Nicolás tienes que trasnocharte con Kerry

No es posible, no es posible que el Secretario de Estado del imperio
John Kerry, ande perdido en el espacio americano. Pareciera que ese
“valiente soldado” anduviera en un viaje espacial y como se lee por
sus comentarios obtusos, se comunicó con Capriles por onda corta o,
quizás por whatsapp y Capriles le cayó a coba limpia como a él le
gusta y, el muy bolsa con lo grandulón que es se lo creyó y, no
precisó el ridículo en que iba a quedar cuando aterrizó preocupado por
Venezuela y su pueblo sin escarbar en Google a ver qué se dice en otro
entorno y, para enmendarnos ahora quiere las relaciones bilaterales
que, nos pueda meter en su ambulatorio del trajín y de las querellas
diarias con más argucias.

Qué vaina con estos gringos despistados que pierden su tiempo hablando
necedades en torno al basurero mayamero que vive alborotado con su
afán de recoger lo que le tiren por CNN y/o, cualquier otro canal que
le relaje las entrañas de su asco por nosotros los chavistas,
incluyendo a los apátridas que no fermentan en política y lo que
quieren es de diez en adelante con su héroe en el centro.

Jhon Kerry se parece a Guillermo Aveledo soltando pendejadas sin
cogerle costura en que una puntada a tiempo los ponga a girar en
sentido contrario a las agujas del reloj y, no, ellos como si nada,
como si hablaran para la burguesía emblemática de otros confines,
aunque Aveledo tiene chiva de pensador encapuchado y Kerry una sonrisa
que muerde a distancia. En fin, ambos son como pájaros de mal agüero
y, cuando la ponen es del mismo color nada homogéneo que sólo por el
olor se sabe que están podridos de incertidumbre que penetran la
distopía sin ángulo preciso y se incitan sin emoción que desconocen
las alturas de lo humano y, en cada expresión atentan contra la lógica
de la armonía y se comportan como emisarios de la cacología perversa
en su distonía interna.

Y, frase que tiran los yanquis imperiales, inmediatamente nuestros
defensores se parten los sesos en buscar la respuesta que infunda
respeto en vez de invitar a esos personas con todos sus gastos pagados
a que se vengan a convivir con nosotros en cualquier parte del país
con derecho a paseo con pesca de pavón incluida en Bolívar o en
Guárico o en Apure, pero si lo que quiere y le apetece es comer
chicharrón entonces, le sale el Junquito, pero sin conocer como se
baila joropo acá no se pueden ir, aunque no tengan alpargatas y si
quiere filmarnos en taparrabos con taparrabos salimos a ver si
escarmientan y se ponen serios y no juegan sucio, aunque por piedad de
gratitud como a ellos les gusta que los traten, porque ya está bueno
de camunina loca que destiempla al más sagaz de los osados que los
enfrente.

Y, lo otro es que, el Presidente Maduro los invite y los incluya a
tiempo completo en su gobierno de calle y que sean ellos de turno
abierto que se compenetren con lo que ven y oyen y no tengan que
buscar a esos “bichos” de la oposición prepotente que les traduzcan el
abecedario popular de nuestros habitantes y, después de eso una buena
trasnochada con Santa Teresa si quieren a pico de botella y, se le
narra el cuento del indio que orinaba ron y, si aún patalean entonces,
irremediablemente no hay forma ni habrá que entren en razón y de una
vez por todas entiendan lo que pasa en Venezuela con un gobierno más
democrático que el actual, jamás visto en el mundo que eso, les va a
pesar por su mala incomprensión y desatinos seguidos de querernos
aislar y premeditar con planificación golpes.

Y, lo otro que se pudiera hacer, aunque es sumamente difícil por lo
resguardado que están esos machos, sería pisarle los juanetes a ver si
alguna vez se atreven a mirar para abajo y aceptar, tal cual, las
cosas son y, si no que vayan a joder a otra parte que ese es su
trabajo mundial de descomponer y distorsionar a su manera lo que les
plazca. Aunque hay momentos que debemos prestarle atención a la máxima
popular de, “a palabras necias, de gringos de mierdas, oídos sordos”.

Y, John Kerry cree que se la comió y como Secretario de Estado está
muy lejos de la frase latina, “Veni, vidi, vici”. Y tú Maduro al
yanqui dale duro con acciones emprendedoras y aleccionadoras que los
vuelvan más locos, más de lo que están ahora.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1210 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a178587.htmlCd0NV CAC = Y co = US