El bien y el mal: ¿guerra nuclear?

Los portadores del poder global aún buscan la relación de la vida con lo que ellos denominan el “bien y el mal”; al punto de calificar como “mal” todo aquello que es adverso y sobre todo, aquello que tiene capacidad de pensar. Una de estas figuras es el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad Briceno (Aradan, 1956); ingeniero civil, tiene un doctorado en ingeniería de transporte de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Teherán, donde fue catedrático; pero su mayor trascendencia ha llegado a nosotros como el de político, identificado en Irán por su adhesión a la ideología conservadora islamista. En el 2005, en agosto, asume la presidencia de la República Islámica, traía como antecedente inmediato haber sido alcalde de Teherán desde el 2003.

La historia de Ahmadineyad se remonta al apoyo de los grupos revolucionarios de jóvenes y a la segunda generación, los Abadgaran, o "desarrolladores", quienes disfrutan de mucho poder en el parlamento iraní. Su sitio de Internet dice que se alistó en la Guardia Revolucionaria como voluntario luego de haber sido uno de los fundadores de la junta estudiantil que tomó la embajada de Estados Unidos en 1979. Pero su verdadera proyección, ha sido confrontar, con gallardía y conocimiento de causa, los temas mundiales que desde su óptica han surgido producto del capitalismo salvaje y de la concepción imperialista de minimizar a las pequeñas potencias e instaurar una doble moral en la conciencia de los jóvenes occidentales.

Un problema en el que se ha involucrado Ahmadineyad es el de Israel y los pueblos árabes; la postura ha sido fuerte y tajante, demostrando en más de una ocasión el carácter falso de víctimas de los israelitas. El problema en sí nace del movimiento sionista que en su base era colonial y llegó de Europa a la región de Palestina, una tierra muy pobre y agraria; todo empezó en 1882, mucho antes que el Holocausto. La idea era darle una casa nacional al pueblo judío; no se discute si esta postura era buena o mala, porque el problema es que en el lugar donde se quisieron asentar había ya un pueblo. La mayoría del pueblo israelí no comparte este análisis, pero cada vez son más los que comprenden las razones para que los palestinos tengan un estado propio. En el 2005, Ahmadineyad, entendiendo esta postura, esgrime: “Ellos han inventado una leyenda en la cual los judíos fueron masacrados y la pusieron por encima de Dios, las religiones y los profetas. En occidente se le ha dado mayor significado al mito del genocidio judío, aún más que a Dios, la religión y los profetas, y se trata de manera severa con aquellos que niegan esta leyenda pero no hacen nada a aquellos que niegan a Dios, la religión y los profetas. Si ustedes quemaron a los judíos, ¿por qué no le dan un pedazo de Europa, los Estados Unidos, Canadá o Alaska a Israel? Nuestra pregunta es, si ustedes cometieron el crimen ¿por qué una nación inocente como Palestina tiene que pagar por ese crimen?”.

Ahmadineyad no sólo se ha hecho lucir a través de la polémica, sino en el marco de acciones que los portadores del poder global dicen que son malas; peor aún, dicen que sólo ellos tienen derecho a realizar esas acciones. Se hace referencia al programa nuclear. En enero del 2006, Irán manifiesta su intención de conseguir acceso a la tecnología nuclear para aplicarla con fines pacíficos: “una…nación –dice Ahmadineyad- que tiene cultura, coherencia y civilización, no tiene por qué necesitar armas nucleares. No obstante, aquellos países que poseen armamento atómico suelen ser aquellos que prefieren solucionar todo tipo de problemas mediante el uso de la fuerza…” Ahmadineyad anunció que Irán había conseguido refinar uranio hasta un grado en el que era posible su utilización como combustible nuclear; y dijo: “…las condiciones de Irán han cambiado completamente acorde a la consecución de un estado nuclear, y ya podemos hablar con el resto de países desde ese estatus, donde la tecnología nuclear iraní no ha de ser entendida como amenaza alguna porque el gobierno desea paz y estabilidad".

A pesar de las muestras de buena fe de Ahmadineyad, hoy es cuestionado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y es atacado vil mente por países que le hacen eco a Norteamérica, buscando justificar cualquier posible agresión a un país que sólo ha mostrado su interés por superarse lejos del influjo manipulador de occidente.

La situación internacional para Ahmadineyad y su pueblo está en el “ojo del huracán”; Fidel Castro al respecto ha dicho: “…las grandes potencias representadas en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con derecho al veto, más Alemania, instaron el dos de julio al Gobierno de Irán a dar una pronta respuesta a la invitación que se le hiciera para retornar a las negociaciones por su programa nuclear” (julio, 2010). Lo que parece desconocer Norteamérica es que Ahmadineyad y su pueblo no son unos improvisados en la resistencia civil y que sin duda darán la batalla, el problema lo tenemos somos los pueblos que como daño colateral de esta catástrofe inventada por los gringos, veremos mermado nuestro planeta y nuestras vidas.

Volvamos a las palabras de Fidel Castro en sus “Reflexiones” de julio del 2010, en las cuales cierra el círculo presagiando lo que quizás sea inevitable: “A los pueblos pobres del mundo, que no tenemos la menor culpa del colosal enredo creado por el imperialismo, ubicados en este hemisferio al Sur de Estados Unidos, los demás situados al Oeste, Centro y Sur de África, y los otros que puedan quedar indemnes de la guerra nuclear en el resto del planeta, no nos queda otra alternativa que enfrentar las consecuencias de la catastrófica guerra nuclear que en brevísimo tiempo estallará…”


ramonazocar@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2186 veces.



Ramón E. Azócar A.

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: