Invasión Sigilosa en la Amazonia


Han transcurrido casi tres (3) años desde que el Comandante Chávez impartiera órdenes al ejército bolivariano para que sean expulsadas de las zonas indígenas del territorio nacional las infames sectas religiosas extranjeras denominadas: "Nuevas Tribus", y para que se iniciara, en lo inmediato, la reocupación de todos aquellos espacios territoriales que yacían bajo dominio de estas sectas, a través de las fuerzas militares del Estado nacional y por algunos Entes ministeriales. Tres años de duros esfuerzos que hoy nos muestran, tímidamente, sus primeros frutos reflejado en la atención y la seguridad de los habitantes indígenas de estas zona, el resguardo de los recursos naturales y la integridad territorial. Pero falta un mundo por hacer y el peligro continua.

Hoy creemos necesario volver a retomar el tema con la intención de provocar en el lector una mejor comprensión sobre la complejidad de la situación que se presenta en la parte Sur del territorio nacional (al Sur de Río Orinoco entre los Estados Bolívar y Amazona); situación que amenaza, como es bien conocido, la integridad territorial del país, la cultura e idiosincrasia de nuestros indígenas, incluso, sus propias vidas. Y es que, "no se puede defender lo que no se quiere y no se puede querer lo que no se conoce" -fueron las palabras del General Ascanio, uno de los miembros responsables del equipo designado por el Presidente de la República para atacar y resolver este problema-.

Nuestro General citado -a quien no conocemos en lo personal-, en una charla en la que participamos como invitados, nos trasmitió en sus reflexiones su gran preocupación e indignación por toda la información que disponía y que suministraba, también pudimos ver en él un gran espíritu de determinación por cumplir la tarea que le había sido asignada. Claro, estaba presente en él un profundo sentimiento de querer y de conciencia. A nuestro parecer, se reflejaba en él el espíritu del nuevo ejército bolivariano.

El imperialismo norteamericano nunca desperdicio un momento de su tiempo en su afán por apoderarse de todos los recursos (energéticos como: Petróleo, Gas y el Uranio; mineros como: el Hierro, Oro, Diamante; hídricos y biológicos, etc.) que se encuentran en gran abundancia en nuestros territorios del Sur de la Patria Grande, y especialmente, los que se concentran entre Venezuela y Brasil. Sin olvidar lo que no constituyente para nadie un secreto: Venezuela dispone con las mayores reservas de petróleo del Mundo (316 MMMBrls.) ubicadas al Norte de esa región, del Estado Bolívar.

En uno de nuestros artículos anteriores, titulado: "El Peligro" en la Triple Frontera, y que se encuentra publicada en varias paginas de la Web, entre ellas: www.aporrea.org y www.rebelión.org , tocamos el mismo tema pero que tiene sus repercusiones y artistas en la situación que se presenta mas al Sur de la Patria Grande, en una zona bien conocida como la Triple Frontera (extensión territorial ubicado entre los países de Paraguay, Argentina y Brasil), en donde el imperialismo utiliza los falsos e infundados pretextos sobre la supuesta existencia de “células de Hezbolah” (agrupación de la resistencia libanesa, a quienes EUA acusa de "terroristas") para justificar su presencia (base militar) en Paraguay, y así poder construir el cerco necesario -al que se suman las bases militares ubicada en Manta (Ecuador) y a las varias ubicadas en Colombia- para procurar sus objetivos reales últimos: el apoderarse de toda la Amazonia, y con ella, de todas sus riquezas. Así nos lo han hecho saber el mismo imperio por sus pretensiones de declarar a esta zona como “Territorio Internacional”, por el cual han diseñado un currículo escolar en donde se tergiversa la historia de la región y justifican su protectorado sobre estas áreas.

En una investigación realizada por el intelectual Luis Britto García, venezolano, se resalta lo siguiente:

“En los Estados Unidos existen mapas del Brasil sin el Amazonas ("Introducción a la Geografía", del autor David Norman, utilizado en la Junior High School, equivalente al 6° grado de la primaria). Están enseñando en las escuelas, que estas áreas son internacionales, en otras palabras, ellos están preparando a la opinión publica norteamericana, para que dentro de algunos años se apoderen del territorio brasileño (y países limítrofes). El Amazonas esta marcada como bajo la responsabilidad de los Estados Unidos y de las Naciones Unidas, pues, en ella se menciona que esta localizada en "América del Sur, una de las regiones mas pobres del mundo", es parte de "ocho países diferentes y "extraños" irresponsables, crueles y autoritarios", pueblos crueles, de trafico de drogas y además, son "pueblos incultos e ignorantes", pudiendo causar la muerte de todo el mundo dentro de pocos años". Esto explica la "Operación Colombia", tropas norteamericanas (¡80 mil hombres! en Surinam - Guayana); la apropiación de la base de la Fuerza Aérea Brasilera; lanzamientos de cohetes de Alcántara; la intención de los Estados Unidos de colocar una oficina de la CIA en la triple frontera (Foz do Iguazú) y la implementación de DOS bases militares en la Argentina, una en la Patagonia y otra próxima a Buenos Aires.

PRIMERA RESERVA INTERNACIONAL DE LA SELVA AMAZÓNICA. Desde mediados de los años 80, la mas importante floresta del mundo pasó a ser responsabilidad de los Estados Unidos y de las Naciones Unidas. Es llamada PRINFA (PRIMERA RESERVA INTERNACIONAL DE LA FLORESTA AMAZÓNICA), y su fundación fue dada por el hecho de que la Amazonia está localizada en América del Sur, una de las regiones más pobres del mundo y cercada por países irresponsables, crueles y autoritarios. Fue parte de ocho países diferentes y extraños, los cuales son en su mayoría, reinos de la violencia, tráfico de drogas, ignorancia y de pueblos sin inteligencia y primitivos. La creación de PRINFA fue apoyada por todas las naciones del G-23 y fue realmente una misión especial para nuestro país y un regalo para todo el mundo, visto que la posesión de estas tierras tan valiosas en manos de pueblos y países tan primitivos condenarían los pulmones del mundo con la desaparición y la total destrucción en pocos años." "Podemos considerar que esta área tiene la mayor biodiversidad del planeta, con una gran cantidad de espécimenes de todos los tipos de animales y vegetales. El valor de esta área es incalculable, pero el planeta puede estar seguro de que los Estados Unidos no permitirán que estos países Latino Americanos exploten y destruyan esta verdadera propiedad de toda la humanidad. PRINFA es como un parque internacional, con severas reglas para la explotación. Forma parte de 8 países de América del Sur: Brasil, Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guyana Francesa. Algunos de los más pobres y miserables países del mundo".

En la República Bolivariana de Venezuela esta invasión imperialista sigilosa yacía oculta y silenciada por los medios de difusión verdaderos lacayos del imperialismos norteamericano, pues, a estos agentes de los intereses foráneos que hoy conforman la equivocadamente denominada por nosotros: "la oposición venezolana" nunca les preocupo esta problemática, es mas, colaboraron -cuando eran gobierno, en la 4ta República- para que se profundizara esta grave situación que expondremos más adelante.

Para nuestra lacaya lumpen-burguesía transnacionalizada y sinvergüenza los conceptos de Integridad Territorial, Seguridad de Estado, Atención de las Comunidades Indígenas, etc., no existían en sus vocabularios, mucho menos en sus estrechas y apátridas mentes usureras. Fueron los tiempos de la ignominia neoliberal; de la unipolaridad; y, por supuesto, de la entrega del país; de la desnacionalización; los tiempos en que se pretendía disolver nuestras fuerzas armadas y transformarlas en simples elementos policiales represivos en donde la custodia del país, "la seguridad territorial" seria cedido bajo responsabilidad del ladrón Yanqui ¡Zamuros cuidando carne! En aquellas épocas solo se hablaba de la lucha contra el narcotráfico, y muchas veces, ni de esto último. Solo la DEA (agencia norteamericana, que han sido denunciadas por varios periodistas y ONG's de ser cómplices de las grandes mafias y carteles del narcotráfico) se encargaba, por parte de los gobiernos pasado, de este mal, mientras la clase política burguesa se ocupaba de robar.

No fue, sino, hasta la llegada de la revolución al poder cuando se redefinen nuevamente los conceptos anteriores que, afanosamente, fueron tergiversados, trivializados y enterrados. Es ahora cuando el tema de la problemática del Sur del país toma importancia fundamental, y es atendiendo efectivamente.



Un nuevo frente de batalla

La Revolución Bolivariana ha demostrado, en su devenir, que no se detendrá en su empeños hasta no ver nuestra patria verdaderamente liberada de los intereses bastardos imperialistas; hasta no lograr la igualdad y la fraternidad tan reclamada y añorada por sus buenos hijos; y construido la Patria Grande soñada por nuestros libertadores, aunque esta titánica tarea implique enfrentarse al mismo demonio. Ya las consecuencias y las amenazas del imperio por esta determinación ética y moral; de firmeza y finalidad revolucionaria; de verdadero amor desprendido y desinteresado hacia el pueblo la hemos estado experimentado todos los venezolanos.

Desde su llegada al poder por la vía pacifica electoral, el Gobierno Bolivariano y revolucionario que dirige el Comandante Hugo Chávez Frías, ha sido el más sitiado y amenazado, como nunca antes había ocurrido en la historia del país, por las inescrupulosas fuerzas externas (del imperialismo) y sus extensiones internas. La dialéctica del proceso revolucionario y la lucha de clases; su ritmo lo ha determinado, siempre, nuestro adversario de clase: la burguesía. No podían abrirse nuevos frentes de batallas si antes haber librado victorioso otros frentes de mayores importancia. De las constantes arremetidas contra el ordenamiento legal, el Golpe de Estado, año 2002, y por el sabotaje terrorista de su industria petrolera (2002-2003) se lograron recuperar para la revolución a las Fuerzas Armadas Nacionales y la industrias petrolera del país (PDVSA) que yacían en manos de apátridas. Pasado lo pasado ¡Ahora si! Ya era tiempo de emprender esta esperada batalla por la recuperación total de esos territorios.



Para comprender el tema que trataremos en lo adelante, es importante recordar algunas informaciones y datos muy ilustrativos sobre este problema, que nos permitirán ubicarnos mejor en su contexto. Veamos.

Según datos conocidos por estudios realizados y divulgados por diferentes Entes del Estado venezolano, tenemos:

Nuestro país cuenta con una superficie territorial de 916.445 Km2 (esta medida no incluye los territorios en reclamación de la Guayana Esequiba, ni el Mar territorial) y una población de aproximados a los 28,3 millones de habitantes (según el Instituto Nacional de Estadísticas INE). Sólo dos en (2) de los veintitrés (23) Estados que conforman al país, ubicados en la región Sur del territorio nacional los Estado Bolívar y Amazona contienen más del 60% del territorio nacional. En ellos sólo habitan (según estudios recientes) cerca del 10% de la población total de Venezuela. Mientras que en el resto del país, en los veintiún (21) Estados restantes que comprenden el 40% del territorio nacional se encuentran el casi 90% de la población del país. Esto quiere decir que la región Sur del país son territorios prácticamente deshabitados. Según estimaciones hechas por el General Ascanio: “sólo 2 habitantes/ Km2, y la habitabilidad se dificulta debido a que la accesibilidad (transporte) sólo puede realizarse por medio fluvial y aéreo, sumado a ello, las carencia de redes de abastecimiento de combustible en la zona lo hace más inhóspito (...)”

Era claro que nunca en el pasado los gobiernos sucesivos de las viejas clases burguesas dirigentes (AD y COPEI), en más de cuarenta años de “democracia” burguesa, se habían preocupado por resguardar la seguridad de ese territorio. Veamos lo que nos cuenta el General más adelante:

“El total de nuestra población indígena en el país apenas alcanza los 520 mil personas. En las zonas correspondientes el macizo guayanés y la amazona del territorio nacional se encuentran, apenas, 120 mil indígenas del total nacional… ¿Quién hace cumplir sus derechos y garantías sociales consagrados en nuestra constitución?” (…)



“En las diferentes zonas de esa región nos hemos encontrado con que la mayoría de nuestros indígenas no cuentan con documentos de identidad; que no están registrados como ciudadanos venezolanos que lo son (…) Nos hemos encontrados con niños indígenas con altos índices de desnutrición” (…)

“Si la presencia del Estado y sus Entes reguladores, rectores, judiciales y policiales ¿Cómo se pueden controlar los ingentes recursos económicos que anualmente el Gobierno destinan a proyectos presentados por los alcaldes y gobernadores por el FIDES?” (…)


La ilegal explotación minera en el Macizo Guayanés

Mucho se ha denunciado sobre la ilegal explotación minera de esa parte del territorio nacional. Ingentes recursos naturales minerales, fundamentalmente (oro y diamantes) les son confiscados (robados) diariamente a la nación por grandes consorcios transnacionales norteamericanas y sionistas frente a los ojos cómplices de muchos funcionarios corruptos de la vieja Guardia Nacional y del Ejército que, aun persisten camuflajeados dentro del naciente componente militar bolivariano.

Vale decir, también nuestra lumpen-burguesía posee grandes intereses en esta región, aunque no menos significativa en comparación con las grandes transnacionales. Golpistas como los Toros Hardy, Tejera París, los Cisneros, son participe de importantes concesiones que les fueron otorgados en el pasado por sus compinches adecos y copeyanos de la 4ta República.

Según el Diputado Adel el Zabayar –diputado a la Asamblea Nacional por el estado minero Bolívar y miembro de la comisión parlamentaria permanente de Energía y Minas- en una de sus varias entrevistas concedidas a la prensa venezolana dijo: “Se estiman son sacados de entre 130 a 170 toneladas de oro al año, pero no existen cálculos confiables de la extracción de diamantes (…) No hay una cifra exacta. Es tanta la anarquía en materia de oro y diamantes que realmente no se conoce cuanto sale. Hay un estimado (…) los diamantes venezolanos son cotizados en las bolsas de Israel y Bélgica, pero en las aduanas nacionales nunca se reporta la salida legal. Esto es absurdo y preocupante (…) el 90 por ciento del diamante y el oro no pasa por registros, posiblemente me quede corto: algunos aseguran que podría llegar hasta 95 por ciento. Si la situación sigue así es preferible paralizar toda la producción.”

Estas informaciones son corroboradas, incluso, hasta por organizaciones internacionales que conocen acerca de esta problemática nacional, y que se repite en otros países en donde el contrabando de los llamados “diamantes de la guerra o sangrientos”, fueron explotadas y traficadas para financiar guerras civiles y grupos paramilitares para destruir a países como Angola, Costa de Marfil, República Democrática del Congo y Sierra Leona. La organización no gubernamental canadiense Partnership África Canadá (PAC), es una de ellas.

Esta organización (PAC) que promovió el Proceso de Kimberley, un acuerdo de gobiernos, la industria diamantífera internacional y entidades de la sociedad civil, respaldados por las Naciones Unidas para frenar el contrabando de diamantes con fines bélicos, su coordinador de investigaciones Lan Smillie, en una entrevista concedida a “Tierramérica”, dijo de Venezuela, lo siguiente:

“Estas piedras son extraídas a cielo abierto en Venezuela y contrabandeadas hacia Guyana y Brasil.” (…) “Los bandidos sacan diamantes venezolanos del país y se los venden a otros ladrones.” (…) “En los últimos dos años, Venezuela no reportó ninguna producción de diamantes al Proceso de Kimberley, pese a una extracción anual calculada en entre 15 y 30 millones de dólares” (…) “De modo simultáneo las exportaciones de diamantes de la vecina Guyana crecieron en una cantidad comparable a esa en los últimos dos años” (…) “El gobierno venezolano debe despertar y controlar su industria diamantífera”, agregó Smillie.

Es posible imaginarse, asistiendo en las experiencias de África, que los diamantes y el oro robado por estas empresas transnacionales pudieran estar siendo utilizados para financiar a la oposición y a las fuerzas paramilitares mercenarias quienes se han infiltrado en el país (según denuncia el intelectual y periodista Luis Britto Gracia) para atentar, en cualquier momento, contra la vida del Presidente (un magnicidio) o contra la vida de cualquier venezolano.

Según varios reportes de prensa internacionales, Venezuela llegó a ser en 1989 el segundo gran productor de diamante del mundo. Pero deberíamos preguntarnos ¿Se beneficia, acaso, el Estado, y a través de él, el pueblo, en alguna medida, por la explotación de estos recursos?

El Centro de Información y Documentación Empresarial sobre Iberoamérica, por sus siglas reconocido como (CIDEIBER), al respecto ha divulgado lo siguiente: “Las áreas de explotación aurífera más importantes del país se localizan en El Callao, Kilómetro 88, San Salvador del Paúl, Guainiamo, Icabarú, El Dorado, Gran Sabana y Alto Caura (…) Venezuela tiene reservas probadas de oro que sobrepasan las 10.000 toneladas. En el año 1994 se alcanzó una producción de 10 toneladas (…) Entre la producción de piedras preciosas cabe destacar la de diamantes, que en el año 1995 alcanzó los 296.000 quilates El área diamantífera de Venezuela se localiza en la cuenca del río Caroní, en el estado Bolívar y la Amazona venezolanas”.

Las empresas transnacionales y sus instituciones mundiales como la CIDEIBER, conocen más de los recursos que se encuentran y se explotan en el país, que el propio Estado venezolano.

Muchos estudiosos del tema, en el país, creen -entre ellos el General Ascanio-, que: “en oro y diamantes, Venezuela pudiera extraer el equivalente al ingreso petrolero”. Lo cierto, es que las cifras de extracción de estos minerales son desconocidas por el mismo Estado, pero esta suposición no se aleja mucho de la realidad.

Se calculan que existen entre 30 a 40 mil personas son las que ejercen la actividad de explotación minera (oro y diamante). Según el General (-estas no son palabras textuales-): “los intereses de 40 mil personas no pueden sobreponerse a los intereses de las 27 millones de personas que integran al país (…) que los grandes contrabandistas y capataces de las transnacionales que roban nuestros recursos poseen equipos sofisticados para la explotar fuera de sus aéreas de concesiones, helicópteros, avionetas y tecnología de telecomunicaciones de punta (teléfonos satelitales) para avisar a tiempo a los mineros y a sus capataces cuando nuestras fuerzas armadas realizan una incursión (...) cuando los agarramos con las manos en la masa se defienden, astutamente, argumentándose y amparándose en nuestras leyes diciendo que estos equipos son propiedad privada (...) la complicidad con algunos órganos del Estado es descarada.”

La consecuencias de esta incontrolada explotación minera son devastadoras. el Mercurio y la deforestación de arboles en tierras ácidas, sobrepasan el grado de lo alarmante; la contaminación ambiental y del pobre trabajador minero, la inseguridad social, es el único “usufructo” que le queda al País.

La mayoría de los trabajadores mineros provienen de los extractos más humildes de la población quienes sólo cuentan con su fuerza de trabajo para subsistir. Una gran parte de ellos son extranjeros. Muchos son de origen brasileño y de otras nacionalidades, pero que han obtenido su nacionalización. Todos ellos, junto a muchos oriundos venezolanos, también son víctimas de la más vil explotación por parte de las grandes transnacionales y los contrabandistas para quienes trabajan. Entre estas empresas transnacionales explotadoras encontramos la FM (de capitales sionistas) y Cristalex (de capitales canadienses y norteamericanos, con cierta participación nacional).




Según fuentes del información del mercado nacional, el oro es cotizado en el país al precio aproximado de 60 Bs.F./grs. Pero los grandes contrabandistas sólo pagan al pobre trabajador minero 25 Bs.F./grs. Por otra parte, la onza de oro en el marcado internacional experimentó un alza impresionante, de 300$/onza que era su valor de mercado, hoy se encuentra en 1000$/onza. Esta es la razón fundamental por la cual los grandes contrabandistas internacionales prefieren sacar el mineral del país. Es por esta razón que el control de su mercado por parte del Estado adquiere una importancia económica estratégica.

Aquí valdría preguntarse ¿Qué hace el actual Gobernador Francisco Rangel Gómez en pro de ayudar en solucionar esta problemática? Nada al respecto. Incluso, muchos lo acusan de ser cómplice por omisión y acción cuando, de manera descarada, apoya a los bandidos de las transnacionales. Así nos lo dice el Diputado Adel El Zabayar, cuando en una entrevista concedida a la página Web www.aporrea.org refiere: “La mas fuerte es Cristales, muy beneficiada por este gobernador y que la defendía como si fuera su abogado de la misma. De igual manera la empresa minera Hecla, la cual hemos señalado son los principales propiciadores de la anarquía minera. Esas empresas necesitan mantener una crisis en la región por la razón muy sencilla de que con esos elementos de incertidumbre les justifica ante los tribunales la razón de no operar ni cumplir con sus obligaciones con la República.”


Retomando el tema inicial:

De la expulsión de las Nuevas Tribus

Coincidiendo con el día de la resistencia indígena, la salida de los grupos “misioneros” mejor conocidos por el nombre de “Nuevas Tribus” fue anunciada al país el día 12 de octubre de 2005 por el mismo Presidente Hugo Chávez.

Ya muchos intelectuales, periodistas y líderes políticos del país han hablado y denunciado sobre los propósitos verdaderos de estas personas -ciudadanos norteamericanos, especialmente, pero también los hay de otras nacionalidades- que vienen al país encubiertos, bajo una supuesta misión humanitaria, para evangelizar y “culturizar” a los salvajes –tal como ellos mismos nos lo cuentan- a nuestros indígenas aborígenes.

Resumiendo. Para definir a estas agrupaciones valga remitirnos a las palabras certeras del Comandante Chávez cuando, en una alocución presidencial, los califica de: “verdadera penetración imperialista de la CIA, que se llevan información estratégica de nuestro país”.

Es justo reconocer que muchas de estas personas (no así la mayoría) cumplen un misión sin conocer, siquiera, a los verdaderos intereses para quienes trabajan. Muchos de ellos creen estar cumpliendo una misión verdaderamente “humanitaria” y “cristiana”, y no comprenden que están siendo manipulados, engañados en su buena fe; que hacen de 5tas columnas de las grandes transnacionales y de la Agencia de Inteligencia Americana (CIA) y el Mossad israelí. Pues, así funcionan los sistemas de inteligencias, “Es malo saber mucho”.




No por casualidad la mayoría de los misioneros poseen estudios en geología, geofísica y bioquímica. Sus trabajos, además de la recolección de información vital sobre la ubicación geográfica de las riquezas (energéticas, minerales y biológicas) explotables por los capitales, también se perfilaban en infundir una nueva religión y cultura para esos pueblos, alejada de lo nativo, lo autóctono y acorde a lo occidental. La estrategia es simple: divides y reinarás. Sólo colonizando sus mentes el imperialismo podría lograr sus objetivos ulteriores: el secesión de esos ricos territorios venezolanos, “un nuevo Kosovo, esta vez en Venezuela”.

Estas misiones “evangelizadoras” de la CIA concibieron el éxito de sus funestos planes desarrollando un misión “humanitaria”, aprovechando nuestras carencia como Estado de velar por la salud de nuestros indígenas. Estas misiones penetraron a través del dolor, calmado a los enfermos, hablando en sus propios dialectos y predicando con el “ejemplo”. Curaban y experimentaban con nuestros indígenas; y se ganaban sus corazones.

Ese mismo año en que fueron expulsadas de las zonas indígenas estas agrupaciones, un artículo publicado en el diario VEA rescató una denuncia realizada en el pasado, que rebelaba: “la campaña de vacunación realizada por Nuevas Tribus fue en realidad un experimento para inocular el virus del sarampión entre los yanomamis, una etnia que posee 77 por ciento de inmunidad innata a cualquier tipo de endemia, lo que provocó la muerte de decenas de esos indígenas”.

Hoy el imperialismo, a través de estos “misioneros” (verdadero agentes encubiertos de la CIA), no han echado atrás en sus peligrosos planes previstos para estos territorios. Aunque ya estas misiones denominadas “Nuevas Tribus” han sido expulsadas de los territorios indígenas, muchos de sus integrantes cuentan con la nacionalidad venezolana y han hecho familias en el país, y lo peor, han cambiado, astutamente, la figura jurídica y el nombre de la misión inicial (“Nuevas Tribus”), y divididos en varias otras agrupaciones. Una de ellas es la llamada PADAMOS, aunque instalada fuera de los territorios indígenas, constantemente hacen acto de presencia en ellos justificándose en la misma supuesta “Misión Humanitaria”, atendiendo a nuestros indígenas enfermos.

Pero ya no les resulta fácil seguir desarrollando sus planes tal como lo venían haciendo hasta ahora. El Estado venezolano, a través de sus fuerzas armadas, se encuentran constantemente haciendo acto de presencia en estas zonas. Conscientes de la situación y sus debilidades han diseñado un plan de asistencia en salud, educación y seguridad territorial para esos territorios olvidados; se han eliminado un gran número de pistas clandestinas de aterrizaje donde se creen son utilizadas para el trafico del oro, diamantes y la droga; Bases aéreas y radares se encuentran, también, se encuentran instalándose en distintos puntos de esa región. Este plan lleva por nombre exitoso: “Recuperación de las fronteras Sur”. Falta un mundo por hacer. Los problemas de la anarquía en la explotación minera, el robo de los minerales y piedras preciosas por las transnacionales y contrabandistas quedan aun pendientes, pero existe la determinación en acabar con ellos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7138 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad