El comentario de hoy

Comuna o nada, o nos dejamos masajear el ego…

Al parecer ninguna persona está exenta de sucumbir ante las lisonjas, loas y ofrecimientos de quienes buscan conseguir ciertas prebendas y beneficios personales. Se necesita tener la entereza moral para no ser víctima de tales halagos, que a la larga solo traen desprestigio y ruina ética para quien los acepta.

Álvaro García Linera – ex vicepresidente de Bolivia depuesto por un golpe de estado fascista el año pasado – decía en una oportunidad que todo revolucionario tiene tres condiciones o características fundamentales: 1) El revolucionario es un productor constante de ideas. Es una persona que está pensando, planificando y diseñando su práctica revolucionaria. 2) El revolucionario es un organizador del pueblo, sus ideas deben ser operacionalizadas en el terreno, deben hacerse práctica a través del contacto con el pueblo. 3) El revolucionario debe tener moral, debe ser ejemplo de ética, de responsabilidad, de compromiso y de sincronía entre lo que dice y lo que hace. Si este último elemento falla – decía García Linera – entonces los otros dos no tendría razón de ser y por tanto no podemos hablar de una verdadera praxis revolucionaria.

Es lamentable observar la conducta de ciertos funcionarios (civiles y militares) que tienen responsabilidades en la administración del estado, cayendo en prácticas que poco o nada tienen que ver con una verdadera conducta revolucionaria. Los ejemplos sobran. Basta pasearse por la situación que se observa con las cajas clap donde muchos productos de éstas se encuentran en los anaqueles de negocios particulares; las condiciones en que llegan estas cajas a las comunidades dejan mucho que desear. Igual situación hemos venido observando con el tema de la gasolina. En las últimas semanas han sido detenidos efectivos militares por estar incursos en delitos relacionados con la distribución de este combustible. Cuando uno ve todo eso no queda más sino pensar en lo lejos que se está de ser ese peldaño más alto en la escala humana de la que hablo Ernesto Che Guevara.

La instrucción dada por el Comandante Eterno Hugo Chávez Frías sobre "Comuna o Nada" al entonces Vice-Presidente Nicolás Maduro, a nuestro modo de ver, se ha venido desdibujando. Pareciera que esa estructura organizativa, geopolítica y de gobierno comunal ha sido condenada al olvido. No negamos la difícil tarea que le ha tocado al Presidente Legítimo Nicolás Maduro Moros. Alguien nos decía recientemente que le ha tocado "más arrecho que a Chávez". Y es verdad. Sin embargo, uno observa como se le ha dado una gran preponderancia a los CLAP en comparación con organizaciones como los Consejos Comunales y las Comunas. En una reunión comunitaria a la que asistimos, se solicitaba que levantaran la mano las personas voceras de los CLAP. Las vocerías de las otras organizaciones del Poder Popular no existían. Entendemos perfectamente que los CLAP surgen como una respuesta coyuntural al bloqueo de los alimentos a nuestro país por parte de los EE.UU, pero también entendemos que los Consejos Comunales y Comunas constituyen la estrategia orgánica propuesta por el Comandante Chávez, donde lo económico juega papel importante por estar conectado con el Desarrollo Endógeno. Al respecto fueron refrendadas leyes que avalan esto que venimos señalando.

No permitamos que nos masajeen el ego estratégico del compromiso revolucionario por hacer posible el Estado Comunal. No permitamos el chantaje y el escamoteo de lo que constituye el autogobierno popular. No creamos en cantos de sirenas que con esta vaina del coronavirus andan predicando que la vida ya no será igual, mientras los grandes capitales tienen listas las estrategias para que sus negocios sigan lucrándose aún más.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 441 veces.



Mervin José Rodríguez López

Docente. Productor Radial. Miembro fundador del Colectivo de Comunicación Alternativa “Voces Urgentes”.

 rolomejo1957@gmail.com

Visite el perfil de Mervin José Rodríguez López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mervin José Rodríguez López

Mervin José Rodríguez López

Más artículos de este autor