La guerra prolongada y los mercenarios

El cuarteto gobernante de EEUU al hacer público sin ningún desparpajo la dirección  de todas las acciones  políticas, económicas y militares contra Venezuela; le ha impuesto desarrollar una estructura neofascista de mercenarios nacidos  en Venezuela y otros captados en diferentes países. Parte de la directiva  de los dirigentes de los partidos de oposición mas virulentos que viven fuera y en el país son financiados por Trump; esto permite que partidos como AD y copey, sean sepultados como organizaciones partidistas; no así las estructuras plásticas que nacieron  bajo la fecundación del in vitro imperialista; tales como Primero Justicia; y su engendro  Voluntad Popular; células neofascistas que hoy están al servicio de los intereses mas reaccionarios y recalcitrantes que se activan contra el pueblo venezolano.

Esta banda mercenaria merece el repudio y el peso de la justicia venezolana para impedir que nuestro país sea escenario de nuevos crímenes de guarimbas o de actos terroristas o se activen grupos para militares al estilo colombiano que diariamente asesinan uno o dos lideres sociales. Nuestro pueblo ha soportado la agresión financiera, económica y el desabastecimiento de muchos insumos; pero no está dispuesto a soportar  mas agresiones  de estos mercenarios como juanito alimaña y el resto de vende patria que le hacen coro a sus locuras.

Debemos destacar que al pueblo se le esta agotando la paciencia de ver como la complicidad de funcionarios del gobierno, civiles y militares, en sociedad con cómplices negocian productos alimenticios, medicinas, lubricantes  y otros que el gobierno adquiere con todo el sacrificio para combatir la guerra imperialista. En el estado Bolivar la venta de los tratamientos contra el paludismo, que es de exclusivo control por parte del Estado, son comercializados públicamente; llegándose al extremo que en los puestos del bachaquerismo se expenden medicinas con el rotulo de prohibido su venta. En Macagua hay un almacén de medicinas, que supuestamente surten a los modulos del SSO y los CDI; pero estos organismos casi nunca las tienen.

Otras de las mafias que hay que salirle al paso  son a los que distribuyen los lubricantes producidos en nuestras refinerías y que luego son vendidas a precios exorbitantes a los venezolanos y en el peor de los casos han desaparecido. Un cambio de aceite para un vehiculo sale por un ojo de la cara, gracias a los bandidos que dentro y fuera de PDVSA contribuyen con la guerra imperialista, generando desasosiego en el pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 373 veces.



Luís Roa


Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a278918.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO