Sus antecesores fueron más inteligentes

¡Qué bolas tiene Obama al querer reabrir la embajada estadounidense en Cuba! ¡Cómo es posible que ese hombre no entienda que sus antecesores trataron desde envenenar a Fidel, invadieron a Bahía de Cochino, utilizaron el fabuloso -para época- avión espía U2, durante la crisis de los misiles en 1962 y hasta instauraron una cárcel, Guantánamo, al mejor estilo del campo concentración Nazi en Auschwitz!, por el solo hecho de Fidelillo querer implantar un sistema político diferente al capitalismo ¿O será que en realidad Obama es más inteligente que Kennedy, Ronald Reagan, Jimmy Carter, Bil Clinton, George Bush, padre e hijo, Nixon y pare de contar los inquilinos de la Casa Blanca que pasaron antes que él?, lo pregunto, porque las balas, los bombardeos y el bloqueo comercial no fueron, ni han sido tan efectivos como la publicidad y la sugestión propagandística, a las que se verá envuelta la sociedad antillana.

La historia reconoce que en los países en los que funciona una embajada gringa, esa nación, así como su gobierno corre el riesgo de ser asaltado por conspiraciones y golpes de Estado, por lo que si ocurre con Raúl, a nadie le debe sorprender. Los medios de comunicación internacionales, por su parte: Caracol, Colombia y Teviza, México, dos de las televisoras aliadas a CNN y Fox News en suramérica, han hecho reportes en los que señalan claramente que: “El acercamiento de Washington con la Habana, es una medida para hacer que la democracia regrese a la isla”. “El Gobierno de Obama intenta con el restablecimiento de la relaciones diplomáticas, que en la isla se produzcan elecciones libres, transparentes y universal” y mejor el reporte de todos: “Obama ha dicho que el fin del padecimiento de la sociedad cubana está más cerca que antes”. Qué arrecho, ¿qué quiso decir?, sí quienes pusieron a pasar trabajo a esa gente fue la política exterior de Estados Unidos, desde aquel hermoso mes de enero de 1959; ya veremos a la gusanera mayamera anticastrista y por ende antibolivariana, hacer de Cuba la plataforma para vulnerar, mucho más aún, al poder popular venezolano. O se refirió al “inminente” fallecimiento de Fidel Castro”.

Me gustaría saber qué trama la gran prensa supranacional, ya que aborda ese hecho noticioso con tanto ruido, que uno piensa que como buenos socios de las empresas agrupadas en trust, esperan una buena tajada en la repartición de la isla de Cuba; por ellos entiendo, que el “acercamiento” entre ambas naciones debe ser provechoso para algunos sectores, más que otro, de allí parte que las transnacionales mediáticas asuman la campaña por el restablecimiento de las cancillerías y de la relaciones comerciales. En medio de todo este maremar, están los que añoran y sueñan con una época como la de Fulgencio Batista y lo más seguro es que se les de el boche, debido al deslumbramiento de la opulencia, la tecnología y la comodidad -cosas que a todos nos gusta, estamos claro- el punto es que no debemos vender “nuestra conciencia por el oro y la comodidad, que nos trae sugestionado con modelos importados que no son la solución, no te dejes confundir”, entonando a Rubén Blades; por lo que estoy seguro que los cubanos y las cubanas revolucionarias, con un nivel de madurez política a prueba de un “hot dog” y una Coca-Colas, con el férreo sentimiento Martiniano, no permitirán que la reapertura del Habana Hilton les cambie el pensamiento, pensamiento que gracias a un hombre -con errores y aciertos- hizo de Cuba y del pueblo cubano lo que hoy es: bastión de dignidad. Viva Fidel, viva Chávez, carajo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1230 veces.



Cruz Mario Silva

Representante de Periodista por la Verdad, miembro del Frente de Comunicadores Socialista y de la Plataforma de Periodista Socialistas en el estado Portuguesa. CNP 8739 CRGV 1753.

 periodistacruz@yahoo.es      @periodistacruz

Visite el perfil de Cruz Mario Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Cruz Mario Silva

Cruz Mario Silva

Más artículos de este autor