Navidad, Adviento o Espanto

Cuando se escucha que viene la navidad, ya en los días de noviembre se piensa en el aguinaldo, también en los regalos que se deben dar y recibir, hasta cual es el ultimo celular inteligente de moda, en una vida competitiva por cual o quien tiene el equipo más caro, para otros, recuerdan los días de la misa de gallo, otros en la compra de los accesorios necesario para la cena navideña.

Ahora bien, ¿Qué es la Navidad? Desde las diferentes culturas que existen en el mundo, hay alguna que no la celebra, como otras que son regidos, por la transculturización desde los tiempos de la conquista, la navidad es el amor, la solidaridad, la compasión o el perdón, atribuidas al nacimiento del niño Jesucristo, el mismo que nació al lado de la mula y el buey en la más sencilla humildad.

En los tiempos actuales momentos relacionar la navidad actual con el adviento, es algo no real, ya que la sociedad de consumo, es la ocasión para que el capitalismo, se escape de las manos y reine el mercantilismo de la mano con las grandes campañas publicitarias desde los medios de comunicación, la navidad, que no solo los cristianos quienes se suponen deberían ser los únicos que deberían celebrarla, quienes según la tradición creen en ella, pero, se entremezclan, sino también personas de otros credos religiosos de diversos países del mundo, donde se convierte en una celebración mas de las que se realizan en todo el año.

Las fiestas navideñas, generan por medio del consumismo grandes gasto de un lado y ganancias a otros, pero, no todo, es colores y pólvora, también genera el triple de la basura, debido a que hay mas ventas, se producen más accidentes de tránsito, ya que una fiesta sin bebidas alcohólicas, no es fiesta, se consume por consumir, detrás de la alegría en algunos hogares, hay lagrimas, por la pérdida de seres queridos.

Se sabe que no es fácil cambiar las pautas de las grandes campañas publicitarias del consumismo, no hay un lugar donde no nos invada las propuestas del consumo, Pero debemos tomar conciencia de cómo terminamos tergiversando el mensaje navideño, como se le puede explicar a los niños cuando llegan padres preocupados, que no tienen dinero para saciar el consumismo de comprarle un regalo, además, que el señor gordo con sus colores de Coca-Cola, no trajo su regalo , pero el del vecino sí, la solución será decirle que había mucho calor y estaba sofocado, con su traje del norte y por ello se fue apurado.

La paz necesaria llegue a todos los países amenazados por el imperio y la otan, donde han asesinados niños y mujeres, la paz en el Cairo, que cesen los ataques a los países con tendencia de izquierda y progresista, que termine de caer el capitalismo.

El mensaje navideño desde el humilde pesebre, no era dar los regalos ni comprar todo lo que estuviese a su paso, lo que se debe difundir, es el amor que ni se compra ni se vende, cuando se da con sinceridad, es el mejor regalo que se puede dar, un abrazo cálido lleno de afecto, así, que no hay que dudar en obsequiarlo, es mas válido que todos los regalos que el consumismo nos da.

Los seguidores de la teología de la liberación no sabemos si existe Dios, como el señor de la coca-cola, pero, sí implicado con los proyecto de transformación de la justicia y fraternidad con el pobre, no solo con el que carece de pan, sino con los que le falta estudio, cobijo intelectual y claridad en lo que realiza.

Niestzche en 1861, dijo “Infeliz navidad para los que solo puedan consumir”. “¡No te imaginas con que ansias espero la Navidad, esa maravillosa Navidad! La Navidad transforma siempre todo en algo bueno!”

Alexanderjimenez2021@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2140 veces.



Alexander Jiménez


Visite el perfil de Alexander Jimenez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: