Venezuela: ¿Cómo evitar una Masacre al Estilo de Indonesia aquí?

A través de la historia y de los últimos siglos, el Colonialismo, el
Capital Global, el Imperialismo Corporativo, los Grandes Poderes y todas
las clases dominantes siempre defendieron de manera brutal y violenta
sus intereses de clase: sus derechos democráticos creados por ellos
mismos para saquear al mundo, para desposeer a miles de millones de
seres humanos, para dominarlos a través del Poder del Estado, para
discriminarlos socialmente, para asesinar sus líderes en caso de que
estos resisten, para masacrar cualquier sector social y cualquier
cantidad de pueblos rebeldes, para militarizar a continentes enteros,
para destruir la humanidad misma y de esta manera convertir al mundo en
un asilo de zombis esclavos consumistas, corporalmente desnaturalizados
y mentalmente desocializados.

Los sabuesos militares coloniales y neocoloniales ferozmente
despedazaron a pueblos enteros, atrozmente "pacificaron" a los nativos
que protestaron, criminalmente borraron de la faz de la tierra a
millones de pueblos indígenas, masacraron a antiguos tribus que todavía
lograron sobrevivir, llevaron a millones de Africanos, Chinos y Hindúes
a la esclavitud despiadada y para colmo, envenenaron ideológicamente sus
mentes y almas para los próximos siglos con el Cristianismo Europeo y
con moral y valores religiosos.

Las 15 variaciones actuales de la CIA, el Servicio Secreto Británico, el
CESID, el Mossad, los "paramilitares", los mercenarios y los
"escuadrones de la muerte" etc., todos representan los sangrientos
sucesores de toda una galaxia de perros de la guerra del pasado.

Desde hace milenios, este mundo fue gobernado violentamente por
orden social, siendo el propio sistema laboral explotador el asesino
principal de todos los tiempos, con un record histórico bestial de
centenares de millones de víctimas.

Ningún amo cruel, ningún hombre-lobo feudalista y farisaico, ningún
vampiro imperialista jamás dejó su opulento y privilegiado trono de
manera pacífica.

* Esta regla de oro de la lucha de clases se puede verificar a
diario en Venezuela por cada uno de los ciudadanos; incluso más en
Colombia, Palestina e Irak.

Desde hace siglos, las feroces luchas de clase aterrorizaron al planeta
tierra y nunca jamás existió realmente algo como la paz social o los
diálogos humanos entre las fuerzas competidoras de choque, nunca existió
ninguna reconciliación solidaria entre los participantes antagonistas de
clase. Cualquier otra cosa solamente eran ilusiones, estrategia, táctica
o diplomacia y al fin las verdades desnudas revelaron las realidades
terroristas históricas.

Así que, acercándose a Venezuela y a la realidad contemporánea, la CIA
norteamericana y sus colegas a nivel global, durante las últimas décadas
se encontraban en primera línea cuando se trató de resguardar los
intereses de clase imperialistas, capitalistas y metropolitanos. La CIA
está en todas partes, igual que el Hermano Mayor.

Por ejemplo en Guatemala operó dentro del mismo ejército, mantuvo celdas
de tortura y mató a miles de civiles de manera inhumana. Sus lacayos
vivieron en la embajada estadounidense, en hoteles de 5 estrellas, en
los barrios y en las camas de los luchadores de libertad. Trabajando
junto al G-2, asesinó a diestra y siniestra, incluyendo al líder popular
guerrillero Efraín Bamaca Velásquez.

En 1954, después de tumbar el gobierno de Arbenz, la CIA le pasó sus
"listas de la muerte" al nuevo gobierno, para que se eliminasen todos
los militantes de la resistencia. De manera similar en Chile, entre 1971
y 1973 había compilado listas de detención de miles de oponentes.

Actualmente también en Venezuela existen tales listas, cuyo primer
objetivo es eliminar al Presidente Chávez.

Entre el 11 y 13 de abril de 2002, nos estaba esperando la versión
venezolana del infamoso Masacre de Indonesia contra los revolucionarios.
Ya se había compilado la lista con los nombres de los primeros mil a ser
masacrados y se había programado para el mes siguiente una lista con
otros mil más.

Fracasó, pero vienen más listas.

En el caso de Indonesia, documentos desclasificados, que incluyeron
tanto declaraciones de la propia CIA y de funcionarios del Departamento
de Estado como también trabajos internacionales de investigación muy
serios, revelaron que mucho antes se habían compilado listas de
"eliminación" de miembros específicos del Partido Comunista de
Indonesia. Según estimaciones, el intento de golpe abortado, dentro de
pocos días les costó la vida de 250.000 a 1.000.000 de personas, y
finalmente llevó a la derrota del gobierno legítimo del Presidente Sukarno.

¡Si el Presidente Chávez no hubiese regresado en aquel entonces, nos
imaginaríamos en donde hubiésemos terminado la mayoría de nosotros hoy!
¡Esto es algo que nunca debería pasar aquí, así que tengamos cuidado!

Esto nos debería abrir los ojos frente a todos los traidores y
contrarrevolucionarios que a sabiendas o incógnito trabajan para la CIA
dentro de las propias filas del movimiento revolucionario Bolivariano,
con el fin de tumbar el gobierno legítimo de Venezuela.

Como regla de oro vale que cuando la CIA ya no necesita más a un
traidor, antes de que él pudiese traicionar a la CIA misma, lo elimina
también.

¡Por favor, tomemos la Revolución Bolivariana muy en serio, es una
cuestión de vida y muerte!

De hecho, el fondo histórico de la Masacre de Indonesia demuestra muchas
similitudes en la manera de cómo la CIA ha operado y sigue operando aquí
en Venezuela. En Indonesia, los EE.UU. a través de la CIA fundaron un
partido político de oposición, patrocinaron un golpe de estado abortado
a mitad de 1958, planificaron el asesinato de Sukarno en 1961,
manipularon los informes de la inteligencia estadounidense para obtener
permiso para acciones encubiertas, claro, apoyados por los medios
masivos internacionales.

A través de todo el "Tercer Mundo" se puede detectar este terror y
terrorismo imperialista que quiere resguardar los intereses de una clase
dominante que consiste de muy pocas familias corporativas que poseen y
controlan el mundo. A través de los últimos 6 años, aquí en Venezuela,
ya hemos saboreado todos los trucos sucios y las maquinaciones asesinas
del militarismo y de la violencia por orden social norteamericana.

Si realmente estamos contra los "terroristas", entonces, públicamente
tenemos que nombrarlos a todos, especialmente el padre y al mismo tiempo
nido de todas las víboras.

Hasta ahora, la Revolución Bolivariana sólo era menos violenta que
otras, sin embargo, en ningún momento era pacífica. Desde el comienzo,
los EE.UU., la CIA y sus lacayos de la "oposición" aquí nunca dejaron
tranquilo al gobierno venezolano. A través de todo tipo de ataques
terroristas amenazaron, difamaron y sabotearon sus esfuerzos
revolucionarios democráticos.

De hecho, un verdadero revolucionario no puede esperar otra cosa; esto
es sencillamente la lógica brutal del dominio de clase globo-fascista.
Día y noche y cada segundo, el Departamento de Estado y la CIA preparan
y planifican los próximos ataques viciosos. Actualmente experimentamos
una relativa calma antes de la próxima tormenta bárbara. Ahora más que
nunca, no podemos darnos el lujo de la desunión, de vendetas políticas,
del triunfalismo, de la negligencia y de la irresponsabilidad.

El Hermano Mayor espera el momento apropiado para su próximo plan
maestro, es decir, el momento cuando la Revolución Bolivariana ha
llegado a su punto más débil, el cual sólo puede provenir desde adentro,
como resultado de las todavía existentes plagas de la corrupción, las
conspiraciones, el clientelismo, la impunidad, o de concepciones,
ilusiones y sueños burgueses de un "paraíso" parasitario perdido de la
"Cuarta República", o de la opulencia en Miami, o de las sabrosas
comidas de la CIA.

La sagrada tarea de un revolucionario militante es la auto-crítica, es
presentir peligros venideros y advertir a tiempo, antes de que es tarde.

Nuestro Presidente categóricamente señaló que "el camino es el
socialismo", así que, ¿por qué todavía el circo político y el
malabarismo con conceptos y concepciones obsoletas como "ideología",
"democracia revolucionaria" o "democracia social"?

* ¡Aunque la pluma es más poderosa que la espada, no obstante hay
que llamar espada la espada de Bolívar y hay que usarla para lo que está
hecha.

La Bestia, el Super-Vaquero entiende y siempre entendió un sólo idioma.
En un mundo globalizado y emancipado tendremos suficiente tiempo para
hablar de y apreciar las maravillosas cosas democráticas. En el momento
estamos de guerra, a sabiendas o no, así que no hay condiciones para que
se realice la "paz mundial", tenemos que pavimentar el camino y limpiar
el sendero lleno de serpentinas, si es necesario con un rifle ruso.

* En todo caso, ¿para qué comprábamos esos rifles en primer lugar?
* ¿No fue para la auto-defensa legítima contra el terrorismo
globo-fascista?

El capitalista e imperialista norteamericano, es decir, el
globo-fascista ya se encuentra en la puerta, se encuentra en la
Revolución Bolivariana misma. No utiliza magia o brujería;
concretamente, mediante armas de destrucción masiva, está preparado para
devorar nuestros recursos naturales como lo son el agua, el oxígeno, la
biodiversidad, el gas, el petróleo, etc. La Democracia, la paz mundial,
oraciones, diálogos y la reconciliación de clases nunca lo parará y esto
lo sabe él muy bien, esto es la razón por qué su bota militar aplasta a
cualquier cosa sagrada.

Igual que en Cuba, lo que lo paró por ahora, es nuestra Inteligencia, el
Soberano audaz, el Poder Ciudadano Armado, el Poder Armado de los
Trabajadores, la Fuerza de Trabajo Armada, la Lucha de Clases, las
Fuerzas Armadas y como Fidel Castro dijo: un Excelente Líder
Revolucionario Armado, Hugo Chávez Frías.

Franz J. T. Lee
franzjutta@cantv.net
http://espanol.vheadline.com/readnews.asp?id=32167

ORIGINAL EN INGLÉS:
Venezuela: How to avoid an Indonesian Massacre here!
http://www.vheadline.com/readnews.asp?id=31003


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4008 veces.



Franz J.T. Lee


Visite el perfil de Franz J. T. Lee para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franz J. T. Lee

Franz J. T. Lee

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a13675.htmlCd0NV CAC = Y co = US