El pensamiento de Víctor Hugo, el socialismo mal comprendido y la revolución bolivariana (III)

Seguimos hablando de las tareas de la revolución bolivariana, del socialismo mal comprendido, del socialismo bolivariano y chavista, sobre todo para que sepan los burgueses que ellos se beneficiaría de la nueva sociedad si tan solo la comprendieran, si tan solo tuvieran sensibilidad social, conciencia de sociedad, si tan solo estudiaran el socialismo científico sin condicionamientos y estigmas y estereotipos, pero para ello, es necesaria la educación, por ahí debe empezar la obra, de discernir que cosa es el socialismo, porque lo condena la sociedad burguesa, porque los liberales sufren con el espanto del socialismo, porque prefieren ver sucumbir la humanidad antes de que el progreso nos traiga el socialismo.

El personaje de Victor Hugo, Enjolras habló así desde una barricada: "El derecho al alfabeto; por ahí debe empezar la obra. La escuela primaria y la escuela secundaria ofrecida a todos; tal es la ley. De la escuela idéntica, sale la escuela equilibrada. ¡Si! ¡Enseñanza! ¡Luz! ¡Luz!. De la Luz emana todo, y todo vuelve a ella. ¡Ciudadanos! El siglo XIX es grande; pero el siglo XX será más dichoso. Entonces no habrá ya nada que se parezca a la antigua historia. No habrá que temer, como hoy, una conquista, una invasión, una usurpación, una rivalidad, de nación a mano armada, una interrupción de la civilización por un casamiento de reyes. No habrá que temer un nacimiento en las tiranías hereditarias, ni un reparto de pueblos acordados en congresos ni una desmembración por un hundimiento de unas dinastías, ni un combate de religiones al encontrarse frente a frente. No habrá que temer al hambre, a la explotación del hombre por el hombre; a la prostitución por la miseria, a la miseria por falta de trabajo, al cadalso, a la guillotina, las batallas, y todos estos latrocinios del azar en la selva de los acontecimientos. Casi puede decirse que no habrá un acontecimiento. Reinará la felicidad".

A todas luces, el deber del hombre y la mujer no es solo trabajar, sino también estudiar, se puede decir que es la ley natural, aprender a estudiar y trabajar, alfabetizarse, saber y hacer, teoría y practica, para el ello, el órgano de la instrucción, la educación y la enseñanza a todos los niveles de aprendizajes, en la escuela y el trabajo, en las universidades y en las empresas, desde primaria hasta la universidad, totalmente gratuita, laica y soberana ofrecida a todos y todas, la escuela cuando es idéntica a si misma, a la medida del hombre libre y soberano, al servicio de la sociedad, constructora de ciudadanía, de republicanos, por eso equilibrada, no puede haber escuelas públicas y privadas con valores diferenciados, la misma luz para todos y todas, nada que restringa el saber científico y el progreso.

¿Ahora; para que el la luz del saber? Para devolverle a la sociedad, lo que amor se recibe, se paga con amor, con conocimiento y trabajo, producir riqueza para distribuir con equidad y justicia, sin mezquindades e intereses propios, para evitar el hambre, la miseria, la muerte, la explotación del hombre por el hombre a la manera de las sociedades antiguas, desde la esclavitud hasta el capitalismo, donde todo es incertidumbre, lucha por existencia, la lucha por la selectividad, ella decide quien vive quien no, por supuesto los poderosos, los afortunados, los explotadores misantrópicos, misóginos y racistas, los guerreristas, los imperialistas, los reyes parásitos, las dinastías corruptas, los dictadores militares, las naciones imperialistas que expolian los pueblos y se distribuyen el mundo en colonias, poniendo una "interrupción a la civilización humana".

El socialismo bolivariano y chavista esta llamado a poner fin a esos "vicios del capitalismo" y de las sociedades clasistas antiguas, poner fin al hambre en Venezuela haga lo que haga el imperialismo y sus secuaces mediante la guerra económica, para vencer debemos asegurar la soberanía alimentaria, la capacidad vestir a la sociedad, producir los fármacos para la vida, ampararla sociedad mediante el otorgamiento de viviendas dignas, dotarles de todos los servicios en forma eficaz, segura y oportuna, ofrecer seguridad y garantía de vida sobre todo de vida social y humana, derechos que conculca el capitalismo, haciendo todo lo posible a su alcance para evitar que el pueblo tenga acceso a esos bienes comunes, de lo contrario se vería como una sociedad muy inferior al socialismo.

Ese es el problema, el quid del asunto en tiempos de bloqueos y sanciones, de torpedear los avances del socialismo, frenarlo mediante "las guerras inusuales y extraordinarias", conquistas, invasiones, usurpaciones, rivalidades, contrarevolución, desmembramiento delos estados naciones, guerras religiosas, económicas, políticas, culturales, siembras de hambrunas, guerras bacteriológicas, químicas, bioterrorista, narcotráfico, prostitución por la miseria, destrucción de fuentes de trabajo, usurpación de tierras campesinas, torturas, entre otros latrocinios del azar de una sociedad semejante a la selva, tal es el capitalismo y su sistema imperialista mundial.

La revolución bolivariana y chavista viene sufriendo de todas esas lacras sembradas por los Estados Unidos, ya hemos sido ene este siglo que no ha sido nada mejor al pasado antiguo, no hemos podido ser mas dichoso pese al progreso técnico y científico, y hoy en el siglo XXI continúan las amenazas del pasado en el presente, el neoliberalismo se enseñorea por el mundo con su poder mediático, militar, corporativo, tratando de someter a los pueblos, esclavizarlos para siempre, crear un mundo desarrollado y clasista privilegiado y otro, subdesarrollado, empobrecido y discriminado, tal es el plan imperial implementado en Siria, Palestina, Grecia, Afganistán, Irak, Libia, incluso en Venezuela.

Frente a tales designios ensombrecidos, los pueblos se revelan. Continúa Enjolrás diciendo: "El género humano cumplirá su ley, como el globo terrestre cumple la suya. La armonía entre el alma y el astro se restablecerá; el alma gravitará en torno a la verdad, como el planeta en torno al sol. Amigos la hora en que os hablo es una hora sombría; pero así son fatalmente las condiciones de las conquistas del porvenir. Una revolución es un peaje. ¡Oh! El género será liberado, sacado de su postración. Lo afirmamos de esta barricada¡. De donde saldría el grito del amor, sino de lo alto del sacrificio?, ¡oh hermanos míos!, aquí el vinculo de unión de los que piensan y de los que padecen. Esta barricada está hecho no de adoquines, , ni de vigas, ni de hierro video; está hecha de los materiales: uno de las ideas, otro, los dolores. La miseria encuentra en ella el ideal".

El siglo XXI no es menos sombrío que el siglo XIX, pareciera que la guerra fría del siglo XX no ha terminado, el género humano espera ser liberado, son ha alcanzado las condiciones de las conquistas del porvenir, el porvenir no se avizora, hay una postración social, un estancamiento del progreso social a causa de la desigualdad social, el capitalismo no avanza en lo social, al contrario, el neoliberalismo ha desmantelado el estado de bienestar, y en tiempo de covid 19, de pandemia y crisis sanitaria se agudiza la situación social, no hay amor social, se pregona el extremo individualismo y la libertad, la sociedad liberal, donde el precio del sacrificio social de los pobres es demasiado grande para sostener a los ricos, mientras estos se desarrollan, los pobres padecen, se envilecen, es en ésta situación crea las condiciones materiales y espirituales de la lucha social, del combate de clase, por la que la miseria social crea el terreno de cultivo de la revolución social la idea de igualdad y la libertad.

Víctor Hugo en sus reflexiones respecto a las revoluciones en los Miserables dice: "….Un choque de principios se parece a un choque de elementos de la naturaleza. El océano defiende el agua; el huracán defiende el viento; el rey defiende la realeza; la democracia defiende al pueblo; la sociedad vierte sangre en este conflicto; pero lo que es hoy sufrimiento será mañana su salvación. Y, en todo caso, no debe culparse a los que luchan….no imputemos pues, mas que a la fatalidad de los hechos esas colisiones terribles. En estas tempestades, cualesquiera que sean, entra siempre en buena parte la irresponsabilidad humana" (Los Miserables, p. 734).

Los liberales consideran la violencia como un retroceso, un caos social, una afrenta a la civilización, ven a los revolucionarios como barbaros, en tanto a los pueblos que siguen ese rumbo como irresponsables, mientras tanto, no reflexionan en aquellas condiciones de dolor y sufrimiento social, la idea que crea las revoluciones, el choque de principios entre gobierno y pueblo, en la democracia, se supone que el gobierno ha de ser popular, pero en la democracia capitalistas, las elites económicas y políticas secuestran el poder, legislan a favor de una minoría, legitiman la usurpación del poder y la soberanía.

Pues bien; esa irresponsabilidad clasista del gobernante, defienden el derecho burgués, la economía burguesa, por tanto la sociedad burguesa, le da apariencia de democracia, aún cometiendo injusticia y atropellos, hace valer la fuerza del estado para imponer la ideología burguesa, sus formas de vida, de diferenciación social que es vista como normal, como un orden positivo, contrario a lo negativo de las revoluciones sociales, que de acuerdo a Víctor Hugo nacen "no de un accidente, sino de la necesidad vital de los pueblos" (Ibíd., 735).

Agrega Víctor Hugo que: "una revolución es la vuelta de lo ficticio a lo real. Existe porque debe existir. Porque no es otra cosa que instinto de conservación en lo colectivo" (Ibídem). Mientras la democracia capitalista se separa del pueblo, crea su propio mundo, sus abstracciones ficticias, las representaciones de un mundo ideal que no se compadece con los intereses reales de las mayorías, cuando eso ocurre, cuando la democracia en su idealidad deja de responder a las necesidades vitales del pueblo, éste aspira dar una vuelta de la utopía burguesa, obligándola a tomar los hechos, es entonces cuando el pueblo aspirando a vivir manifiesta el espíritu de auto conservación del colectivo, y esto es lo que hace el proletariado, tocar la campana la lucha de clases sociales.

En todo caso; amplíaVíctor Hugo: "Siendo toda revolución verdadera el cumplimiento de una función normal, contiene en si su legitimidad. Legitimidad que algunas veces es deshonrada por los falsos revolucionarios, pero que persiste aún deshonrada; que sobrevive aún ensangrentada" (Ibídem). En Venezuela tenemos una revolución en marcha, avanza y se detiene, muchas veces es deshonrada por quienes dicen defenderla, pero pese a todo, ese deseo sobrevive, es legítimo que el pueblo haga valer sus derechos sociales, económicos, políticos y culturales, el pueblo no puede vivir muriendo, debe organizarse y defender sus condiciones de vida, construir una nueva sociedad, la sociedad del amor, la fraternidad y la solidaridad y solo el socialismo es capaz de darle lo que amerita.

Fuente:

Hugo, Víctor (1962). Los Miserables. Editorial Vergara, Barcelona, España.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 352 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: