Obama: Ganador del Nóbel de la paz en Oslo y perdedor por la condena contra el bloqueo en ONU

La gran y vergonzosa derrota que sufrirá el gobierno de Obama el 28 de Octubre cuando se discuta la resolución contra el bloqueo económico, financiero y comercial contra Cuba en la Asamblea General de las Naciones Unidas, será sin dudas la primera y más significativa de su período de mandato y alcanzará mayor relevancia política para su trayectoria en la Casa Blanca que el Premio Nobel de la Paz que, tal vez, con propósitos de comprometerlo moralmente con sus promesas de contenidos nobles, le confiriera prematuramente entre otros candidatos posibles nominados este año, en años anteriores o simplemente no nominados, que poseen créditos probados para el otorgamiento. Pienso en Evo, a título personal, o en los Pastores por la Paz, a título colectivo, que preside Lucius Walter, o en los Cinco Héroes, que también fueron promovidos como candidatos hace unos años. . ¿Quién ha hecho más que ellos, me refiero a cualquiera de estos candidatos u otros, quienes han trabajado, luchado y sufrido para la consecución de la paz verdadera, no durante días y de manera coyuntural, sino durante años y en forma coherente y consecuente?

De todas formas, si Obama se lo ganara en buena lid en el futuro, por la trascendencia que pueden tener sus acciones para el pueblo norteamericano y el mundo, habría que agradecerle a Oslo su poder adivinatorio o de convencimiento.

El prestigio de Obama y el de su país se resentirán por la condena en la ONU, con una votación abrumadora, y serán, a la vez, el hazmerreír de la comunidad internacional por esos tontos y falaces argumentos que su representante ante la ONU acostumbra a esgrimir. ¿Será esta vez el mismo personaje quien esgrimirá los ya consabidos desaguisados de una inteligencia lerda, de una política absurda pero genocida, de una falta absoluta de moral y de una burla y desprecios infinitos por todos los gobiernos y naciones que todos los años, ahora durante 18, instan al gobierno de los Estados Unidos a poner fin al bloqueo contra Cuba y contra ellos? Veremos si cambia la estrategia en la época Obama del “yes, we can”.

Los resultados en la ONU, de mayor repercusión que los de Oslo, indicarán inexorablemente que el antibloqueo del mundo derrotará el bloqueo que el imperio más poderoso de la historia ha ejercido ilegal, criminal y genocidamente contra el pueblo de Cuba durante 50 años. El cese del bloqueo no significa aplicar paliativos o adoptar medidas parciales que sirvan de engañifas para papanatas. Aplicar medidas amparadas en una ley de prohibición del comercio contra el enemigo, y en otras leyes como la Torricelli y la Helms-Burton es irracional y expresa el odio y la venganza gratuitos contra una nación que merece respeto para su independencia, su soberanía y autodeterminación.

En conclusión, al presidente Barack Obama no le cuadra el papel que anteriores gobernantes asumieron sobre el bloqueo contra Cuba, porque sería perderse en los pasillos de Casa Blanca y en la senda ancha de la historia si prosiguiera los caminos trillados de sus predecesores, porque no se corresponde con los intereses legítimos y las actuales aspiraciones del pueblo norteamericano y de las naciones del mundo. Y porque ahora, momentos antes de recibir en Premio Nobel de la Paz por la Academia Sueca, no correspondería recogerlo con las mismas manos y la mente con las cuales se ejerce inmutable un bloqueo genocida contra el pueblo cubano, un acto que jamás sería compatible con un verdadero defensor de la paz en nuestro mundo, y para mayor resalte ganador del ilustre y contradictorio Premio Nobel de la Paz.


wilkie@sierra.scu.sld.cu


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1345 veces.



Wilkie Delgado Correa


Visite el perfil de Wilkie Delgado Correa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a88754.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO