(VIDEO) Mike Pompeo confiesa en su libro que Alex Saab estaba en misión humanitaria hacia Irán

El exsecretario de Estado de Estados Unidos y exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de la gestión de Donald Trump, Mike Pompeo, admitió que ese gobierno y especialmente él sabían perfectamente que Alex Saab es un diplomático de Venezuela que cumplía periódicas misiones humanitarias. Agrega que por esa razón planificaron su secuestro en junio de 2020, en complicidad con las autoridades de ese entonces de Cabo Verde.

La confesión aparece en su libro Never give an inch. Fighting for the America I Love (Nunca cedas un centímetro: Luchando por América que amo), disponible desde el pasado 24 de enero en la plataforma digital Amazon. Pompeo (el mismo que reconoció públicamente en 2019 que «en la CIA mentimos, engañamos y robamos») dedica un capítulo entero a Venezuela y en él incluye una página completa, la 351, sobre Alex Saab.



«En junio de 2020 recibí una llamada de Elliott Abrams, ahora con dos sombreros como representante especial para Venezuela e Irán, diciendo que algunos agentes de la Agencia Antidrogas habían tenido la oportunidad de atrapar a Alex Saab, mientras estaba en una misión para organizar un intercambio de oro venezolano por petróleo iraní».



Policía del mundo

Pompeo se pregunta seguidamente «¿No es patético que el socialismo haya hecho que una nación con una de las reservas de petróleo más abundantes del mundo lo importe?». No obstante, omite que Venezuela se vio obligada a comprar combustible a países productores aliados porque el bloqueo que impone Estados Unidos hizo mermar la producción.

«Llamé al fiscal general, Bill Barr, y me encargué de que nuestro embajador en Cabo Verde y el Departamento de Justicia presentaran la documentación para la extradición de Saab a Estados Unidos», adiciona en su relato. Y, finalmente, lanza con aires de superioridad y arrogancia: «Baste decir que ninguna otra nación tiene el alcance mundial necesario para interrumpir en tiempo real un complot iraní-venezolano y convencer a una pequeña nación insular de que retenga a un hombre buscado».

Mismo relato de Esper

Lo anterior es exactamente lo que escribe Pompeo en el libro de su autoría y que coincide a pie juntillas con el relato que de forma muy similar hace Mark Esper en Un juramento sagrado: Memorias de un Secretario de Defensa en tiempos extraordinarios, que salió a la luz en 2022.

El exsecretario de Defensa, también de Trump, reveló que incluso el magnate republicano ordenó movilizar un costoso buque de la Armada hasta las costas de Cabo Verde por un supuesto plan de huida del diplomático con participación de rusos e iraníes.

Ello habla de la saña contra Alex, que es igual a decir guerra contra Venezuela, pero también de la conciencia que tienen de la significación estratégica de él como funcionario para un Ejecutivo que enfrentaba (y enfrenta) un criminal y potente bloqueo económico, financiero y comercial.





Movimiento Free Alex Saab se pronuncia

Como se aprecia en los tuits adjuntos a esta nota, Roigar López, integrante del Movimiento Free Alex Saab resume el hecho punto por punto. Al mismo tiempo sienta postura clara ante una confesión tan desfachatada.

«Saab se enfrenta a un juicio injusto e ilegal en EEUU. Pedimos su liberación inmediata, no solo porque es inocente, sino porque tiene inmunidad diplomática, que políticamente EEUU no se la ha querido reconocer», agregó López en un hilo de Twitter esta mañana.

En esa misma línea, se pronunció en la red la esposa del diplomático, Camilla Fabri. «Nos encontramos nuevamente ante una confesión de funcionarios estadounidenses sobre cómo fue la operación para secuestrar a un diplomático, Alex Saab«, tuiteó.

Confesión de Pompeo confirma veracidad de pruebas de la defensa

Preciso es recordar que la defensa de Alex Saab, en octubre último, presentó ante la justicia elementos probatorios irrebatibles sobre este particular; es decir, que Estados Unidos siempre supo que Saab era un agente del gobierno venezolano, con lo cual debe reconocerse que goza de inmunidad diplomática.

Destacaron entonces cuatro comunicaciones electrónicas claves de altos funcionarios del extinto gobierno de Donald Trump. En estos se habla sobre el seguimiento a las actividades diplomáticas del enviado especial Alex Saab y sus preocupaciones sobre detener a un diplomático.

Una, de fecha 14 de junio de 2020, en la que Elliott Abrams, quien fungía como representante especial de EEUU para Venezuela, comunica a Fiscal General Adjunto, Bruce Swartz la preocupación del secretario de Estado de ese momento, Mike Pompeo, sobre las dificultades que podían existir para su plan de secuestrarle si el señor Saab hubiera sido nombrado enviado especial antes de enero de 2019 (como efectivamente pasó). Y es que en ese momento el gobierno de Donald Trump aún reconocía la legitimidad del Ejecutivo encabezado por el presidente Nicolás Maduro.

«Esta evidencia por sí misma debería llevar al Tribunal a reconsiderar su decisión sobre la moción del señor Saab para obligar y ordenar una búsqueda exhaustiva y la producción de todos los documentos pertinentes«, alegó la defensa en un documento de 26 páginas en total.

Pero hay incluso una correspondencia enviada el 11 de junio de 2020. En ella Brian Hook, representante especial de Departamento de Estado para Irán, le comunica a Abrams, del viaje de Saab hacia Irán para la negociación de un acuerdo bilateral entre la República Islámica y Venezuela, en una nueva misión diplomática. Este correo fue enviado con copia a Swartz y a Matt McInnis, representante especial adjunto para Irán.

Captura de documento presentado por la defensa de Alex Saab en octubre de 2022.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8588 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter