Crisis financiera, precios del petróleo e integración

Una de las preguntas obligadas en el momento actual es el destino, en el corto y mediano plazo, de los avances de la Integración Energética Latinoamericana y Caribeña, ante la crisis financiera del modelo neoliberal globalizador que se ha extendido a la economía real, es decir, a la producción e intercambio de los bienes y servicios transables y no transables, afectando al comercio internacional, arrojando millones de trabajadores a la calle, arruinando decenas de miles de pequeñas, medianas y grandes empresas, pero manteniendo incólume las mil millonarias fortunas de los “amos del mundo”, vale decir, de los creadores del Sistema Financiero Internacional, de los miembros del Grupo Bilderberg, de los dueños del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial y sumiendo en la desesperación, en la ruina absoluta, a los grandes y pequeños ahorristas que han confiado en los “exitosos súper gerentes” que manejan los depósitos que se colocan en los bancos, atraídos por toda clase de promesas de seguridad e incremento de sus capitales por la bondad de los “suculentos” intereses que ofertan a través de los medios de comunicación social y otra multiplicidad de instrumentos comunicacionales.

¿Qué surgirá de este “pandemónium”! ¿Dónde y quiénes guardan las colosales fortunas que han ingresado a las arcas de esos todopoderosos señores que han especulado desde hace muchos años en las Bolsas de Valores, en los mercados “a futuro”, en la Banca Hipotecaria?

Soy de los que opinan que esos señores están preparando algo “non sancto”. ¿Será un Nuevo Orden Económico Mundial, un reordenamiento del Modelo Capitalista Mundial? ¿Será una respuesta contundente a los veleidosos que se han atrevido a desafiarlos desde esta parte del mundo con la pretensión de unirse mediante eso que se llama Integración? ¿Cómo osan esos pseudo líderes de los arruinados y endeudados, además de atrasados pueblos, crear organismos de Defensa Regional, Bancos del Sur, Medios de Telecomunicación Sureños, Uniones Suramericanas, amén de alzarse contra las Instituciones que hemos creado para proteger los intereses de nuestros inversionistas del Norte? ¿Han olvidado que nuestro Destino Manifiesto reza que hemos sido escogidos por el Ser Supremo para regir los pueblos al Sur del Río Grande?

Si bien es cierto que el negocio petrolero internacional está confrontando serios problemas por la recesión que azota al mundo industrializado, que los precios del crudo han caído a los niveles del año 2005, que los precios de las materias primas que exportan nuestros países se han deteriorado significativamente, que el desempleo, a consecuencia de ello, está causando estragos, la respuesta tiene que estar a la altura de estas exigencias históricas. Ahora más que nunca, los esfuerzos por concretar, por profundizar los tímidos logros alcanzados en la búsqueda de la tan anhelada Integración Suramericana, Latinoamericana, exige de los dirigentes de nuestros pueblos demostraciones fehacientes de integridad, de verdadera identificación latinoamericanista, que la solución no está en los “lobbies” ante el Todopoderoso Mandamás del Norte.

Es hora de tomar decisiones trascendentales, de tomar el rumbo revolucionario que reclama la América Mestiza. Aún seguimos genuflexos ante esos colosos del Norte. Es el momento de comenzar a cobrar. Hemos estado pagando a los colonizadores de ayer y de hoy gravosos diezmos mediante una explotación desmedida rayana en la esclavitud. Hemos ido de un modelo de expoliación a otro. Antes mediante concesiones, luego contratos de servicios, más adelante con los convenios de rapiña de la apertura petrolera y ahora con la no menos ominosa figura de las empresas mixtas. Todas estas figuras son aplicadas a los demás sectores de la economía de nuestros pueblos. Sí, estamos en deuda con las aspiraciones y esperanzas revolucionarias del noble pueblo indoamericano. La auténtica Integración Latinoamericana, Integración Energética de por medio, está en juego.

¿Es casual esta crisis, se explica por el manido paradigma de los ciclos económicos del sistema capitalista? ¿O es, reitero, una crisis provocada? Me inclino por esto último. Destacados analistas internacionales venían haciendo advertencias desde hace años.

Ante el progresivo deterioro de la economía norteamericana, el reconocido ex economista de Wall Street Michael Hudson, especializado en balanza de pagos y bienes inmobiliarios en el Chase Manhattan Bank (ahora JPMorgan Chase & Co.), y distinguido profesor investigador en la Universidad de Missouri de la ciudad de Kansas, además autor de numerosos libros, señaló hace poco que “el problema más grave del presente dilema norteamericano es que no parece haber ninguna fuerza que se oponga a la polarización financiera. Sin una contra fuerza, sin una oposición a la contra ilustración financiera a que estamos asistiendo, el horizonte económico seguirá encogiendo”. Aludiendo a las expresiones de un colega, describía las gigantescas diferencias de riqueza en la Norteamérica de nuestros días, diciendo: "Los archirricos norteamericanos han vuelto a los tiempos de los alegres 20. Mientras el resto del país lucha por salir adelante, una enorme burbuja de multimillonarios vive en un mundo casi paralelo. Los ricos viven ahora en su propio mundo de educación privada, sanidad privada y mansiones amuralladas. Tiene sus propias escuelas y sus propios bancos. Incluso viajan aparte, lo que genera una boyante industria de aeronaves y yates privados. Su mundo tiene ahora un nombre, gracias a un nuevo libro que ha escrito el columnista del Wall Street Journal Robert Frank, que lo ha bautizado como 'Richistán”. Ese panorama es el marco en que se ha desenvuelto la actual crisis de la economía mundial.

A todo esto se une la manipulación de la información a través de los grandes medios informativos y comunicacionales. Tal es el caso de las explicaciones que dan en torno al comportamiento de los precios del petróleo, principal factor de la dinámica industrial capitalista de los últimos cien años. Así, señalan que los banqueros que los precios del petróleo volverán a subir durante el segundo semestre de 2009, en un juego de declaraciones emitidas por funcionarios de JP MORGAN CHASE, quienes atribuyen las causas de las fluctuaciones de los precios del crudo son los inventarios, guerras, huracanes, huelgas, el frio o la especulación financiera. Ocultan la verdad verdadera, cual es la manipulación de los precios por el papel que juegan los bancos y compañías: Exxon, BP, Conoco Phillips, Shell…, en dicha manipulación. Y es que para estos ideólogos del capitalismo salvaje nunca aparecerá la verdadera razón: el carácter monopólico del negocio petrolero y el papel de primer orden del petróleo en la política mundial que le confieren su carácter de mercancía decisiva dentro de la política y la economía mundial (Pablo Hernández dixit). Los profesores rusos de geopolítica afirman, en este sentido, que no hay nada más político que el petróleo. La verdad, del tamaño del edificio Burj Dubai o Dubai Tower (141 pisos y 512 metros de altura), es que Goldman Sachs, el banco de Wall Street, junto con JP MORGAN CHASE, y las grandes compañías, son quienes en última instancia dictan el precio del petróleo. Por algo fueron estas instituciones, junto con UniCredit quienes pronosticaron con mayor precisión el precio del petróleo en el 2008.

(*) Profesor. cepo39@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3258 veces.



César Prieto Oberto (*)

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a74622.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO