Ruralidades...

Un Bolívar para la resistencia hondureña

De los pueblos del mundo solidario para los camaradas que ahora mismo resisten la arremetida feroz, colmada de barbarie. El colmo: hasta contra los niños, que ni siquiera pueden asistir a su escuela. Contra las madres solidarias en la lucha frente al golpismo, que no se ha conformado con romper el hilo constitucional, y que ha llegado mas allá de la intriga en contubernio con los halcones del pentágono y sus fichas de la cizaña y la zancadilla, hasta masacrar parte del pueblo hondureño, validos de la misma impunidad después de masacrar a los niños de Palestina. Mientras tanto ese mismo pueblo valiente, con una juventud resuelta a evitar la ignominia del pasado que condujo a la mortandad de los ´80s, está en plena demostración de sacrificio. En una lucha desigual, que por justa y razonable, a pesar de la crueldad de los sin rostro, no hace mas que exigir justicia y el regreso al hilo constitucional, con el retorno del presidente Zelaya a la primera magistratura de donde, como se sabe, fue sacado violentamente y sin ningún finiquito previo. Peor, cuando para justificar lo injustificable, la canalla de la avaricia, con sus grupos de sicarios, retoma el gatillo para silenciar el grito de los desposeídos.

De sarcasmo. Un día después de cumplidos los 226 años del natalicio de nuestro libertador Simón Bolívar, vimos y escuchamos al peón de los sátrapas de hoy, vanagloriándose de su "hazaña", enmarcada en su turno fugaz, en pleno apogeo demagógico, con el ofrecimiento de un "futuro" promisor, para los hondureños incluidos los que en ese mismo momento estaban siendo masacrados para impedir su reencuentro con la esperanza.

Pero no se dio cuenta el peón de los sátrapas sin rostro, que por el lado bueno, que es el de la sinceridad de los pueblos sin ínfulas, cientos de mujeres hondureñas, de esas mismas que tararean "....nos tienen miedo porque no tenemos miedo....", salían de la montaña amiga, solo conocida por ellas y sus camaradas y compañeros, padres de sus hijos, con las manos de la concordia, sin mas armas como no sean las del coraje que también armoniza con la voluntad de un apretón de manos con su presidente, después de caminar tres días con dos noches desde la otra frontera con Farabundo Martí.

Esas son las mujeres de Morazán. Las mismas que tienen hijos, y que con los padres de esos niños en una patria que de nuevo será libre, los dejarán con los abuelos, con la ineludible necesidad de un sustento que no vendrá de las manos blancas que aplauden a los avaros, sátrapas y sicarios. Además, impostores.

Es que también el amor de juventud es vergüenza y a la vez esperanza. Y cuando a la esperanza se le quiere liquidar, los verdugos se exponen al embate corajudo de la juventud que en la hermana Honduras, tantas veces masacrada, ha aprendido a distinguir a los antipatriotas de los que están dispuestos, como siempre, a defender la patria de las arremetidas de la barbarie.

Y por ultimo, la interrogante de un lego en cuestiones de jurisprudencia: ¿No se podrán concatenar análisis jurídicos de cien abogados dispuestos a revolucionar la materia, en cuanto al hilo constitucional interrumpido por la fuerza de las armas?.

Uno acá, desde estas ruralidades de Venezuela, previa disculpa si pecamos por ignorancia, se atreve a proponer CIEN ABOGADOS PARA HONDURAS. Profesionales con mentalidad revolucionaria que ayuden a ese pueblo en su lucha por la reconquista del hilo constitucional. Y para sentar el precedente de posponer el mandato, resultado de elecciones libres y no  de facto, tanto tiempo como el interrumpido en contradicción con la voluntad de los pueblos y los funcionarios de elección popular. 

Patria, Socialismo o barbarie.

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1786 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad