Tomates, lechugas, huevos y cebollas para el provocador William Brownfield

Comparado con lo que le hacen los gringos a sus enemigos que los convierten en objeto de bombas nucleares, invasiones, guerras, torturas, amenazas, prisiones tenebrosas como las de Bagdad y Guantánamo, al provocador William Brownfield, embajador de Mister Danger en Caracas, no le fue tan mal en Coche. Comida fue la que dieron los caraqueños para que deje de provocar y hacer demagogia y no siga la manipulación contra nuestro gobierno y el Presidente de Chávez. Mientras ellos torturan nosotros le damos comida de la buena.

En manos de un burócrata de la CIA o de los cuerpos de inteligencia del ejército que tienen invadido a Irak, ese sujeto ya estaría amarrado y sometido a salvajes torturas y tormentos como los que hemos visto que se ejecutan en las cárceles de Bagdad.

Acá solo le llueven tomates, lechugas, huevos y cebollas. No faltaron sino unas cuantas flores para el desgraciado Virrey que se cree con la suficiente libertad como para venir a pisotear nuestra soberanía y humillar a nuestras gentes.

La airada reacción ciudadana contra el prepotente burócrata del departamento de Estado es obvia y natural. Brota de la dignidad y conciencia de las comunidades que quieren impedir se mancille nuestros valores y legítimas autoridades.

Altiva también la reacción del Presidente Chávez. Si ese “gringo maluco” va a seguir provocando, mejor que empaque maletas y se vaya cuanto antes de nuestra nación.

Desde luego que este evento no es casual. No es fortuito.

Ojo que esta en curso otra fase de los planes contra la revolución bolivariana. Precisamente en un año en que habrá elecciones para respaldar con 10 millones de voto la presencia del Presidente Hugo Chávez en la primera magistratura de la nación. No podemos bajar la guardia. Día y noche debemos mantener las alertas prendidas.

La rabia y el odio de esta gente resentida y venenosa esta creciendo justamente cuando se consolidan los principales programas de la revolución bolivariana, cuando se profundiza la democracia popular, cuando se organizan nuevas instituciones de gestión popular, cuando se amplia la lucha contra la corrupción, cuando crece el prestigio continental del Presidente Chávez y del gobierno bolivariano.

La mejor manera de parar toda esta provocación es con el pueblo en la calle. Hay que salir a las calles, a las plazas, a las avenidas, de manera organizada y multitudinaria a denunciar todos estos planes, todas estas maniobras miserables que pretenden frustrar las esperanzas y las ilusiones de millones de venezolanos y latinoamericanos.

El papel del pueblo y las masas populares en estas coyunturas históricas es definitivo. Es lo que nos está enseñando los millones de migrantes en las entrañas del monstruo imperialista, que luchan contra los minutamen, sensenbren y murallas antiinmigrantes. Las masas en accion pueden colocar a la defensiva estos planes de atropello y arbitrariedad.

San Cristóbal, 9 de abril de 2006.

http://colpresss.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3090 veces.



Horacio Duque

Politólogo e historiador.

 horacioduquegiraldo@gmail.com      @horacio_DG

Visite el perfil de Horacio Duque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Horacio Duque

Horacio Duque

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a20983.htmlCd0NV CAC = Y co = US