Brevísima historia de la jeringa

(Los egipcios creían que nuestro cuerpo está conformado por una red de canales, semejante a la del Nilo, por la cual circulan todos nuestros líquidos.)

1

La jeringa es uno de los instrumentos más sencillos y más útiles de la medicina. Jeringa proviene de latín "syringa" y éste del griego "syríaggos": tubo o caña. Se usa para introducir o extraer líquidos del organismo.

2

En la Antigüedad se practicaban punciones para drenar abscesos con piedras afiladas, y los enemas se hacían con tallos huecos.

Hipócrates (siglo V a de C), padre de la medicina, hizo punciones con diferentes instrumentos puntiagudos para extraer líquidos del tórax o del abdomen.

3

En 1650 el matemático y filósofo francés Blas Pascal inventó el émbolo o bomba, el antecesor de la jeringa. La jeringa de Pascal era enorme, de madera y metal, y se usó por primera vez en 1668 para un enema.

4

El médico escocés Alexander Wood (1817-1884) está considerado el inventor de la aguja hipodérmica (1853). La usó con morfina para calmar los dolores de su esposa quien padecía cáncer.

5

El ingeniero español Manuel Jalón inventó en 1989 la jeringa desechable de plástico, tal como la conocemos en la actualidad.

6

La jeringa se inventó en el siglo XIX pero el mecanismo por el cual un medicamento inyectado produce los efectos deseados fue explicado luego con el desarrollo de la fisiología: el 60 % de nuestro organismo está compuesto por agua a través de la cual se mueven las sustancias curativas ; incluso los estudiosos de los biorritmos afirman que es cierto eso de la influencia de la luna sobre nuestra salud, porque el satélite provoca una especie de marea sobre nuestras aguas como lo hace sobre las del mar.

7

Una pequeña digresión: Lo que los científicos sospechan sobre los pasos de luna y su relación con nuestro estado físico y mental, Simón Díaz y Aquiles Nazoa lo reflejaron en su canción "El loco Juan Carabina":

El loco Juan Carabina

pasa las noches andando

cuando la luna ilumina

las noches de San Fernando.

8

Nuestros líquidos están en los vasos sanguíneos, dentro de las células y fuera de las mismas; salen y entran de un medio a otro constantemente. De manera que un analgésico inyectado en un glúteo para calmar una cefalea navegará rápidamente hasta el centro doloroso a través de nuestros riachuelos internos.

9

Un filósofo dijo que todo lo nuevo en realidad era algo viejo olvidado: los egipcios creían que nuestro cuerpo está conformado por una red de canales, semejante a la del Nilo, por la cual circulan todos nuestros líquidos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 725 veces.



Edgardo Malaspina

Médico. PhD en Medicina. Docente universitario y poeta.

 edgardomalaspina@gmail.com

Visite el perfil de Edgardo Malaspina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edgardo Malaspina

Edgardo Malaspina

Más artículos de este autor