¿Qué a Chávez le queda poco tiempo?

Joselo, el grande, quien hizo reír a distintas generaciones del país y quien acaba de irse al Cielo que es a dónde van los buenos, hace una década pegó una gaita que rezaba: “Tienen 4 años diciendo que a Chávez le queda poco”. Dos lustros más tarde y parodiando a José Díaz podemos expresar: tienen 14 años diciendo que a Chávez le queda poco, cuando, al contrario, le queda mucho, porque la vida no se mide en años sino por la trascendencia de lo que se dice y hace.

Nadie sino Dios puede saber cuánto tiempo más estará físicamente entre nosotros el Comandante Presidente. El pueblo pide al Todopoderoso por su salud y larga existencia terrenal. No obstante es bueno tener clara conciencia de que Chávez, al igual que otros gigantes en la historia de la humanidad, no mueren al fallecer físicamente.

Pregunto, ¿es que Bolívar murió? Por supuesto que no, él está presente en todo, su palabra y pensamiento es guía general, y sus actos y obras son un estímulo para las generaciones que se suceden unas a otras, teniendo como bandera común el legado del Libertador.

Así como en el argot popular decimos que los deseos no preñan, puedo sostener que los deseos de la oposición burguesa y escuálida no matan ni matarán nunca al comandante Chávez; se quedarán con los crespos hechos. Durante meses -¿por qué no decir años?- el imperialismo y sus representantes en nuestro país “matan” a Chávez todos los días, y todos los días les sale el muerto vivo y triunfante. Por supuesto que si nos descuidamos y permitimos que la canalla enlode su nombre y obra, a Chávez podrían matarlo en el afecto del pueblo. No lo lograrán.

Quiero hacer un alerta: que los tiros contra Chávez no salgan voluntaria o involuntariamente del propio chavismo. Para que Chávez viva siempre, sus seguidores y pupilos debemos dar testimonio como revolucionarios y socialistas en cada uno de nuestros actos. Es probable que alguno de nosotros no esté haciendo lo que corresponda, no esté actuando con la rectitud de principios que aspiramos y con la lealtad y honestidad que deseamos. Debemos ser autocríticos y obligarnos a poner de manifiesto nuestros errores y a castigar culpables, porque el hermoso proceso en marcha no lo van a detener dos corruptos ineficientes o tres desleales ambiciosos.

En estos días difíciles y angustiosos -por qué no confesarlo- hemos estado muy preocupados por lo que podría ocurrir el 10 de enero. Muchos afuera y algunos adentro del proceso pronosticaban una guerra a palo limpio entre dirigentes del proceso revolucionario, entre líderes del PSUV. Con sabiduría y patriotismo ha habido la madurez necesaria para que el desenlace haya sido feliz hasta ahora. Nadie se ha dejado confundir, el pueblo ha estado claro y la dirigencia se ha comportado a la altura.

El PSUV ha tenido una línea coherente en torno al 10 de enero, todos los representantes del poder público nacional han hecho pronunciamientos pertinentes, la Asamblea Nacional por mayoría de sus miembros eligió al Diputado Cabello como Presidente del Parlamento y defendió a Nicolás Maduro en las funciones de Vicepresidente que le encomendó Chávez, de conformidad con la Constitución; el TSJ dictó sentencia determinante e irrevocable que nos tranquiliza, porque mostramos ante toda Venezuela y el mundo que hemos sabido aliar fuerza e inteligencia para que se impongan la Constitución y la justicia.

¿Qué a Chávez le queda poco?, que se lo crean los tontos, porque nosotros bien sabemos que a CHAVEZ le queda mucho y que los grandes nunca mueren.

cesar.dorta62@gmail.com

(*) Luchador Social y Municipalista




http://www.aporrea.org/imagenes/2012/09/cesar.jpg



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2004 veces.



Cesar Dorta

Luchador social y municipalista

 cesar.dorta62@gmail.com

Visite el perfil de César Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: