Chávez otra vez, y siempre, tiene la razón. Preparémosno para la invasión

¡Cordial saludo, camarada! Al igual que ustedes, con el corazón lleno de angustias y con el pensamiento en las soluciones.

Qué vaina con las mentes formadas en el capitalismo –como la mayoría venezolana y latinoamericana– que no quieren cambiar.

Ese mundo mercantilista por exceso, mundo de la fatuidad y la vanidad, nos aculturó a casi todos –mejor dicho, a todos–, además, gradualmente nos ideologizó en el exceso de consumismo y nos fue sometiendo progresivamente a la perdida de los valores humanos fundamentales.

Digo que es una vaina, porque si por tantos años no los hubiese mediáticamente envenenados, a los escuálidos, claro, y reenvenenados desde la llegada de Chávez, estaríamos unidos sacando a Venezuela del neocolonialismo, hacia la Patria solidaria y grande.

Me permiten que incluya una expresión de un poeta colombiano, Arango, que lo metaforiza de la siguiente manera: “Una mano más otra mano, no son dos manos, son manos unidas. Une tu mano a nuestras manos para que el mundo no esté en pocas manos sino en manos de todos”

Y lo más arrecho es que por fallas en la respuesta a la cotidianidad, cotidianidad revolucionaria, producto de la ineficiencia de nuestros funcionarios, en especial en los gobiernos locales y que, además de no empoderar a las comunidades, por el contrario muestran más “poder” político-económico y con ello factores de corrupción.

Y por esa ineficiencia fallan como promotores naturales de las ventajas de contar con un gobierno revolucionario. Esa actitud negligente nos explica la bajísima captación de compatriotas de extracción humilde que deberían ser todos chavistas porque estamos gobernando para ellos, por lo menos desde el nivel central.

Y nuestro PSUV ¿cómo está aplicando sus tres “R” y exigiéndoselo a los gobiernos regionales y locales que controlamos? ¿O no los controlamos?

Chávez, con su indiscutible condición de activista político y visionario, de Líder indiscutible, tenía razón en varios aspectos:

Que si factores de la oposición a ultranza (no los llamo golpistas porque esa expresión tiene varias interpretaciones, a mi manera de ver) ganaban algunos estados y alcaldías vendrían por él.

Y ahí están. Jodiendo a más no poder.

El homúnculo Ledezma, valiéndose de su eterno zombismo, cadáver varias veces muerto, emergente de las enchiqueradas tumbas politiqueras, “vámpiro” (y el acento es por Nolia) alimentado mediáticamente con la sangre del engaño masivo, trata de destrozar la mejor acción gubernamental en años.

Perezvivas, sin acento porque ni eso merece, despectivo gochopateador de mujeres, que siempre patea rastreramente a la razón, según hemos leído apátridamente abre las fronteras al paramilitarismo secuestrador y a los narcos tratando de generar desestabilización.

Pabloperez, igualmente sin acento, sucedáneo hijo del preclaro intelectual zuliano que se gana la vida -“pobrecito”- dando clases en universidades peruanas al mejor estilo anti-baralt, muy maracuchamente –me disculpan los buenos maracuchos– hace las mismas tristes y perversas gestiones apátridas.

Y lean bien, camaradas, todos ellos, toda la oposición venezolana, toda la derecha mundial, todos creen que están actuando bien, inclusive patrióticamente. Tiene su verdad. Su autoengaño. Ojo, no olvidar. Somos total e integralmente diferentes. Irreconciliables.

De ahí que cuentan con el apoyo de las grandes transnacionales del billete, especialmente las judías –mayoría– adoradoras del becerro de oro que manejan la economía capitalista de todo el planeta y de los gobiernos que se sustentan en esa doctrina, destacándose el gobierno usaense.

A ese gobierno, como todos lo sabemos, sólo lo recalco, con sus intereses colonizadores, ávidos de las materias primas latinoamericanas, y de sus recursos ambientales, no le importa para nada sus habitantes, nosotros, pues. Hasta acepta y aupa la millonaria drogadicción de la suya que, entre otros factores alienantes, les tiene descompuesta su sociedad.

Jamás los hemos visto en Venezuela apoyando alguna acción cultural, ni planes contra el analfabetismo, menos para mejorar la salud. Sólo ocasionalmente a embajadores del espionaje y la conspiración regalando guantes y pelotas. O tímidas acciones proselitistas imperialistas, o por interés monetario.



Ah, hasta los curas de la conferencia episcopal mean fuera del perol. Viven descontextualizando al cristianismo por estar en contra del único gobierno totalmente a favor del pueblo.

El cristianismo, como cualquier otro sistema de creencias y de valores, se basa en un concepto que debe venir desde “el interior” de aquellos que la comparten y que deberían esforzarse por vivir de acuerdo con esos valores. Y hay que serle fiel en el orden histórico.

Fíjense, camaradas, todos coinciden en que la vida y el ejemplo de Cristo deben ser seguidos y que sus enseñanzas referentes al amor y a la fraternidad deben sentar las bases de todas las relaciones humanas, mayormente a la atención de los más necesitados, pero aquí la conferencia episcopal se caga en estos conceptos.

Chávez tenía y tiene razón cuando expresa –y todos lo hemos analizado y lo compartimos– que la OEA no sirve. Que hay que salirse y crear un nuevo organismo sin USA. Sin esa USA que opina imponiendo el billete. Aunque igualmente presione económicamente a los gobernantes oligárquicos, sin pueblo consciente, y que será difícil de evitar.

La ONU tampoco tiene razón de existir, por lo menos en su esquema actual, y mucho menos la tiene cuando directamente sus decisiones se corresponden a las apetencias de sus súper potencias. Ya que, inclusive bajo la apariencia bonachona del basketbolista Obama, sigue mandando el poderío económico judío y el militar estadounidense.



Nos lo demuestra, por ejemplo, que en el caso de Honduras manda USA. La Hilaria (uso un criollismo del nombre ya que todo el que va allá se lo yankisan) “Clintoris”, tolerante esposa del Biil Lenguisqui, usó su poder (la semana pasada anuncié que en Tribunales le cuestionan la legitimidad de Obama como presidente) y superpuso a la OEA y a la ONU al retrógrado fiel pitiyanqui, Nóbel y todo. ¡Una pendejada!

Zelaya aceptó esa insultante propuesta de mediación. Para mí, una vergüenza. No creo que la hubiesen aceptado ni Chávez, ni Ortega, ni Correa, pero…

La otra solución a muy largo alcance, que no nos conviene y no podríamos soportar su espera, es que Chávez, ya retirado, sea elegido máxima autoridad de cualquiera de esos organismos. Los cambiaría y pondría a funcionar a la perfección. Así como haría con el Vaticano si se lo permitieran.

Ahora mis palabras mágicas, “para finalizar”, debemos prepararnos para la invasión yanqui que, de paso, nunca ha dejado de hacerlo, inclusive con la ideologización que mencionamos y cada año invierte una millonada de dólares para desestabilizar e imponer sus apetencias a través de sus acólitos.

Pitiyanquis de baja calaña, valga la redundancia, esperpentos de la vieja y nueva politiquería. Apátridas sin perdón.

Están echando el resto, allá y aquí, desde lo de Honduras, acelerando todas las acciones de desprestigio contra Chávez. Son dos posiciones radicalmente opuestas, dos conceptos de desarrollo y de ver la vida. Irreconciliables.

Esto lo demuestra el reciente develamiento de esta semana de una conspiración contra Chávez desde la Aviación donde, según nos comentaron, fue apresado un ex-director de la DIM.

Y el magnicidio sigue vivito.

Les digo algo, deben leer las columnas (I y II) de Braulio Martínez Zerpa, en Aporrea, sobre la Invasión que prepara USA-Colombia y unas interesantes propuestas para defendernos.

Ah, por cierto, en vez de estar enviando noticas de protestas, sugiero, si les parece, que la ALBA y todas las instituciones latinoamericanas de integración, en un principio, discutan la problemática de las drogas, que indefectiblemente recaerá en Colombia y USA, como sabemos los grandes culpables, y hacer una declaración donde se condenen los gobiernos de esos países, por mayor productor, el primero, y por mayor consumidor, el segundo. Nada menos que de todo el planeta.

Y más allá, quién sabe si en las estaciones espaciales.

Con ello, como sólida respuesta, iniciar un procedimiento de evaluación de sus esfuerzos por reducir esos nefandos records, y semestralmente publicar los veredictos respectivos.

Carajo, camarada, quitarnos de una vez por todas esa clasificadera desprestigiante que nos la tienen metida. Zampada.

¿Haremos unas marchas, manifestaciones, para protestar todos contra las bases militares colombianas?

Invitemos a Rusia y a China, juntas, para instalar unas bases para luchar contra el narcotráfico Colombo-yanqui.

Un detalle personal. Conmemorando la maravillosa fecha del natalicio del más grande hombre, acabo de arriar mi bandera octoestelar, final de una semana patriótica donde tuve el gran placer de hablar sobre él en Puerto la Cruz, a los maratonistas de 36 comunidades en el Paseo Colón y a un emocionado auditorio de trabajadores pdevesistas. ¡Concientizadora y parcial misión cumplida!

Nota: nuestro bolivarianismo es profundo, propicio es informarles que me han publicado dos novelas sobre la vida del Libertador: “El Niño Sol de la negra Hipólita”, su infancia, y “Bolívar de carne y eros”, su vida sexual…

Voy con mi variante a nuestro lema de batalla:

¡Patria, Socialismo o muerte! Y si nos organizamos, si el PSUV se renueva totalmente, conceptualmente ¡Venceremos!


edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2348 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor