Medios de información en México: o fascistas anti AMLO o lamehuesos de AMLO; uno o dos reflexivos

1. He sufrido, desde hace varias décadas, la enfermedad de conocer los cambios políticos y económicos de México y el mundo; sin embargo, nunca como estos años, había visto la posibilidad de ser independiente y pugnar por una tercera vía. Durante 70 años de gobiernos dictablanda del PRI y los 12 años de gobiernos de la ultraderecha del PAN, todos mis artículos y mis batallas fueron de manera definitiva contra todos los gobiernos. Con el arribo de López Obrador en 2018 creí que sería distinto, pero estoy concluyendo que es igual, más de lo mismo. Los medios de información que siempre fueron sobornados han perdido algo de lo que recibían, pero a cambio han surgido nuevos lamehuesos que han comenzado a recibir paga.

2. Prensa escrita (periódicos y revistas), radio, TV, Internet, durante los últimos 60 años –cuando he tenido uso de razón- han estado al servicio del dinero para poder vivir, desarrollarse y obtener poder. Casi todos ellos (los medios de información) han sido halagadores del poder en un 90 por ciento y críticos en un 10; todos los periodistas han tenido la obligación de subordinarse a las órdenes de sus patrones, es decir, de quien les paga. Si en algún momento les han llegado una pensamiento o ideología crítica, eso lo olvidan fácilmente porque quien paga manda. Alguna vez critiqué a un reportero amigo y me respondió: "yo escribí lo que ví"; obvio no me dijo con qué ojos ni con qué conciencia interpretó a su modo los hechos.

3. Todos los empresarios de estos medios contratan a sus articulistas y reporteros por parentesco o amiguismo, por herencias o recomendación; pero de cualquier manera la línea política, económica, social, tiene que ser inviolable, impuesta por los empresarios. Esto lo puedo demostrar porque desde 1976, he sido corrido, suspendido –con diferentes argumentos- de por lo menos ocho periódicos y una revista; además que otros han bloqueado mis solicitudes. De esta revista semanal fue chistoso: "por haber publicado un artículo en el periódico del hermano carnal enemigo". Pero también desaparecí de una publicación prestigiada de internet que, después de colaborar permanentemente desde 2002, de pronto desaparecieron mis artículos publicando uno cada seis meses.

4. Pienso que una de dos: ¿debo ser facho anti AMLO o su lamehuesos? Recuerdo que en Excélsior sólo pudimos estar –un equipo y yo- de 1976 a 1977, que sin decir nada, nos dejaron de públicar; en Unomásuno después de luchar para que me admitan, sólo me publicaron en1984 y 1985 porque era muy variado de temas y debía ubicarme en educación. En 1985, y varios años adelante, busqué ingresar a La Jornada y a la revista Proceso, pero me topé con pared, sobre todo porque ese año me vine a Mérida, donde comencé publicar en Diario de Yucatán, estando 11 años. Los articulistas hemos tenido siempre ciertos márgenes de libertad manteniéndote en los límites permitidos; márgenes que no conocen los reporteros, cuya obediencia debe ser total.

5. La realidad es que los medios de información mexicanos me cansan porque ya de antemano –como de cualquier político- sé lo que van a decir, lo que repetirán de acuerdo a como ven el gobierno de López Obrador. Antes de AMLO los medios de información –junto a los llamados intelectuales- aunque hacían algunas críticas- halagaron a todos los gobiernos porque ellos les daba muchos millones de pesos. Los gobiernos no necesitaron formar grupos de defensa. Hoy, con las llamadas Conferencias Mañaneras de AMLO, además de los llamados youtuveros a su servicio, ha logrado controlar la situación. Su partido Morena es el nuevo PRI porque está infestado con miles de exmilitantes de ese partido. Así que no hay de donde, si se es independiente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 574 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: