodo (Emperador Romano), aunque yo difiero y prefiero compararlo con Hitler, quien siempre dijo lo que iba a hacer de llegar al poder (en su libro Mi Lucha, detalló su visión), el exterminio de los procesos progresistas y revolucionarios es una tarea pendiente del nuevo siglo en el establishment norteamericano, no dudemos ni un ápice en nuestro raciocinio mental de la dura tarea que nos toca enfrentar como nación frente a los barbaros invasores.

La enfermedad disociada inoculada por los medios de comunicación, donde prevalece el odio e invita a la población a revelarse en contra del estado sigue ganando la batalla de ideas muy a pesar de que se sigue brindado las libertades establecidas en la constitución; una parte de nuestra juventud siguiendo a sus líderes virtuales, lo lleva incluso a odiar su identidad y perder su sentido patriota, es cuestión de perdida hasta de la lógica, podríamos pensar que la duda de la existencia en este plan macabro tendrá sus representaciones en las próximas manifestaciones de la oposición (ignorando el sentido filosófico de Descartes).

Esto no es una cuestión de moda, ni mucho menos de quien hace más sacrificios, no es posible que hasta el vocabulario empleado pase por la disociación, bien lo dijo Malcom X "Cuídate de los medios de comunicación, porque vas a terminar odiando al oprimido y amando al opresor".

El tiempo perdido hasta los santos lo lloran decían mis abuelas, aún estamos a tiempo de ganar la batalla de ideas y la historia no pude ser borrada porque una oficina de publicidad le sea encomendado el trabajo sucio, han sido 18 años de intensas batallas donde hemos salidos victoriosos y así seguirá siendo, el pueblo unido jamás será vencido.

Viva la patria libre!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 631 veces.



Miguel Silva


Visite el perfil de Miguel Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Silva

Miguel Silva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a245045.htmlCd0NV CAC = Y co = US