Revolución Bolivariana, la OEA y Golpe de Estado continuado

El título está profundamente encuadrado con el actual desarrollo de la Política en Venezuela en el marco de las influencias, interferencias y osadías ilegales de factores externos como son las denominadas derechas internacionales, para nada diferenciadas y definidas por la Revolución Bolivariana, y los organismos internacionales, tampoco precisados, y los organismos regionales, necesariamente, por definir, según sus objetivos políticos, según las concepciones constitucionales de dichos organismos regionales, particularmente, la OEA y el Mercosur.

Es, en ese orden, que en título precisamos por orden de importancia el escenario actual en curso en Venezuela, es decir, en primera instancia, lo fundamental para Venezuela es la preservación de la Revolución Bolivariana; a continuación, el organismo y la real significación de ese organismos regional que es y representa la OEA; y, en última instancia, le corresponde todo lo significativo por conceptual, en praxis real, como es el "golpe de estado continuado", sobre el cual, como concepto, ha desaparecido del discurso revolucionario, gubernamental, partidista y popular.

Permítasenos unas palabras previas al discurso propuesto.

En primer lugar, debemos destacar la presencia real y objetiva, en el discurso y la entonación del discurso junto con el lenguaje que fuera transmitiendo en sus miradas "asesinas", dirigidas a diferentes actores presentes en esa mesa ovalada de la OEA, por el representante tanto del Gobierno Bolivariano como de la Revolución Bolivariana pero, fundamentalmente, del Estado revolucionario Bolivariano, Nacionalista, Socialista de ideología bolivariano-chavista, cual fuera, en drama en escena, exponiendo y expresando el Embajador Samuel Moncada en claridad, profundidad conceptual e histórico.

Brutal, dirían mis panas, Samuel "pico e plata", preciso pero, fundamentalmente, historiador y en su praxis como intelectual, historiador. Quien no conozca a Samuel Moncada, nos permitimos sugerir, traten de realizar una corta investigación y, seguramente, se asombrarán, no solo por su carrera como político, como diplomático pero tanto como fundamental como historiador, profesor de la Escuela de Historia de la UCV además de seriamente conceptual conferencista. Es evidente que "los de la acera de enfrente" en la OEA no realizaron la necesaria tarea que todo diplomático debe, obligatoriamente, realizar para poder conocer a sus contrapartes más cuando éstos son sus enemigos político-ideológicos. Debemos exponer que Samuel y quien suscribe este texto somos además de colegas en ambas profesiones, tanto como historiadores de oficio perenne y permanente como diplomáticos, amigos personales y, en algún momento, confidentes en Política. Él, Samuel, historiador del mundo histórico venezolano y latinoamericano con bagajes de sólido conocimiento del euro-centrismo y el suscrito tratamos de acercarnos al conocimiento de la Historia del Partido Comunista Chino.

Esa ignorancia del Otro, es decir, de los enemigos políticos e ideológicos de Venezuela, de la Revolución Bolivariana y del Gobierno y pueblo venezolanos, "agarró fuera de base" a "tirios y troyanos" tanto en nuestro propio patio como en el propio seno de la OEA.

Lo expresamos, no solo por nuestra lectura de su lenguaje corporal-facial como también por el tono y entonación de su disertación político-histórica con adobos ideológicos sólidos así como por la vacuas y vacías respuestas de ese Otro contra-revolucionario en mesa de ese organismo chucuto y caduco continental al punto que los representantes anglo-parlantes se quedaron "viendo lejos" y sin argumentos sólidos y contundentes que les permitieran poder rebatir la argumentación lógico-dialéctico-histórico-política del discurso que iba exponiendo Samuel.

Aquellos a quienes el conocimiento político-histórico les es evasivo, se encuentran en un mundo que está enmarcado en la ignorancia además de una "sin sólida preparación" intelectual para poder confrontar en el marco del discurso diplomático una respuesta cónsona con el "momento histórico" en curso inevitable aún más cuando lo que está en juego para esas derechas sería el poder mantener el momentum en curso del "golpe continuado" contra Venezuela, el pueblo venezolano como contra la Revolución Bolivariana. Es decir, fue tan patética la escena en mesa que dieron una verdadera y profunda vergüenza ajena a quienes, por razones intelectuales y diplomáticas, algo conocemos de esos espacios por los cuales tan bien se han movido en ese tan desprestigiado seno continental desde los tiempos de la imposición de la "Doctrina Betancourt".

En nuestro criterio y pareceres, Samuel Moncada, expresó y expuso todo lo que cualquier venezolano nacionalista, revolucionario, bolivariano-chavista y ni-ni, piensa que se debe decir, al menos, cuando el Gobierno tanto del periodo de Chávez como el actual de Maduro Moros, cumplimos a cabalidad con la "doctrina jesuítica" de "poner la otra mejilla". Cualquiera que ande por la calle, que se roce con el pueblo, que escuche con detenimiento lo expresado por el "pueblo revolucionario", conoce y percibe "la arrechera" producto y consecuencia de "tanta humillación". Pero la paz y eso que denominan "el amor" es Política de Estado hasta que "nos toquen los cojones" y punto.

Quienes hemos estudiado en academia militar extranjera el "sistema a desarrollar para poder producir un golpe de estado" conocemos, perfectamente, el proceso que se ha venido desarrollando desde antes del propio triunfo de Hugo Rafael Chávez Frías en aquel diciembre del año 1998. Es decir, en estos años en revolución el proceso de "golpe de estado" no ha dejado de expresarse, desarrollarse, imponerse en el escenario nacional en sus diferentes etapas continuadas y, es por ello, que Jorge Rodríguez lo ha denominado como "golpe de estado continuado". Es, en ese marco de desarrollo que, vista las actualidades en curso, debemos preguntarnos con toda la seriedad posible en análisis en objetividad absoluta, en cuál etapa nos encontramos en ese proceso golpista y porqué se ha profundizado en "perfecta desesperación golpista" cuando, como hemos conocido, esas derechas regionales americanas, en una evidente desesperación, se han visto en la necesidad de "dar un golpe de estado" a la propia doctrina que sustenta a la Organización de Estados Americanos, OEA.

Esa es la pregunta sin inquietud revolucionaria porque, en última instancia, en nuestra personal opinión, sí, en condicional, Washington decide asumir el riesgo bélico de una "libización en Venezuela" deberá venir con todos los "hierros y armamentos", bien decidir mandar a sus "Siete Bases Colombianas" que asuman las responsabilidades reales que significaría invadir militarmente a Venezuela lo cual, también en nuestra modesta opinión, podría significar que "los acuerdos de paz colombianos" se irían al garete, es decir, los "elenos" tendrían la razón. Pero no dejemos nada en el tintero, ni seamos ni nos comportemos como "los policías de Valera", es decir, comportarnos como "puros pendejos".

Regresamos a la inquietud expresada sobre "el porqué" de la actual decisión golpista de actores que representan países y gobiernos sin moral ni ética, ni natural ni en el marco de toda lógica. Es decir, tratemos de comprender lo significativo del "golpe de estado que se expresó en el propio seno de la OEA".

La primera realidad se circunscribe a una curiosidad por objetivo comportamiento y decisión como sería la actitud de desesperación expuesta por esos países que suscribieron el "irrito acto" no solo por lo conceptual significativo como por la propia violación de la "norma constitutiva" del organismo regional. Es evidente que expresaron no solo la ilegalidad del acto conjugado e impuesto sino que demostraron, real y objetivamente, que ni incluso en el marco de lo conceptual correspondiente al concepto de "democracia representativa", no solo no asumen el concepto sino que están en una praxis cercana a tiempos pretéritos cuando aquel concepto político se impondría en las Europas en conformación cuando aquel Emperador germano sería y ejercería como cabeza tanto de las testas feudales coronadas como jefe supremo de la Iglesia cristiana en su búsqueda por el poder terrenal. Aquella praxis histórica tendría su mayor expresión política cuando aquel rey francés le aclaró a sus súbditos que "…la ley soy yo…". Es decir, en cortas palabras, Washington, no en el marco del concepto Dependencia sino en lo significativo-conceptual-feudal, le impuso a sus súbditos de la "mesa redonda americana", las políticas a ser desarrolladas; es decir, ello significa, en última instancia, que las derechas americanas, en sencillez brutal, están dispuestas a "llevar la circunstancia" a inundar "las calles de sangre".

Cabe la segunda pregunta: ¿Por qué esas derechas están dispuestas a "prender las praderas y estepas americanas" en estos momentos globales?

Es evidente como así lo hemos expuesto en forma reiterada se localizan en las profundidades del continente americano tanto el futuro del sistema capitalista mundial como el futuro del cristianismo en todas sus expresiones religiosas desde el catolicismo pasando por el protestantismo como otras variables religiosas judeo-cristianas. Ello significa que ni el nacionalismo, ni el socialismo tendrán, sí se lo permitimos, futuro en el continente americano. Pero más allá y tiene relación directa con lo que se desarrolló durante el "golpe de estado en la OEA", por lo cual no van a permitir que renazcan las historias desde antes de Cristóbal Colón pasando por los años 60, 70, 80, 90 y mucho menos aceptar a los "tiempos chavistas" cuando sus argumentos contra-revolucionarios, golpistas, injerencistas y el triunfo de Lenin en Ecuador, se confrontan con los argumentos históricos en permanente discurso dialéctico de Samuel Moncada; es decir, se impuso sobre la base de las ignorancias el pecado de la soberbia sin importar las objetivas realidades consecuenciales bélicos y sangrientos.

En esa línea de nuestro discurso, evidentemente, nos preguntamos. ¿QUÉ HACER?


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 615 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a243752.htmlCd0NV CAC = Y co = US