La revolución asediada por una implacable guerra mediática o las operaciones de manipulación de información

Después del rotundo fracaso político de “La Salida”, que se inició con las guarimbas durante los primeros meses del año 2014 y dejó como lamentable saldo 42 venezolanos fallecidos, puesta en marcha por la dirigencia opositora alineada con intereses imperialistas, este año 2015 han puesto en marcha “La transición”, propuesta con la que poniéndose al margen de la Constitución se pretenden imponer un cambio de gobierno.

Después de develar la fase inicial del plan de la “transición”, vemos como se impone una feroz campaña mediática trasnacional, como uno de los componentes claves para atacar a la revolución valiéndose de las operaciones de campañas de opinión de descrédito como fórmula para generar la ingobernabilidad y la anarquía y promover una intervención extranjera en el país.

Es indudable que Nicolás Maduro y su gobierno cuenta con el respaldo del chavismo y el pueblo mayoritariamente apuesta a que se mantenga la paz y que las diferencias políticas se diriman en el marco de las leyes y de las reglas de la democracia vigente. Pero sectores minoritarios de la derecha oligárquica aliados con el imperio gringo quiere revolver el río para como dice la jerga popular “en río revuelto ganancia de pescadores”.

El pueblo venezolano entiende que a los gringos, que utilizan a sus aliados internos, sólo les interesa el petróleo venezolano y volver al país al pasado anterior a Hugo Chávez, época donde los niveles de exclusión y pobreza alcanzaron cifras abismales.

A continuación citamos dos operaciones de manipulación mediática, a través de las cuales se ha pretendido manipular a la opinión pública interna y externa con los fines expresos de hacer de “burdas mentiras” verdades irrefutables. Operaciones que, al menos internamente, en buena medida lograron ser oportunamente develadas y desmontadas, a pesar de las deficiencias y debilidades del aparato comunicacional con que cuenta el Gobierno venezolano.

Operación de manipulación mediática 1:
Mentira:
El alcalde Antonio Ledezma fue salvajemente golpeado por funcionarios encapuchados del SEBIN y sacado esposado de sus oficinas sin ningún orden judicial, por orden expresa de Nicolás Maduro y hecho preso sin atender al ordenamiento jurídico vigente en Venezuela y vulnerando los Derechos Humanos que asisten al Alcalde Ledezma.
Objetivo que persigue: Confirmar que en Venezuela se aplica persecución política contra la disidencia y se atenta contra los derechos humanos de las personas.
Hechos objetivos: El Alcalde Antonio Ledezma, al ser requerido por orden de un tribunal, fue detenido por funcionarios del Sebin, quienes respetando sus derechos humanos lo trasladaron a instalaciones de dicha institución para en el lapso previsto presentarlo al respectivo tribunal. No fue esposado ni agredido de ninguna forma.

Operación de manipulación mediática 2:
Mentira:
Dos jóvenes estudiantes, militantes de la oposición, después de participar en una protesta fueron capturados por cuerpos policiales y después de ser torturados fueron vilmente asesinados y sus cadáveres aparecieron abandonados maniatados y con signos evidentes de tortura.
Objetivo que persigue: Se confirma que en Venezuela los cuerpos de seguridad aplican la tortura a estudiantes opositores detenidos y se vulneran los derechos humanos. El gobierno venezolano es asesino.
Hechos objetivos: Los jóvenes que fueron encontrados muertos, maniatados, no eran estudiantes universitarios, ni se ha demostrado que hayan participado en actividades de protestas y menos aún que hayan sido detenidos y torturados por la policía horas antes de dárseles muerte. El caso se investiga para establecer los móviles del asesinato de los jóvenes y sus posibles responsables.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1543 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: