Santos, si no estuvieran las bases gringas no serías tan valiente

Se ve que Santos, el presidente aquel que una vez se reunió con el líder más grande de Suramérica; Hugo Chávez, en Villa del Rosario Norte de Santander y todo el público que por cierto era inmenso; puro pueblo humilde colombiano, al que persiguió cuando se bajaron de los aviones, aunque usted no lo crea, fue al comandante eterno y no a su propio presidente Juan Manuel Santos. Eso nos indica el poder de aquel humilde personaje, lamentablemente fallecido con Nanotecnología según algunos investigadores. Que todo el mundo quiera darle la mano a Chávez y no a Santos en Colombia, es algo sin palabras y el Santos quedó loco para siempre.

Ahora, guapo y apoyado, bueno lo de guapo es embuste como dice una amiga, porque este hombrecillo del sifrinaje colombiano, de esos que están mandando en Colombia desde que llegó Colón a contaminar todo, parece que solo es apoyado, sin el guapo. Y ahí lo ves diciendo que una vez le dijo a Chávez que la revolución había llegado a su fin; eso no se lo cree ni el mismo y creo que primero abrirá los ojos el pobre pueblo colombiano, que terminarse la revolución bolivariana chavista. Ese pobre pueblo colombiano, de aproximadamente 35 millones de pobres de los 50 millones a los que van llegando. Fíjense sin ir muy lejos, los muérganos del gobierno de Santos, están bravos con el de Nicolás, porque le pusimos un torniquete a la fuga de gasolina sin plomo (la de allá tiene plomo) que producimos aquí con nuestra tecnología, los pimpineros entre otros ladrones, como los taxistas, cuando pueden entrar a Venezuela, vienen se roban la gasolina, por allá al pasar las trochas hacia el país hermano, legalizan el choreo pagando un impuesto a la Alcaldía de Cúcuta y venden los 20 0 30 viajes que hacen al día, a unos señores o señoras que tienen el negocio en unos tanques que no usan las gasolineras entre otros lugares del otro lado de la frontera y luego la exportan, que bolas, como diría mi padre.

Así es la historia, con lo del dólar Cúcuta o eso de que en Cúcuta el Bolívar vale una vaina y en Bogotá otra. Esta historia del aplique económico que triangulan los malandros que lo hacen, desde Bogotá, Miami y Cúcuta, donde entran los políticos malandros de aquí, como Allup, Borges o la familia Machado, CAPriles, López, (son primos) que nos lleva al desastre del Dólar Today. Recuerdo que en el gobierno de Uribe, el presidente del cartel de Colombia-USA, la senadora de Colombia reclamó porqué fue raqueteada en el aeropuerto de Miami, y hubo una protesta diplomática y todo. Fue ahí cuando se dieron cuenta los gringos que no había que atacar a Colombia, sino a Venezuela y fortalecer a Colombia para poder algún día echarnos una vaina los caliches. Que lastima que Simón Bolívar, el único humano llamado libertador, perdonó a Santander y ahí siguen sus hijos jodiendo a Venezuela cuando deberían idolatrar a este pueblo.

Nosotros le dimos la libertad y perdonen que diga nosotros, pero me siento parte porque así como Chávez murió y está vivo en los ojos de todos nosotros, los revolucionaros, así mismo está el Libertador de Colombia. Pero no solo eso sino que con alguna argucia de esas a las que nos tiene acostumbrados los gobiernos de al lado, se tumbaron esa magnífica idea de Miranda sobre Colombeia y sin más se quitaron el nombre que tenían y de un momento a otro, por arte de magia comenzaron a llamarse Colombia, siendo un mega concepto de Francisco de Miranda. No conformes, también se copiaron el tricolor nacional, nuestra bandera nacional, ideada también por el venezolano más universal.

Ahí tienes a la canciller, revisa, sus tatarabuelos ya estaban en la política en la época colonial, traicionando a Venezuela, pregúntale un columnista de Últimas Noticias, que se llama Alí Rojas Olaya y te quedarás boquiabierta o boquiabierto. Entonces te das cuenta del abuso de esta gente y de lo cobardes que son, porque estoy seguro que sin las bases gringas, este premio Nobel de la Paz que se ganó gracias a Chávez, no sería tan valiente y les aseguro que ese premio nobel se lo gana porque gracias a él, los millones de hectáreas de coca y mariguana, de los que viven en las tierras de nuestros vecinos, se han incrementado exponencialmente y sabemos que medio mundo, sobre todo la burguesía mundial, se mete su droga muy de vez en cuando y por eso, los muy verracos, se han ganado canales de ESPN, y tienen anclas colombianas y colombianos en los grandes medios de comunicación y de la noche a la mañana, aquel país, del que huyen millones a Venezuela desde los años 30, con una guerra que ya hoy es un parapeto para poder engañar a los incautos, de que las FARC son las que tienen todo sembrado con matas de mariguana y coca y esto y aquello; es un paro y es que hasta tuvieron un narco paraco presidente, nada más y nada menos que el hijo del hombre que creó y organizó a los paramilitares, el propio padre de Uribe, (paracos). Además creó junto a su primo Pablo Escobar Gaviria, las rutas de transporte aéreo de coca, hacia los UNITED STATES, porque antes de ser alcalde de Medellín, fue controlador de tráfico aéreo de la República de Colombia y después de alcalde fue gobernador de Medellín, lugar donde su famoso narco primo, Escobar Gaviria se hizo uno de los malandros más ricos del mundo, con el cartel de Medellín.

Creo y este mensaje va para los colombianos que tienen que pasar tremendo frío en Bogotá, morir de sed en la Goajira o vender mariguana y cocaína en cualquier esquina de Bogotá, Medellín, Ibagué, Cúcuta, Cali, o sea todo el país colombiano, les tienen lavado el cerebro con los deportes y por eso, el gobierno en vez de hacer viviendas o atender a los enfermos gratis como aquí, les clava puros sueños mediáticos imposibles de realizar, tal vez Nairo Quintana se pueda comprar un Porsche o Radamel Falcao, vivir como un rey en Europa, pero cuantos Colombos, lo lograran.

No se coman el casquillo del Santos envalentonado, cuerpo a cuerpo es un pobre hombre, que ustedes saben muy bien que en la patria de sus libertadores, hay 6 millones de ustedes a los que al narcogobierno colombiano, no les importan ni pio y sabemos que es así y aquí imploramos a Dios porque nunca pase, pero en un supuesto negado, esas bombas no reconocerán colombianos o venezolanos, simplemente explotarán. Ojo Santos que te pueden salir los diablos y llevarte al infierno, ahhh perdón, ya vives en el infierno de un pobre país, "rico en drogas".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1328 veces.



Jorge Osorio Rojas


Visite el perfil de Jorge Osorio Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a245714.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO