Qlebra entre Guaidó [Presidente de la República del Este] y R Allup [Presidente de AD]

Una cosa es la felicidad y otra cosa es el fin del sufrimiento, para el Presidente de la República del Este, Juan Guaidó, la primera empezó cuando un comando del SEBIN, presunto debidamente untado, lo detuvo en una calle por ique dizque haber roto un plato’ e peltre; mientras que el segundo cogió cuerpo cuando inmediatamente tuvieron que soltarlo porque el referido plato estaba más esconchao que el pocillo de Canorea.

No obstante, Guaidó tuvo sus minutos de gloria, su imagen y su nombre recorrió el planeta Tierra en un santiamén, las agencias de noticias internacionales no paraban de emitir extras noticiosos, los noticiarios y los noticieros eran un manicomio de cables y de nervios, respectivamente, "El Presidente Guaidó -afirmaban rotundamente - fue depuesto por el rrrrééégimen tiránico y despótico de Maduro y se teme por subida pero la embajada ya emsubió el reporte de todo su perfil, inclusive su tipo de sangre y el tipo de vacunas que ha de suministrársele por sus servicios prestados"; y los portaaviones del imperio ya se disponían a poner la proa hacia Venezuela; pero faltaba más faltaba menos, al unísono Ramos Allup se mordía de la envidia que lo atosigaba, rumiaba su inconformidad porque él salía del escenario de luces y de resplandecientes marquesinas mientras el advenedizo rival copaba la escena; pero, más sabe el diablo por tal que por viejo y sin perder tiempo aprovechó declarar que esas triquiñuelas de falsos positivos no eran convenientes sino que todo debe hacerse por las vías constitucionales y, pare de contar embustes que ni el mismo tampoco se los traga, pero, había que pararle el trote al tal Guaidó porque sí a ver vamos se trata de una Qlebra de presidente a presidente ya que si bien el recién estrenado Guaidó dice ocupar la presidencia del por todos conocido adefesio en desacato -República del Este -, no es menos cierto que ese puesto le pertenece a Ramos Allup como bula papal.

Y, por si poco fuere, Ramos Allup, que también es Presidente vital(icio) de Acción Democrática -AD – y cuyo himno dice que "...adelante a luchar milicianos / a la voz de la revolución…), anda picao porque Guaidó le reclama esa letra reveladora de que R Allup es patriota cooperante de Diosmazo y bajo cuerda manda a su gente a apoyar la revolución; más claro no canta un gallo.

Mas, R Allup retruca contra Guaidó y lo denomina lechugino petimetre lepidóptero y etcétera epítetos hidroneúticos.

¡En esa Qlebra se la pasan! Pero sin embargo son caimanes -perdón -, presidentes del mismo charco.

Por cierto que ese arroz con mango de Guaidó de asumir como presidente de la mencionada república, parece chocar con el Artículo 189 de la Bolivariana, en razón de que no puede ejercer como diputado quien ostente el cargo de presidente; de tal modo que debe aclararse si Guaidó abdicará o no uno de los dos cargos y en cuyo caso, salga sapo o salga rana Ramos Allup es el que gana (lacigüeñacabezapelá); Guaidó brinca o se encarama porque Ramos Allup sigue siendo el presidente del parapeto en desacato y tal sucede que ellos parecieran estar empeñados en echarse encima otro desacato innecesario porque es mucho más fácil entrar en razón, coger el hilo constitucional, que descarrilarse del carreto, como dijese el filósofo del Zulia.

Los presidentes Guaidó y Ramos Allup hacen recordar ese aforismo popular que reza que "zamuro con mucha tripa se atora".

De todas maneras no se trata de vacío de poder lo cual no parece estar contemplado en la norma pero puesto que esa gentecita es templada pueden darse entre ellos mismos un golpe de "Estado en Desacato" -ED -.

Pero Maduro no comió cuento y de ipso facto dispuso detener a los sospechosos funcionarios policiales

que al parecer se prestaron para la "movida" en componenda con el tal Guaidó para montar ese pote de humo.

A la sazón los capturados funcionarios seguramente también alegarán, además de lo del plato’ e peltre, que ese tal Guaidó los miró mal, pero la cabulla revienta por lo más delgado, siempre es así, y que lo sepan todos los funcionarios agazapados para proseguir la candelita, que la resistencia de una cadena la determina el más débil de sus eslabones; u os digo de otra manera: el más pendejo siempre paga los platos rotos.

Colofón, se requieren grandes esfuerzos para moldear los aspectos constructivos de una democracia verdadera, esa citada y maltrecha oposición, en su tragicomedia o quizá simplemente en su drama personal desvaloriza y niega con torpeza el sentido de sus propias acciones y desgastan de paso las enormes posibilidades de la democracia venezolana, todo lo pervierten; razón tiene Diosmazo cuando predica y predica que esa gente es igualita, chapotean en su fango de la misma manera.

Y acá en mi ignorancia yo pienso que a esas truculencias, tal como la que de muestra nos ocupa aquí, debemos oponerles la exaltación moral y las posibilidades de renovar y proseguir el socialismo bolivariano, el humanismo revolucionario.

Con tanto desparpajo, con tan peligrosa conducta política, esa clase de individuos como son Guaidó y Ramos Allup, además de toda su respectiva catajarria de acólitos, provocan el embotellamiento del sistema democrático venezolano y lo desvían hacia las más insanas confrontaciones pero nosotros debemos apelar a nuestro temple y derrotarlas, debemos hacerles cauces a esas confrontaciones para procurar una paz sustentable.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1204 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Guillermo Guzmán

Guillermo Guzmán

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a274320.htmlCd0NV CAC = Y co = US