¿Estoy siendo Cantinflero?

        Un jocoso político “Amigo mío”  leyendo esto y no entendiendo nada, “o no queriendo entender” me dijo pareces cantinflero… ¿Que diría Cantinflas? Pero arranco y lean. Nadie se imagina la relación que tiene la vida personal con el oficio de servidor público, pero desgraciadamente es ahí donde está el problema, de lo desvirtuada que se encuentra esta noble función ya que hemos creído la teoría de que la vida personal no tiene nada que ver con el trabajo que se desempeña y esa es una grave equivocación que nos está arrastrando a perder todo lo que como Patria hemos conseguido, porque sin duda hoy después de 14 años y Gracias a Chávez tenemos Patria.

Mucho mal intencionado y pocos interesados como mi amigo el político dirá que estoy siendo cantinflero. Pero continúo… Qué difícil es ser un buen político, me atrevería a afirmar que en esta época ya es imposible serlo; debido a lo complejo de esta situación por la que estamos pasando, pues la dificultad de poder ser un buen dirigente con sensibilidad humana que se traduciría en un buen ciudadano. Por eso me pregunto: ¿quién está preocupado por serlo?, ¿cuántos de nosotros tenemos el interés por este propósito?

Miremos hacia arriba y a nuestro alrededor y reflexionemos un instante en lo nada fácil que gran cantidad de veces nos resulta como políticos ser honestos y por consiguiente coherentes con nuestras acciones esto nos hace llegar a  la conclusión de que la corrupción parece ser la única opción para sobrevivir y sobre todo para lograr lo que deseamos: bienestar económico y un superior nivel social, ya que  con trabajo arduo y esfuerzos nobles nunca lograremos obtenerlos, o tal vez tardemos demasiado tiempo y podamos agotarnos sin lograr el objetivo.

En esta nueva sociedad camino al socialismo, Irónicamente todos quieren ser políticos, pareciera que son los únicos en Venezuela que tienen la posibilidad de avanzar y prosperar rápido sin mayor esfuerzo que no sea el de ser candidato y lograr el objetivo.
¿Para qué estudiar?, ¿Para que un título universitario?, ¿Para que un historial, hoja de vida o buen currículo profesional que avale nuestra trayectoria y trabajo?; “Si soy político” no tengo un jefe que me exija horario a cumplir ni mucho menos tengo  a quien rendirle cuentas. ¿A un  pueblo? -Diría alguien- por favor eso parece abstracto. Los políticos son libres de actuar y proceder, ellos mismos se tapan entre sí “bendita sea esa Sociedad de cómplices de la cual les hable una vez en APORREA. (http://www.aporrea.org/contraloria/a61167.html) ¨La impunidad aunada a leyes que los protegen y pueden usarlas para obtener lo que deseen con un sueldo por supuesto desproporcionado a su capacidad intelectual y de trabajo. Estamos viendo que ya el político representa a un partido, no a la sociedad. Y porque olvidar las buenas relaciones obtenidas y tan necesarias para conseguir después del retiro de la carrera política una solución que mantenga el tren de vida adquirido hasta el final de sus días.

Para ser político lo único que se necesita tener  capacidad impresionante de para negar la realidad y desvirtuarla a su total conveniencia, y aun así mienten y mienten conservando siempre  la sangre fría para convencer a quienes con palabras y populismo votaremos por ellos. Logrando incluso que  sus mentiras (verdades  de ellos) se conviertan por  su gran cantidad de repetidas en  una total realidad.

En este Socialismo en construcción que nos dejó El Comandante Eterno como Legado todos somos políticos, nadie puede excluirse, todos estamos obligados a participar en  el bien común de la sociedad; pero para algunos miembros del cogollo pareciera que debemos participar solo en la búsqueda de votos para mantener las mismas caras en el poder y que con nuestras actitudes, sueños y valores debemos esperar que ellos se retiren para ubicarnos nosotros: (cuidado eso es peligroso) Hoy les digo una cosa como les digo la otra, así mismo no podemos hablar todo el tiempo de que los políticos son corruptos y malos, pues lo son porque nosotros dejamos que lo sean, porque hemos errados al  elegirlos y fracasados al  controlarlos, y porqué nosotros como ciudadanos no somos como ellos por lo tanto para ellos “no somos la vanguardia de la alternabilidad” al parecer la mejor alternativa son sus conyugues o familiares en grado de consanguinidad. E incluso piensan que frente a ellos también somos corruptos y deshonestos.

Creo que este proceso puede naufragar por los mismos discursos ya trillados y que en la teoría y en la práctica cada día se deteriora más, este barco se hunde si usted no sabe navegar (http://www.aporrea.org/actualidad/a103808.html)  como diría “Porfi Jiménez”  cuando cantaba para la Orquesta la Billo  La situación es urgente, “se hunde el barco”. “Salve el barco”, señor Capitán.

Tal vez las cosas que he dicho les falta sustancia y fundamento será que… ¿Estoy siendo Cantinflero?

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1546 veces.



Cesar Dorta

Luchador social y municipalista

 cesar.dorta62@gmail.com

Visite el perfil de César Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: