Influencia cultural del catolicismo.

La Iglesia católica representa un factor decisivo contra los procesos revolucionarios por la continuidad del capitalismo e imperialismo. Para el cristianismo la expansión del islam represento una catástrofe mundial, en el Norte de África el cristianismo desapareció totalmente, los patriarcados en Alejandría, Antioquia y Jerusalén perdieron importancia y en las tierras donde nació el cristianismo Palestina, Siria, Egipto, y en el Norte de África, paulatinamente pero constantemente se cambiaron al islam; las cruzadas fueron solo cambios temporales o momentáneos.

La victoria del islam cambio la geopolítica mundial y el petróleo decididamente empobreció y debilito a los países musulmanes en comparación con occidente quien rompió la unidad árabe para siempre, así, surgió el imperio cristiano liderado desde Washington, quien en complicidad con el Vaticano se transformó en herederos de la educación, de la administración pública y política hasta dueña de la historia, solo ella bajo el liderazgo del imperialismo sostiene la cultura capitalista como la moral de las religiones que se derivan del cristianismo de tal suerte que, de forma incuestionable la Iglesia católica es la institución que domina la totalidad de la vida cultural en occidente.

La Iglesia católica no tiene la última palabra, políticamente no le interesa tenerla, porque, el Vaticano se acomodó con astucia al curso de los acontecimientos después de cada guerra mundial provocando profundos cambios y giros trascendentales en la política global con los conflictos sociales y militares por interés político-religioso y energético.

El caso europeo sirve de ilustración para estudiar el poder de la Iglesia a favor del imperialismo de EEUU, el cristiano- católico y romano durante siglos se fue estableciendo en Europa, no para la unidad sino para la división, ni el euro logra unir lo que la política católica separo. La crisis de deuda soberana que afecta a la mayoría de países europeos es otro elemento de que los países europeos están separados no solo por el idioma, están más separados por su cultura política después de décadas de conflicto permanente impuesta por el cristianismo a sus súbditos desde las monarquías y por las guerras religiosas de más de 500 años en las colonias.

La política del imperio es la política de la Iglesia y la religión católica es la política del imperio desprovisto de escrúpulos morales y religiosos, misma moral y corrupción política que llevo al derrumbe a Roma, Inglaterra, Francia, España, Alemania, Italia, ahora, al derrumbe económico de Europa y EEUU por la inmoralidad político-económica del capitalismo basado exclusivamente en la expansión por dependencia.

Durante 700 años o más la moral de la Iglesia se sostuvo en base a la confesión, hoy, poco utilizada por la politización de la Iglesia e inmoralidad de sus sacerdotes con la sexualidad, con las finanzas, con el aborto, con los matrimonios gay, y con la muerte, hechos, en donde la moral de la Iglesia católica ya no tiene nada que ver ante su desgaste ético institucional.

Se puede suponer que ante la crisis económica y el desgaste moral de la Iglesia, el imperio ya no pueda sostenerse firmemente unido, esta es una experiencia por la Iglesia ampliamente vivida y utilizado para sobrevivir durante 2000 años le permite al Vaticano y a su marco católico sostenerse manteniendo el sistema con la tradición cultural evitando la administración autónoma de las Iglesias nacionales a pesar de su histórica decadencia.

La cúspide jerárquica trata con arrogancia a sacerdotes y al pueblo influyendo en la cultura de las masas, 2000 años de conocimiento les permite manipular las culturas políticas de las regiones, son expertos falsificadores de la cultura de los pueblos con eso cubre los flancos de la política exterior del imperio; corrupción moral escandalosa que los ciudadanos y ciudadanas olvidan con facilidad beneficiando al Papa y a su falso clero de poderosos arzobispos como cabeza de la Iglesia de toda la tierra cuya autoridad queda ensalzada gracias a las falsificaciones culturales que no solo dividen al capitalismo, también destruyen los socialismos.

Falsificaciones culturales por la influencia de la religión católica afectan los procesos revolucionarios haciéndolos pasar como curiosidades de una década y al socialismo como impactos temporales los cuales fueron posteriormente absorbidos por el sistema global; quienquiera que así lo desee puede descubrir que esta cultura político-religiosa termina influyendo en la psiquis de la gente y la mentalidad de los liderazgos como en el caso del presidente Chávez, quien por su cáncer se acercó más a Dios, a través de la Iglesia católica sabiendo que esta jerarquía de doble moral destruye los procesos al socialismo y a quienes lo lideran, así es a través de los siglos.

Esta Iglesia es poderosa no nos engañemos, desde su segundo lugar reclama la dominación del mundo dejando a Washington y su política el desgaste del primer sitial. El poder de la Iglesia está sujeto a un complicado sistema de armonía con el poder temporal de los gobiernos dominando el poder espiritual con ello la cultura de los pecadores que serán enjuiciados cuando llegue Dios, es el manejo psicológico de la cultura de la muerte que a su vez significa el control sobre las revoluciones llevándolas despacio pero seguro a su muerte cultural.

Raúl Crespo.
rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12868 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: