El Descubrimiento de América, el Incendio del Reichstag, Pearl Harbor, las Torres Gemelas, ¿qué viene después?

El martes, 17 de mayo de 2006, en un artículo publicado por Mathaba.Net, expliqué la esencia terrorista de la mayoría de los engaños políticos utilizados por los regímenes fascistas o imperialistas:

“En realidad, Cristóbal Colón no descubrió nada en absoluto, sólo que con él se fabricó el mito capitalista colonial imperialista más grande de todos los tiempos, por medio de la educación, socialización y diseminación de mentiras por parte de los medios de comunicación internacionales. Esto es una mega mentira mucho más grande que los cuentos fantásticos del ‘Incendio del Reichstag’, de ‘Pearl Harbor’, de las ‘Torres Gemelas’ y de Chávez, el ‘gran dictador’”. http://mathaba.net/0_index.shtml?x=537389

Claro, hoy por hoy, todos los científicos y sociólogos serios saben, que fueron los pueblos africanos y árabes que estaban visitando al Caribe y a Centroamérica, siglos antes del sangriento genocidio de la conquista de las Américas, por parte de Cristóbal Colón (ibid.). Todavía en escuelas y colegios se les enseña una y otra vez a millones de estudiantes esta gran mentira, creada hace medio milenio. No es extraño que éstos no cuestionen las mentiras sobre el 11 de septiembre.

Como sabemos, en Alemania, los nazis llegaron al poder el 30 de enero de 1933. Poco después, el 27 de febrero de 1933, fue incendiado el Reichstag, el parlamento alemán. Los líderes nazi, a través de sus poderosos medios de comunicación de masas, acusaron inmediatamente al partido comunista alemán (KPD) de haber cometido este crimen. Utilizaron un método fascista típico, acusando a la oposición de izquierda de los crímenes, los cuales ellos mismos, los nazis, estaban cometiendo; según su propaganda, el incendio fue una señal para el lanzamiento de una rebelión comunista, planificada ya desde antes, contra el pueblo alemán de raza aria. Claro que esto fue una estupidez política, porque la KPD en este tiempo no estaba en una posición histórica favorable como para organizar una rebelión social internacional que tuviera éxito.

Lo que sí estaba planificado desde hace mucho tiempo era lo siguiente: para controlar a un pueblo, era pertinente el “control de su educación” (Hitler). Una condición sine qua non para la introducción del fascismo en Europa y otras partes era, que la mayoría de la gente tenía que creer en las “ideas dominantes de las clases dominantes” (Marx). Desde el desarrollo de las ideas brillantes de Platón en su “República”, de Maquiavelo en su “Príncipe” y de Thomas Hobbes en su “Leviatán”, fueron la socialización, la cultura, la religión y la ideología metropolitana, las que fabricaron los mitos para preservar y fomentar el capitalismo mundial. La verdad se convirtió en su opuesto, en un engaño, un mito, una mentira, en la verdad dominante de las clases dominantes. La mayoría absoluta de los alemanes creyeron en todo aquello propagado por los nazis, y luego, durante el holocausto de millones de comunistas, africanos, gitanos, trabajadores radicales y judíos, nadie no vio nada, ni escuchó nada ni olió nada. Los alemanes estaban convencidos de que sólo grandes dioses, grandes hombres, grandes ideas y grandes razas hacen la gran historia.

¡Cualquier semejanza con eventos actuales y con los grandes hombres alrededor de los sucesos del 11 de septiembre, es pura coincidencia!

En la Alemania nazi, después de haber creado el pretexto apropiado, entre el 30 de junio y el 2 de julio de 1934, se produjo la ‘noche del puñal’ o la ‘Operación Colibrí’, donde se ejecutaron por lo menos 85 oponentes políticos. Sin embargo, la mayoría de ellos eran miembros del batallón de asalto (SA), una organización paramilitar nazi, liderada por Ernst Röhm. Continuó la cacería de brujas y la cifra final de los muertos probablemente alcanzó los centenares, también se arrestaron miles de oponentes del régimen, tarea, que fue llevada a cabo por la temida GESTAPO (policía secreta del Estado). Todo esto tenía por consecuencia la ‘noche de cristal’, donde se masacraron miles de judíos, como también la construcción de los crueles campos de concentración y la ejecución del horrible holocausto judío.

Hoy, en estos momentos, en todas partes vuelven a aparecer señales apocalípticas de un venidero holocausto nuclear, que sólo se puede evitar, si logramos parar el fascismo mundial aquí y ahora.

De manera similar, en la ‘noche de cristal’ de Indonesia, en Yakarta y otras ciudades, entre el 1 de octubre de 1965 y abril o mayo de 1966, los regímenes militares ultraderechistas de los generales Nasution y Suharto usurparon el poder político y masacraron brutalmente a un millón de ‘comunistas’ con la muy probable ayuda y el aval anticomunista de los Estados Unidos.

Algo similar estaba en el orden del día durante el golpe militar en Venezuela entre el 11 y 13 de abril de 2002. Y este peligro sigue vigente hasta el día de hoy.

En última instancia fue el capitalismo imperialista monopolista el cual dentro del contexto de la gran depresión estaba mostrando su verdadera mueca ‘democrática’: la verdad del ‘Incendio del Reichstag’ era simplemente la producción de un pretexto, de un ‘11 de septiembre’, para perseguir y eliminar cualquier acto revolucionario o idea emancipatoria que podría negar dialécticamente el capitalismo mundial, es decir, para erradicar el socialismo científico y filosófico viviente y siempre verde, el Fénix de los trabajadores, el marxismo. Muchos de nosotros no saben qué es el marxismo, la negación del capitalismo, pero sabemos qué es la explotación económica de la naturaleza y la sociedad, la dominación política, el estado burgués ‘democrático’, la discriminación social de los trabajadores, campesinos, grupos minoritarios, mujeres, niños y los ‘condenados de la Tierra’, el racismo, el militarismo genocida y la alienación humana. Bueno, el único socialismo que vale la pena de realizar, donde vale la pena luchar, vivir y morir, es exactamente el opuesto de todo esto, es la emancipación creativa y creadora.

Si no se niega y se aniquila cualquiera de los crímenes sociales anteriores, entonces no se puede hablar de socialismo, y esto vale para cualquier sociedad.

El estalinismo no calificó para un sólo esfuerzo socialista y emancipatorio. Además, el capitalismo nunca le permitió al socialismo realizar su esencia revolucionaria. Atacó cualquier esfuerzo socialista y lo botó al basurero de la historia.

Sin embargo, después de los dos crímenes más grandes del siglo XX, que fueron Hiroshima y Nagasaki, y la masacre de Indonesia, se lanzaron más pretextos descarados contra las fuerzas anti capitalistas, incluso contra competidores imperialistas por la hegemonía mundial.

Durante la Segunda Guerra Mundial intra imperialista, el presidente Franklin Delano Roosevelt necesitaba un pretexto para entrar a la guerra y para sumarse a los aliados en la lucha contra las llamadas 'poderes del eje', así que se les ‘permitió’ a los japoneses que atacasen a Pearl Harbor. Sabemos lo que siguió, incluyendo las pruebas innecesarias de las bombas atómicas encima de Hiroshima y Nagasaki.

De manera similar, en Vietnam, cuando el entonces presidente de los Estados Unidos, Lyndon B. Johnson quería extender la guerra, podíamos presenciar la versión ‘Golfo de Tonkin’ de las agresivas maquinaciones imperialistas. En lo que a los llamados “ataques enemigos a algunas lanchas estadounidenses” se refiere, más tarde los expertos comprobaron, que los ‘botes enemigos’ detectados por la Marina estadounidense, eran en realidad sólo rayos de radar reflejados por grandes olas del océano. Pero para Johnson esto era suficiente para atacar los Viet Minh y los luchadores por la libertad del Viet Cong.

En el Caribe, en Granada, el gran vaquero Ronald Reagan creó el primer pretexto humanista para la invasión militar y el genocidio: salvar a los estudiantes de medicina estadounidenses del ‘régimen terrorista’ del presidente Maurice Bishop. ¿Por qué? En octubre de 1983, para distraer la atención de los severos ataques a las barracas de la Marina estadounidense en el Líbano, donde centenares de soldados ‘guardias de la paz’ fueron matados, los Estados Unidos urgentemente tenían que inventar otro pretexto para la invasión criminal. Además, porque Granada cultivaba relaciones amistosas con Cuba, los Estados Unidos inventaron la próxima mentira y afirmaban, que los cubanos estaban construyendo un gigantesco aeropuerto en Granada para permitirle a la Unión Soviética invadir a Sudamérica. Claro, ambas mentiras no tenían nada que ver con la realidad, sólo formaron la ‘verdad dominante’ de una ‘clase dominante’ en Washington.

Los pretextos vacíos más recientes en torno al terrorismo internacional árabe, en torno al 11 de septiembre, a Osama bin Laden y Al Qaeda, en torno a la posesión o al desarrollo de armas de destrucción masiva en Afganistán, Irak e Irán, son bien conocidos.

Los medios de comunicación de masas nacionales e internacionales controlados por los poderes imperialistas están construyendo de manera muy cuidadosa la mentira del ‘dictador’ Hugo Chávez, de su supuesta conexión con el narcotráfico y tráfico humano internacional, como pretexto para la intervención militar en función de adueñarse del gas, petróleo, biodiversidad, minerales y metales estratégicos, agua y oxígeno venezolanos. Precisamente esto vale también para los gobiernos actuales de Cuba y Bolivia.

Lo realmente peligroso es el hecho de que la mayoría absoluta de la población mundial, incluyendo presidentes y académicos, siguen creyendo en todas esas mentiras estadounidenses, de verdad creen en la conspiración árabe de Osama bin Laden. Si ya no somos capaces de pensar por nosotros mismos, si ya perdimos esta característica humana específica de la razón, entonces el holocausto mental ya ha destruido gran parte de la humanidad.

¿Cuál sería el próximo pretexto para las múltiples invasiones militares estadounidenses? Democráticamente hablando se le acaba el tiempo al presidente George W. Bush, militarmente hablando le queda un mundo por conquistar y por destruir.

Original en Inglés: Discovery of America, Reichstag Fire, Pearl Harbor, Twin Towers ... what next?
http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=76803

tennyson@franzlee.org
http://www.franzlee.org


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6269 veces.



Franz J. T. Lee


Visite el perfil de Franz J. T. Lee para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franz J. T. Lee

Franz J. T. Lee

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a44520.htmlCd0NV CAC = Y co = US