Diálogos de paz sí, pero…

"La hipocresía se manifiesta en las personas que te aman sólo hasta cuando tu presencia les resulta útil; su lealtad termina cuando no pueden sacar más beneficio"

ANONIMO

"Camarita, camarita… Cada vez que inicia una nueva etapa, en la vida republicana del país, sale a relucir la necesidad de la reconciliación y la paz, y entonces aparecen las famosas «mesas de diálogo», casi siempre propuestas por el gobierno, antes por el eterno comandante Hugo Rafael y ahora por Nico, y la mayoría de las veces pateadas por los representantes de la lacaya y rancia derecha apátrida criolla. ¡Y ni siquiera pueden negarlo! Ojo, al parecer existe un segmento de la oposición venezolana que desea luchar por la solución verdadera de los problemas que nos agobian y cuyas causas conocemos los que los padecemos aquí en el país. Ojalá y resulten ciertas las intenciones que asomaron. ¡Ojalá y podamos concentrarnos en el futuro! Que Nico, todo el venezolano de a pie, y los recién instalados diputados en la Asamblea Nacional, se enfoquen en ese un solo futuro; que podamos librar gloriosas batallas al grito de "caminemos juntos hacia la revolución del Siglo XXI"; que cuando ondeemos nuestra bandera, todos estemos unidos bajo su sombra porque todos cabemos allí. El camino no está libre de problemas. No hay que perder el ánimo, no hay que abandonarse. El camino no está libre de enemigos, pero no por eso hay que detenerse; lo que aligera el camino es la intención del viajero. No permitamos, no dejemos, que se apague nuestro fuego, nuestra luz. ¡Que la razón y la justicia sean nuestro norte, junto a la libertad, la dignidad y la soberanía! Se pueden curar las heridas del cuerpo con ungüentos, pero las heridas del alma se curan compartiéndolas. Tenemos que estar claros en nuestros principios y deseos. Que ni siquiera el sueño de la muerte nos mueva a traicionarlos. Dejemos que el sueño de nuestra revolución viva en nosotros. Que nuestro camino esté lleno de victorias y nuestras convicciones permanezcan incólumes. El sueño de la muerte está prohibido hasta que nuestros enemigos se rindan, a menos que nuestras mujeres y niños duerman en paz. Les hablo de esto porque deseo que vean y entiendan el alma del enemigo. Si nosotros perdemos esta guerra, toda la América sufrirá situaciones similares, salvo el agresor. Las generaciones que vendrán después de nosotros, padecerán más dificultades que las que nosotros hoy padecemos. ¿Por qué piensan que pueden hacernos creer que no entienden que cada país debe decidir su propio destino? ¿Por qué no entender que cada una de nuestras independencias costó muchas vidas? ¿Por qué tenemos que sentir y vivir como ellos? ¿Son ellos iguales a nosotros o se consideran mejores? No somos ni sus esclavos ni sus sirvientes. Las relaciones se deben dar entre iguales, con respeto mutuo a la creencia, ideología y religión, del otro. Camarita, nuestra misión es dura, muy dura, y nuestros sueños muy grandes. Sí…, muy grandes. Así que triunfamos o morimos en el intento. Disfrutemos lo que tenemos y tratemos de progresar, porque el futuro debe ser nuestro, un futuro próspero. Si empieza una guerra convencional, extrañaremos todo esto y nos abrumará el olor a sangre y plomo como ocurrió en Siria, Libia, Iraq, Yemen, Crimea y todos los pueblos que han sido "salvados" por Estados Unidos de Norteamérica. La desesperación es un pozo tal que si uno cae en él se ahogará. No suelte la esperanza y mírese crecer. Ellos lo saben. Lo que ellos no saben es que nosotros sabemos que ellos lo saben, y que de ese conocimiento es que preparamos nuestra estrategia".

Los oposikakas criollos estuvieron llamando a una consulta "y que popular", para tratar de desmeritar el proceso eleccionario del 6D pasado, del que salieron electos los nuevos miembros que conforman la Asamblea Nacional, que de acuerdo a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, CRBV, deben juramentarse cada cinco años, el cinco de enero. No sabemos los resultados de dicha consulta ni la participación ciudadana porque como de costumbre quemaron los cuadernos con la "data" y que para que el gobierno no pudiera "castigar" a los participantes. Sabemos que nada salió como ellos deseaban por lo que ahora tienen el plan de llamar a protestar en las calles y mentir, necesitan mentir descaradamente, y mucho. Su "genial" idea es crear noticias falsas en sus medios aliados. ¿Cómo se dialoga con gente que sólo busca prebendas y anda siempre con la idea de dañar al pueblo para que éste se arreche con Nico y trate de tumbarlo, para poder llegar al poder? Porque con los votos no pueden.

Les queda alentar a le gente con calumnias a que se rebele. Entre ellos se dicen "tenemos que mentir y mucho. Tenemos que mentir tanto que el próximo titular deberá ser «Maduro intoxicó en Diciembre a la FANB con perniles en mal estado, perniles contaminados». La gente quedará tan confundida que no sabrá que pensar, si es verdad o no, por aquello de la promesa de Maduro de entregar un pernil a cuatro millos de familias venezolanas, para las pasadas fiestas decembrinas. La información de segunda mano no cambiará hasta que haya llegado a todos los municipios del país, bajo nuestra dirección y asesoría. Y si Maduro cumple su promesa, algo que parece imposible, nosotros debemos decir: «Maduro entregó perniles podridos al pueblo venezolano, pero él y su gabinete sí disfrutaron de perniles frescos» Nadie podrá imaginar cuál es la verdad." Se creen Göbbels, con sus principios manipuladores de la información.

El imperio, sus aliados de la Unión Europea y sus lacayos no quieren que hagamos elecciones y desconocen las que hacemos porque no quieren reconocer que aquí hay un gobierno digno, electo por gran parte del pueblo, con el que deben tratar. Mientras tanto sólo queremos construir lo que nos hace falta… y podemos. Queremos vivir en paz. ¿Por qué no nos dejan? Nosotros tendremos éxito en contra todas las dificultades y no les permitiremos entrometerse en nuestros asuntos internos. No quieren que construyamos líneas de ferrocarril para que no podamos transportar rápidamente bienes ni productos agrícolas; no quieren que construyamos hospitales para que el pueblo muera de enfermedades, no quieren que construyamos vías de penetración para que nuestra población no pueda viajar ni transportar sus bienes y productos; la quieren matar de hambruna; no quieren que negociemos nuestro petróleo ni otros recursos naturales, para que no tengamos dinero con el que financiar nuestro desarrollo; no quieren que tengamos nuestro propio satélite para que no tengamos una comunicación fluida con el resto del mundo en tiempo real. ¿Qué más quieren?

Hace años atrás, Obama declaró a Venezuela una "amenaza inusual y extraordinaria" para la seguridad de EEUU. Estableció sanciones contra siete funcionarios por violar derechos humanos y cometer actos de corrupción, acusándolos sin pruebas. Los sancionados, casi todos policías y militares, formaban parte de los organismos de seguridad del Estado, responsables de neutralizar las guarimbas, protestas "y que pacíficas", pero que en realidad eran terrorismo puro. Ahora bandas armadas, tipo guarimberas, y "protestantes pacíficos", simpatizantes del perdedor de las elecciones presidenciales gringas, no aceptan la derrota del loco de Trump y salieron a gritar FRAAAUUUUDE (¿casualidad?) antes de conocerse los resultados, e irrumpieron violentamente en el Capitolio, dejando varios muertos y heridos. Llama la atención que el 20 toma posesión Biden y luego "destituyen" a Trump con el juicio político aprobado. O sea… lo destituyen luego del cambio de gobernante. ¡No les digo yo!

Ante este panorama de los jefes imperiales de la rancia oposición lacaya criolla, cabe preguntar: Mesas de diálogo, ¿con quién?, ¿para qué, ya que si no los complacen en todo las patean? ¿Habrá mesas de diálogo con sus jefes, que significaría reconocer la presidencia de Nico? Existe una nueva oposición venezolana. ¿Será seria en cuanto a esto o regresarán al camino que dejaron? Como puede la historia ser otra que no sea el chavismo y el Polo Patriótico proponiendo diálogo y paz. Salvar la patria es la carga sobre nuestros hombros. Es por eso que no podemos rendirnos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1071 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: