Ruralidades

Radonski: "Yo vine aquí..."

Los tres puntos suspensivos los dejamos asentados porque no pudimos “leer” la verdadera y original intención del mimado majunche cuando completó la oración gramatical insuflada: “yo vine aquí porque el pueblo me trajo”. Fue que al viroloco, quienes le escribieron el guion para que discurseara sin leer, no le anotaron de qué pueblo se trataba. Además, no vimos el guacal donde trasladan a los cogidos a lazo (ojo, no hablamos de la jaula negrera con la que los ascendientes del indeciso candidato humillaron a los negros de la hoy llamada África blanca sureña).

Sin embargo, no podemos dejar de señalar que a ese escaso mental no le funcionan bien las neuronas que probablemente le formen la masa reptilica, el neocortex y el límbico. Que de tanta presión de quienes lo ven como candidato a Miraflores, comparados estos con el peso de una briqueta, le hacen decir mentiras breves y del tamaño de su límbico, el único que le creció en perjuicio de los primeros, por lo mismo que siempre anda en el limbo.

Lo saben los que le hacen el tacto mental, que es el juguete de los que pretenden un plan B antes del 7 de octubre, o gritar fraude después, que el niño Radonski no es capaz de coordinar más de cincuenta palabras para redondear un contenido. Radonski no sabe de pueblo, por ello no se atreve a decir “la oligarquía me trajo a este escenario fugaz” donde los espectadores, sobre todo ellas, se sienten apenadas cuando le dicen pueblo. Y no se lo reprochan en público para no demostrar que tenemos razón.

Entonces, lo del candidato de Uribe; de Federico Ravell, de Orlando Urdaneta por Miami, el trío de la mafafa, del que no escapa el “general” Leopoldo López tienen bien guardado el historial del “aquí estoy si no me han visto” del niño Radonski. El muchacho, siempre manejado por Leopoldo López, llegó una vez al obelisco de Altamira, ahí cerquita del Country Club, con la intención de hacer respetar los linderos vedados a la clase media, habitantes de la urbanización de Juan Bautista Arismendi. Pero cuando vio que bajaron los jóvenes de La Pastora, El Retiro y Los Mecedores a defender a los del Obelisco, asediados por los fascistas “amos del valle” Radonski, como en un discurso fugaz se le olvido decir “aquí estoy, me trajo el pueblo” y se marchó.

Pero cuando mami lo recluyó en El Rodeo de la organización Tradición, Familia y Propiedad, para que recibiera las practicas fascistas del asedio, siempre con Leopoldo López como aventajado, lo único que dijo fue: “aquí estoy, me trajo mami”. Y con tanto dinero pasó la prueba.

También cuentan los que lo vieron (Venezuela toda, América Latina hasta Cuba y el Caribe), que un día 12 de abril de 2002, llegó con su “general” López a la embajada cubana y dijo “Aquí estoy, me trajo ese pueblo que no les va a dejar entrar comida ni agua. Ya la luz la cortamos. Y si los niños lloran les cortaremos…el llanto”. Y el “general” Leopoldo López asintió.

Esas son las pendejadas derechistas que hacen que los pueblos se unan cada día más alrededor del grandioso objetivo: hacer definitivamente libre a la Patria. Por nuestros hijos, los de todo este continente, que nunca jamás tendrá Capriles. ¿Es q acaso podrá hacer Patria quien no haga hijos?

Sabemos que ese “pueblo” que nombra Radonski el 10-06-2012 en El Silencio, no es de carne y hueso. No estuvimos allí. Los y las que hicieron coro, si no hay marcha reversiva, y si votaren lo harán porque el secreto encubre la fastuosidad. Mientras nosotros decimos !Que viva Chávez!

Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos!

*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1767 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor