El triunfo del presidente Bush. ¿Estará próxima la tercera guerra mundial? II

II

En anterior artículo hemos visto coincidencias i diferencias entre Adolfo Hitler i el presidente reelecto de los Estados Unidos, George W. Bush; pero todavía merece el tema, más consideraciones. Para mí, que he estudiado por años la Segunda Guerra Mundial, creo que Hitler era más inteligente i tenía más razón en emprender esa guerra, que el pensamiento belicista, atrasado (influido por fundamentalistas evangélicos) i de baja cultura intelectual que tiene este vaquero petrolero que, cuando mira el mapa o el globo terrestre, hace como en la parodia contra Hitler, de Charlie Chaplin en la película EL GRAN DICTADOR; George, acaricia la esfera i mira i huele solamente, los sitios del planeta donde hai petróleo, pero ignora la organización político social absolutamente, e ignora deliberadamente los Derechos Humanos de los pueblos. Si en 1939, el Führer alemán, nos llevó a la mayor guerra de la historia, éste hombre peligroso (Bush), con antecedentes de drogas, de privilegios logrados por el dinero, con el mal ejemplo de su padre (jefe de la CIA) i del abuelo (financista i admirador de Hitler), puede llevarnos a la primera (o quizá la última) guerra nuclear del planeta i de la historia.

En la política interna de su país, es un ultra conservador republicano, considera inferiores a los latinoamericanos i racista indiscutible; recuerda a aquel Wallace que quedó en silla de ruedas ( que fue aspirante a la presidencia) por su racismo feroz, a quien le preguntaron por qué no podía ver a los negros i respondió: ¿Qué soi racista? ¿Qué no puedo ver a los negros? Al contrario, ¡Si siempre he pregonado que cada familia se compre uno! Mr. Bush, además, se le nota que es un hombre inculto; debe haber pasado la vida entre negocios, juegos i deportes (es golfista), mujeres, agasajos, licores i drogas, conferencias i convenios, en fin, una vida trivial de rico magnate petrolero que ignora que en el mundo existen ranchos, enfermedades i miseria. No me lo imagino leyendo un libro, a pesar que destacan que pasó por la Universidad de Yale. De los hombres incultos o analfabetos culturales, se puede esperar más daños que de un delincuente común; el primero de estos dos ejemplos, “el de cuello blanco” como decimos en Venezuela, tiene las facilidades a mano i, sobre todo, posee impunidad congénita i la mejor arma para ganar toda confrontación i toda guerra, como lo hizo ver Napoleón Bonaparte: las guerras se ganan con tres cosas: dinero, dinero i más dinero, lo que es obvio para ganar pendencias, voluntades i elecciones. La vez anterior quedó demostrado el fraude que propició su hermano en la Florida, con lo cual ganó la presidencia ilegalmente. Por eso llama tanto la atención esta reelección, puesto que ha demostrado ser un presidente con inclinación hacia la guerra i al desconocimiento de la soberanía de los otros países del mundo, ignorando a ONU, mientras al mismo tiempo un pésimo administrador que ha echado al suelo, todos los logros de la administración Clinton. Jamás los Estados Unidos han estado peor en problemas financieros, educación, salud, desempleo i pobreza que durante los cuatro años guerreros, de este presidente. Aplastó dos países del medio oriente, cometiendo uno de los genocidios más grandes de la historia, con argumentos que han quedado demostrados como absolutamente falsos. Antes, su padre fue el artífice de la Guerra del Golfo. Para este señor energúmeno, las Instituciones i el Derecho Internacional no existen; es un Nerón de nuevo cuño; cuando quiera incendiar al mundo, no dudará en hacerlo si tiene que chuparse un yacimiento petrolero, i cantará con una guitarra eléctrica en vez de una lira.

Sin embargo, la televisión, la prensa, las comunicaciones por satélites, los agentes de espionajes sembrados en todo el mundo, las embajadas (con embajadores conspiradores como Shapiro, antiguo agente de la CIA) i la técnica imitación de una Inquisición moderna, los monopolios i oligopolios comerciales, con dos tenazas llamadas FMI i BM, dinero, dinero i más dinero, no solamente pueden estrangular al globo terráqueo i exprimirlo como a una naranja, sino lo peor: lo que más compran son conciencias i por eso, en todos los países del mundo, pero principalmente en Íberoamérica, florecen como la verdolaga, los traidores i los vende patrias. Lo tenemos más que demostrado aquí en Venezuela, donde hasta los hombres que ayer querían parecerse al Ché Guevara i vociferaban consignas antiimperialistas con tan aparente convicción (con la ideología en el tuétano de sus huesos) como Pompeyo Márquez, Américo Martín, Teodoro Petkoff, Manuel Caballero i muchos más, pero nombro a los que hoi son protagonistas de todo lo contrario, los que se abrazan con los más grotescos dinosaurios de la ultra derecha nacional, como es un grupo rancio de la oligarquía que, dueños de monopolios i sobre todo del de los medios de comunicación, han utilizado a todos esos recursos para sembrar veneno en la mente de los venezolanos de clase media (la gran mayoría pasados por las Universidades) quienes fuera de sus profesiones, parece que no tienen noción de la política internacional o de los libros que pueden ilustrarlos, ni de los deberes para con la patria.

Dije en la entrega anterior que Hitler, tuvo el delirio irracional de la raza aria, i de las otras como inferiores, indignos de vivir i poseer derechos humanos. Son más que conocidas la historias de los campos de concentración; las torturas, las cámaras de gases; casos patéticos como el de Ana Frank que, es uno entre millones. Yo conocí cerca de Amberes un campo de concentración; vi las cámaras de torturas i los paredones de fusilamiento o las horcas colectivas. Todo terrible, i sin embargo es uno de los que casi no se mencionan. Imaginemos Auschwitt o Dachau. Todo era una organización perfecta para el terror i la muerte, con lo cual se convertía en una política del miedo para rebajar el temple de los pueblos adversarios. Pero nos han hecho creer que todo eso es historia del siglo pasado i que ya no existe ni volverá. Lo que pasa es que ahora la tecnología facilita las mismas atrocidades sin espavientos o se saben ocultar perfectamente. Mas, no es así. Vimos el horror de las torturas en Irak i cómo soldados estadounidenses hasta festejaban esas vejaciones de la persona humana. Se ha conocido de las torturas de ese campo de concentración que tienen en Guantánamo (incluso agrediendo la soberanía de Cuba) donde entre algunas de las torturas referidas, se cita la que hacían a musulmanes cautivos, encerrados en jaulas de hierro a pleno sol i de noche con grandes reflectores que simulasen luz solar, de manera que no pudiesen distinguir entre el día i la noche. Muchos enloquecieron.¡Qué otras refinadas torturas técnicas no tendrán! Entonces cabe decir; creo que ni la GESTAPO nazi i la “Santa Inquisición” pudieron imaginar peores torturas, marca patentada “siglo XXI” made in USA. La democracia norteamericana mantiene la pena de muerte en muchos de sus estados, i casi siempre el promedio de ejecuciones al año es de unas seiscientas (600). A veces han ejecutado a un hombre que, cometió el delito siendo menor de edad i otros, aunque han dado muestras de recuperarse i hasta estudiar i graduarse como el caso Chesman, ni siquiera le conmutaron la pena de muerte por la de prisión perpetua. Con esta psicología de los gobernantes de un pueblo, cuando un hombre como Bush (en las entrevistas en sitios abiertos le ponen barandas de tubos a los periodistas para que no se acerquen; aquí en Venezuela, alguna vez asfixiarán a un político haciéndole tragar un micrófono) se encuentre en una crisis económica i política peor que la actual (con el petróleo encarecido) i sus propias reservas en niveles críticos o tanto problemas imponderables que puedan presentarse ¿Cuál sería su primera decisión al respecto? Correr a seguir invadiendo, aplastando i humillando a los países más débiles, pero con petróleo, i en América ese primer territorio ansiado, es Venezuela. Tengo la seguridad que llegado un momento crítico supremo, ese señor Bush o cualquier otro que esté en su cargo, pues todos son igualitos, nos invadirán, nos bombardearán, repetirán toda la cadena de
guerras e invasiones que tienen coleccionadas para sus héroes de las fuerzas armadas. Acaba se aprobarse para el 2005, el presupuesto militar más gigantesco i asombroso de la historia. Con el dinero que recuperaría la calidad de vida, la alimentación i la paz, por lo menos de dos continentes completos, lo invertirán en armamentos de guerra “maravillosos”. Si hai una nueva guerra mundial que, no será contra un contendor pues no lo hai, sino para someter a todos los pueblos del planeta, habrá oportunidad de pelear para morir, pero conjuntamente, para los probables vencedores, será peor: habrán vencido al propio globo terráqueo; no encontraremos fronteras para huir como en La Novicia Rebelde, pero ni ellos encontrarán sitio, ni en la Luna ni en Marte. Sería una tenebrosa profecía. Tendrá, pues, que surgir en ese país del norte, mentes lúcidas que sepan hacer tan siquiera prospectiva i convencerse que, a corto plazo, el único remedio para esta nave espacial, es la convivencia pacífica, el amor, la igualdad, la justicia i la paz. De otra manera será un efecto invernadero artificial creado por el hombre –para terminar como Venus o Marte− i que, hasta a Dios, lo veremos como en el corto poema de Mario Benedetti:

Dios, morirá de viejo,
pesaroso y hastiado
triste de no poder
encomendarse
a dios.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2677 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a10526.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO