La enfermedad psicótica de la pseudo dirigencia de la oposición y su contagio en los marchantes que quieren sangre

Eso de que la dirigencia de la oposición padece de la enfermedad conocida como disociación psicótica, ya está mas que demostrado por especialistas en la materia, al igual que la misma se enmarca en la guerra psicológica y de cuarta generación. ALEJANDRO RUIZ IRIARTE, UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BARCELONA - DEPARTAMENTO DE PSICOLOGÍA Y EDUCACIÓN, en su artículo de Controversia, Disociación Psicótica, nos define la misma así:".

Explicándolo grosso modo, la "disociación psicótica" es un proceso de manejo de códigos psicológicos donde se crea en el subconsciente del individuo una realidad ficticia a la que " todos" los males, y por ende "todo" lo negativo que le sucede, proviene de una sola causa o de una sola persona". Al respecto de esto, se puede hacer referencia a la Alemania Nazi y su principal mentor de la mentira llamado Goebels, el manejo de los medios y su manipulación para justificar la guerra, quedó demostrado con la invasión a IRAK, cuando se utilizó el argumento de posesión de armas de destrucción masiva, siendo esta la gran mentira utilizada por los EEUU para invadir, matar y destruir sin importar nada.

Lo mismo se ha pretendido hacer en Venezuela para el derrocamiento de una Revolución, utilizando la mentira, primero montada y dirigida a Chávez, desde que asumió el poder y luego su insistencia al mismo gobierno revolucionario que ahora preside nuestro Presidente Nicolás Maduro. Ahora bien, lo que quiero destacar y que llama mucho la atención es la forma tan alegre y falta de responsabilidad de algunos de los manifestantes en las marchas de la oposición, en cuanto a sus opiniones expresadas en términos de sangre, desubicación política, algunos contradictorios con su propia clase de la cual proceden como clase media baja, argumentos de niños malcriados, desprecio por los humildes, maldicen cuanto se les ocurre desde desearle la muerte al Presidente, hasta pedirla incluyendo a los chavistas en general, calificando a estos últimos de tierruos y pata en el suelo, la exacerbación del odio se manifiesta no solo con palabras, sino también con gestos y actitudes que van en contra de cualquier razonamiento normal de una persona. Cuando un joven responde sin saber a que partido pertenece, menos está claro en el por qué se va a una manifestación, pero lo que más me llama la atención es el caso de una muchacha que dice querer sangre para que todo se arregle.

A esto se le suma los argumentos fútiles de esas señoronas que ayer lo tenían todo y han visto disminuir sus grandes privilegios cuando eran dueños del poder asaltado para su beneficio sin control, en contra de la mayoría del pueblo venezolano. La matriz de opinión referente a un llamado a revocatorio, que de manera irresponsable se dice: "que debe ser ya", porque así lo dijo un lechuguino, definido como tal, por el opositor mayor de la asamblea, sin importar que hayan hecho trampa para activar un derecho que esta en la CRBV, es como justificarle a un hijo que obtenga un título falsificando notas y haciendo trampas. Esas matrices de opinión, donde se desdibuja la realidad de los hechos y donde medios de comunicación, llámense prensa, radio y televisión, además de la actuación sosegada de algunos comunicadores en su insistencia del tráfico de la mentira, lo único que busca es inocular la mentira en el subconsciente de los venezolanos, para tratar de crear la desestabilización del País y poder lograr una intromisión militar. No importa que después todo siga igual o peor, ya tenemos la experiencia del 7 de Diciembre del año 2015, cuando la oposición recalcó su matriz electorera de que si ellos ganaban se acaban las colas.

Tamaña mentira, ganaron y las colas empeoraron, la verdadera razón de estas se fundamenta en el control de la distribución de alimentos en manos de la empresa privada, burguesía rentista, que además acapara, especula y participa tras bastidores en la conspiración para el intento de derrocar a un gobierno que favorece a las mayorías. Son 17 años de grandes logros, como nunca se habían tenido en nuestro País, grandes obras de infraestructura, de vialidad, de comunicación, satélites, servicios, grandes misiones sociales que van desde las que favorecen a los niños, apoyo a la salud, educación, cultura (Orquestas infantiles y juveniles), a nivel nacional y regional, protección a los ancianos, millones de venezolanos favorecidos con la misión en Amor Mayor, pago de pensiones ajustadas a un salario mínimo de forma permanente, transporte masivo, metros terrestres, metro cable, estadios en varias ciudades del País, infraestructuras deportivas verticales y horizontales, rehabilitación del teleférico de Caracas, reconstrucción total del teleférico de Mérida y muchas cosas más que la prensa nacional y los medios televisivos al servicio de intereses extra nacionales, esconden al mundo entero en contra posición a un País virtual que presentan al mundo entero, como si nada positivo se hubiera hecho en nuestra Patria a favor del pueblo y de las mayorías, y que decir de la gran misión Vivienda Venezuela, ejemplo a seguir por países.

Todo esto es lo que no se dice, porque no interesa que se difunda los grandes logros alcanzados, lo que interesa es acabar con una revolución que favorece a la mayoría del pueblo, para colocar un gobierno que favorezca a una minoría al servicio de los intereses del imperio norteamericano. La disociación psicótica de la dirigencia de la oposición llega al colmo de la misma, al querer ahora, colar la matriz de opinión con varias aristas, de que ahora el gobierno que Preside Nicolás Maduro dio un golpe de estado, que está roto el hilo constitucional, que este hay que restituirlo y que por eso hay que ir a Miraflores, a tratar de reeditar lo acontecido en Abril del año 2002. Ese mal asesoramiento a la "dirigencia de la oposición" tanto a lo interno como externo, y que se traduce en las declaraciones de esta ofrece a diario, le crea a sus partidarios falsas expectativas lo que a su vez pudiera estar agravando en algunos, la enfermedad de la disociación psicótica, al darle falsos argumentos que pudiera desencadenar en una actuación de forma desenfrenada y alocada, con saldo de daños y hechos lamentables. Esto último, no lo digo por querer decirlo, sino porque debe llamarnos a preocupación, el hecho de una joven entrevistada en marcha de la oposición, que dijo: "querer que haya sangre".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 827 veces.



Romel Alí Rodríguez


Visite el perfil de Romel Alí Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a236443.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO