Apareció otra laptop

Las perlas cibernéticas de la infalible INTERPOL dejaron en éxtasis profundo al taimado Álvaro Uribe. El sheriff Ronald Noble, su secretario general, afirmó que, certificada por él mismo la asepsia de las laptops bombardeadas, el gobierno colombiano podía disponer de su información cada vez que lo considere necesario. No es cualquier cosa, pues según el policía global, allí hay documentos para leer mil años. Se supone que el gobierno de Bogotá sabrá administrar y racionar esas reservas probadas que le confiscara –dice- a las digitalizadas FARC.

Las laptops son una suerte de lámpara maravillosa de Aladino, con la ventaja de que en lugar de ser una sola, son tres ordenadores con los que, según el ministro Santos, andaba Raúl Reyes para arriba y para abajo, como un ciberadicto. Para zafarse de una vez de las suspicacias y chistes que ha despertado la supervivencia de las laptops a varios bombardeos, Bogotá ha informado, dos meses después, que las mismas tenían un dispositivo antibombas.

Las computadoras se pueden frotar cada vez que el gobierno colombiano tenga que dar respuesta al reclamo de sus vecinos. Si viola la soberanía de Ecuador, lanza un documento sacado de la laptop en el que se menciona al presidente Correa. Si el ejército neogranadino incursiona en territorio venezolano y Miraflores protesta, dará a conocer un mail del digitalizado Marulanda dirigido a Chávez. Por la babélica cantidad de información que hay en las laptops, es posible mantener un ciberchantaje durante un milenio largo.

Lo bueno del asunto es que acaban de encontrar otro PC que compromete seriamente, esta vez, al comandante nicaragüense Daniel Ortega. También se halla cibercomprometido el presidente boliviano Evo Morales. No hay mandatario progresista en América Latina que no tenga su carpeta particular en estas laptops macondianas. Los textos brotan y brotan de allí como inagotables borbotones de mariposas amarillas.

Cada vez que se realicen esas cumbres donde Estados Unidos y la Unión Europea salen mal parados, los días previos lanzarán documentos “comprometedores” contra los gobiernos de avanzada de Latinoamérica. Luego, se les coartará el derecho de palabra por estar “incursos”, como acaba de denunciar el presidente Evo Morales que ocurrió en la cumbre de Lima. Para ello, a las grandes potencias nunca les faltará un chantajeado Uribe, un fraudulento Calderón o un excedido en sumisión Alan García.

Las laptops vienen a llenar el vacío que ya está dejando el manoseado maletín de Antonini. La capacidad del mismo es limitada, en contraste con los discos duros de las computadoras biónicas que pueden contener chantajes para mil años. Con unas pruebas chimbas, Bush, Blair y Aznar invadieron Irak y han causado, hasta ahora, más de un millón de muertos. Con unas computadoras blindadas, pueden lanzar una cruzada contra los gobiernos progresistas de América Latina. Tienen, empero, un problema: después de las “pruebas” contra Irak, nadie les cree. Mucho menos cuando se acaba de revelar que las mágicas laptops no fueron halladas en el campamento de Raúl Reyes. El angelito de INTERPOL, Ronald Noble, se hizo el sueco con este pequeño detalle.

earlejh@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4055 veces.



Earle Herrera

Profesor de Comunicación Social en la UCV y diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV. Destacado como cuentista y poeta. Galardonado en cuatro ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo, así como el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (mención Poesía) y el Premio Conac de Narrativa. Conductor del programa de TV "El Kisoco Veráz".

 earlejh@hotmail.com

Visite el perfil de Earle Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Earle Herrera

Earle Herrera

Más artículos de este autor