Pasado, presente y futuro

Un “patriota” fondomonetarista

Desde hace muchos años, gracias a la propaganda sensacionalista, algunos venezolanos -alienados- han creído que con el sudor de la frente de las tres generaciones Mendoza la empresa Polar ha sido exitosa, ignorando que gracias a la explotación sobre su masa trabajadora y su política empresarial orientada a “tragarse” cualquier pequeña empresa procesadora de alimentos es que ha logrado posicionarse en los niveles que actualmente se encuentra.

Hoy día, debido a ese afán por monopolizar la producción y procesamiento de los alimentos que componen la cesta básica del venezolano, este consorcio ha logrado asestar duros golpes al Gobierno y por consiguiente al pueblo, enmarcados en ese plan desestabilizador conocido por toda la población como “guerra económica”. Es justamente esa cualidad de monopolio que ostenta Empresas Polar lo que le ha permitido a la oposición venezolana llevar a cabo este asesino y cobarde plan.

A pesar de ello, el Sr. Lorenzo Mendoza Giménez, bañado en su más apestoso cinismo, siempre se le ha presentado al país como un hombre patriota, honesto y responsable que busca el bienestar para el país.

No obstante, hace pocos días el Gobierno Bolivariano logró obtener un audio sobre una conversación sostenida entre él y el economista venezolano radicado en EE.UU., Ricardo Haussman, cuyo tema de fondo es un vil y antipatriótico plan entreguista a los dueños del capital internacional a través del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En dicho diálogo estos “señores” evaluaban la “inevitable ayuda financiera internacional a través del FMI”, ya que consideran, tanto ellos como sus aliados, que la única forma de poder hallar una salida (al “régimen”) es con “la ayuda internacional sustancial”.

Esto parece indicar que la oposición venezolana ha olvidado que en el año 1989, a través de “El Caracazo”, el pueblo venezolano manifestó su rebelde rechazo a las medidas fondomonetaristas. Este pueblo, formado bajo la pedagogía de Hugo Chávez, conoce muy bien cuáles son los impactos que reciben los pueblos al entregarse ante el FMI al momento de recibir una “ayuda”.

Con Chávez aprendimos que con el FMI “¡ni a misa!”. Así que, señores de la burguesía, ni que los llame su papá Obama, nosotros, el pueblo, aceptaremos que ustedes nos impongan “un plan de ajuste sobre Venezuela”.

Aquí el único plan de ajuste que necesita Venezuela es la ayuda económica-financiera que permita el fortalecimiento de las Comunas productivas, sin entreguismo ni lacayería internacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1220 veces.



Héctor Abache

Escritor. Trabajador socio-comunitario.

 hectorabache@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Abache para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas