El castrismo del marxismo-leninismo

Cualquier oportunidad es aprovechada por los detractores del socialismo para destacar las contradicciones socio-económicas de los países revolucionarios empezando por Cuba, sin embargo, el castrismo con 87 años a cuestas nos enseña que lo de la ex URSS fue solo el fin de una historia.

El castrismo con su ejemplo impulsaron otra historia socialista con Chávez, Evo, Ortega, Correa, Lula, Kirchner, Mujica, Roussef, ejemplos de responsabilidades comunitarias actuando en la defensa de los pueblos con un tradicional y atrayente sentimiento antiimperialista.

La constancia castrista ha servido, gracias a grandes liderazgos, para construir una solidaridad regional y una brillante oportunidad para reactualizar los socialismos pasados. Esta continuidad revolucionaria se la debemos al pueblo cubano.

La soberanía es ahora un derecho a la defensa como región, una necesidad para la formación política e ideológica del pueblo y de los militares en la escuela del ALBA, en UNASUR. Ojala que estos conocimientos militares y comerciales proyectados sean una realidad en el tiempo mediato, necesarios para combatir la doctrina de seguridad nacional de los EEUU.

Por estos días Cuba festejo 60 años del asalto al cuartel Moncada, con la salida de Fulgencio Batista inicio la revolución castrista, gran aporte para la intelectualidad socialista del viejo y el nuevo continente.

Lucha permanente de los Castro por crear al hombre y mujer nuevos, propósito logrado a medias por la realidad de los hechos, esta realidad busca eliminar gradualmente la libreta de racionamiento de alimentos que sostuvo al pueblo por 50 años.

Es increíble lo realizado por Fidel, Raúl y por el resto de camaradas dirigentes del Partido Comunista de Cuba, 1.000 millones de dólares por año les cuesta subsidiar el arroz, granos, sal, carnes, café, azúcar y otros alimentos que recibe cada ciudadano por 50 pesos unos 2 dólares; adicionalmente lo niños reciben soja, yogurt, leche en polvo y los enfermos dietas especiales.

En el VI Congreso del Partido Comunista en el 2011, el presidente Raúl Castro pidió al pueblo que exponga sus problemas en los barrios, en el trabajo, en todo lado, “la eliminación de la libreta sin dudas provoco más interrogantes y hasta temor en el pueblo” dijo Raúl.

Salud, educación, vivienda gratuita ofrece el castrismo al pueblo. Cuba asiste a 48 países con médicos y tecnología sanitaria, deportiva, educacional, militar e industrial, los gobiernos que pueden pagan los que no es una contribución del castrismo como en África.

Y todo esto bajo un total bloqueo económico-comercial por parte de EEUU, con la complicidad del mundo y la indiferencia de los organismos internacionales creado para la integración de los pueblos.

2.000 Y más millones de dólares le cuesta a Cuba la importación de productos básicos y otros para poder subsistir, es una pesada carga para una isla bloqueada por la superpotencia más poderosa del mundo, y los cubanos, los Castro han resistido, el castrismo continúa luchando por su dignidad.

Imposible no sentir admiración y gratitud por el pueblo cubano. Gracias ellos las revoluciones son una realidad; Cuba nos recuerda cada vez la naturaleza rebelde de los latinos y caribeños, las revoluciones son peligrosas para la desigualdad, inequidad y la pobreza, grandes avances en estas materias sociales se han logrado en cada uno de los pises en revolución mientras el capitalismo va de mal en peor en estas materias.

Es innegable que el bloqueo freno el desarrollo tecnológico, económico y comercial en Cuba y este pueblo pago un duro precio en materia financiera; esta claro, también, que los mercaos libres nunca fueron libres y que hoy las economías puramente de mercado ya no existen por la influencia cada vez mayor de los actores políticos y sociales apadrinados por nuevas tecnologías de información y comunicación.

Pero, Cuba es Cuba nos enseña el resultado hasta hoy ofrecido por la creatividad, pujanza, valor y convicción de su pueblo mientras avanzan los tiempos. Los pueblos con su ejemplo luchan por la igualdad de oportunidad, por la paz y la convivencia con autonomía dispuestos a ampliar las esferas de libertad para construir sus democracias.

Y no solo esto, a los Castro, los comunistas del mundo le deben que el comunismo no termine de morir. El castrismo sostiene al marxismo-leninismo en Cuba y en varias partes del mundo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2871 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: