El tercer Anticristo sí reside en los EEUU...

El presidente George W. Bush asegura –con cínico yerro— que la guerra contra el terrorismo es ideológica. Como la que llevaron a cabo contra el nazismo y el comunismo (¿?) La estrecha colaboración con el régimen de Hitler que realizaban el abuelo y el bisabuelo –a través de dos diferentes linajes— del actual presidente George W. Bush (Dubya) data desde mucho antes del propio ascenso de Hitler al poder. Los Harriman, Prescott Bush y George Walter (bisabuelo y abuelo de Bush Jr) no sólo habían establecido lazos con Hitler, sino también con Mussolini…

Al tercer Anticristo se le distinguirá por dos cosas, según el Apocalipsis: una herida severa y el número 666.

Tanto la Bestia del Apocalipsis como las visiones de Daniel representan a las naciones modernas que controlarían el mundo en los Tiempos Finales. Muchos expertos en teología concuerdan hoy en que la Bestia de diez cuernos del Apocalipsis es la actual Comunidad Económica Europea (CEE) o Mercado Común, que se estableciera mediante un tratado firmado en Roma en 1957 (la ciudad de las siete colinas profetizada en el Apocalipsis).

Sin embargo, de acuerdo con la misma profecía, quien controla estos diez cuernos es la Bestia misma, que de acuerdo con muchos teólogos serían los EEUU, cuyas decisiones económicas afectan a todo el mundo, como se viera durante la depresión de los años 80 y, más reciente ahora en el mes de septiembre de 2007, la brutal caída de las Bolsas estadounidenses por el caso de la debacle inmobiliaria especulativa.

Las fortunas del Imperio Norteamericano no sólo ejercen su influencia sobre el “Mundo Libre”, sino también sobre las economías de los países del bloque comunista, como lo señalara en década reciente Stanley Karnov: “La economía norteamericana no es solamente la más poderosa de la Tierra, sino también la “locomotora” que arrastra el resto del mundo.

Más allá, el Apocalipsis declara que los “reyes” de los diez reinos de los Tiempos Finales tendrán autoridad por un corto tiempo, “conjuntamente con la Bestia tendrán una misma idea y le traspasan su poder y autoridad a la Bestia… hasta que se cumplan las palabras de Dios” (Apoc. 17,12-18). En el pasado había algunas dudas en cuanto a esta interpretación de la Bestia de diez cuernos, puesto que la Comunidad Económica Europea no tenía sino nueve miembros. Mas ellas se disiparon con la adhesión de Grecia en enero de 1981, su décimo miembro.

No obstante, a nivel micro, es cierto que en La Biblia se encuentran varias referencia que indican que habrá un individuo en particular, durante los Tiempos Finales, que será el epítome del anticristo del movimiento anti-Dios. Nostradamus habla de tres notorios y crueles gobernantes o anticristos. Los dos primeros llegan a ser nombrados: Napoleón y Hitler, cientos de años antes de que nacieran.

En lo concerniente al último anticristo, parece haber bastante confusión respecto de su país de origen. Pero Nostradamus se encarga de darle sentido a esta incertidumbre, y en unas de sus cuartetas dice que, después de un período de intensa quimicalización o de contaminación química, un líder americano controlará o ejercerá gran influencia en Gran Bretaña. Tal es la cuarteta que reza como sigue:

Habrá un jefe de Londres del gobierno de América.

La isla de Escocia os la pavimentará con hielo.

Tendrán a Reb por Rey, un Anticristo muy falso,

Que le causará conmoción a todos

Para obviar un poco sobre el significado de cada línea sólo me voy a referir a la tercera línea, en la que se indica que será un Anticristo muy “falso”. La palabra del francés proviene del término latino “falsus” que significa engañoso. De ahí que será un anticristo engañador, que dirá una cosa y hará lo contrario. Es así que se concluye por análisis y analogía de teólogos y eruditos, que esta cuarteta indica una estrecha asociación “entre las dos grandes democracias anglófonas (Estados Unidos y Gran Bretaña), dirigidas por un presidente americano que aparenta ser puritano (caso de Bush Jr.) y que de alguna manera está vinculado con “la isla de Escocia”.

Otra descripción final del Anticristo se puede encontrar en Daniel, quien declara que: …”un rey de expresión intrépida va a aparecer. Su poder será grande, causará terribles destrucciones y tendrá éxito en lo emprenda, destruirá tanto a los poderosos como al pueblos de los santos. Con su llegada hará que el engaño prospere bajo su mando, en tanto que, para sus adentros, se magnificará a sí mismo. Cambiará los tiempos y las leyes, transformando lo justo en injusto y lo injusto en justo. Destruirá a muchos sin advertencia previa e incluso se levantará en contra del Príncipe de príncipes; hasta que sea derrotado, mas no por mano humana”. Esto último indica que el Anticristo será destruido por Dios, no por un ser humano.

José Agapito Ramírez


Esta nota ha sido leída aproximadamente 27757 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: