Sin Dios por ningún lado

Por sus hechos los conoceréis, claro confió y presumo la inocencia hasta que las pruebas la evidencia inobjetable me indica que estaba equivocado, en la física desde aquello que decía que el estado natural de los cuerpos es el reposo, las 95 tesis de Lutero desnudando a la iglesia católica y sus dogmas o El Padrino esa magnífica obra de Mario Puzo donde descubre que uno de sus leales lo deseaba llevar a un fatal desenlace, también André Gide el Premio Nobel francés que descubre ante el mundo y en días donde Stalin tenía gran simpatía en el mundo intelectual escribe y describe un texto la URSS de esos días, si Regreso De La URSS y luego, Retoques De Mi Regreso a La URSS. Los casos sobran. Pero en un procesos donde disentir es un pecado imagino que descubrir a quien te birla hasta la hora del día. Imagino solo imagino y pocas veces que hoy la clase dirigente parece recrear a la película El Padrino y son como si Tessio se hubiera multiplicado muchas veces y también don Corleone, recordemos una escena: 

Confrontarse con los hechos es tremendo y claro que me tuve que dar cuenta de lo nefasto de un gobierno que prometió pan y dio hambre, que anunció vida y nos entregó un FAES, que hablo de libertad y censuró medios y claro que Diosdado es parte de esos que estando y desde la cresta de la ola asumió el papel poco elegante, quizás chabacano de ordenar perseguir y convertirse en un Torquemada mientras hablaba de paz a los hombres de buena voluntad, imagino que la búsqueda y los desencuentros o las confrontaciones son así y cuando uno ve un perfil de un medio sin una fotografía para saber a quién le respondemos, también pensamos que quizás le estamos respondiendo a un supuesto.

El método científico habla de ensayo y error y en las ciencias sociales aunque son ciencias es casi imposible repetir un experimento y que de manera exacta nos lleve al mismo resultado, claro que confié y claro que fui birlado, claro que pensé que el señalado no era victimario y claro que sigo confiando en otras cosas pero la demostraciones dadas por el gobierno son suficientes no solo para desconfiar, también para señalar quienes son los culpables de la crisis y del desastre.

Venezuela en su mayoría confió en Acción Democrática y Copei y la vida nos sacó de ese camino, el El 27 de febrero la Fuerza Armada Nacional salió a la calle a masacrar a un país entero y miles y miles de los que creyeron que esos hombres de uniforme pudieron ver con sus propios ojos a sus asesinos, a sus represores, a sus perseguidores, yo entre ellos.

El extraordinario científico Albert Einstein y sus teorías tuvieron que enfrentar por medio de la física teórica, propuestas científicas que estaban equivocadas sólo el genio de este hombre extraordinario que salió de Alemania (igual que millones de venezolanos bajo el gobierno madurista) dio al traste con afirmaciones que estaban erradas como creer que el tiempo y el espacio eran absolutos.

Hasta dentro de las religiones la católica se habla de la traición de Judas y antes del levantamiento de Luzbel, imaginemos a esos seres todopoderosos equivocándose, será que este mortal llevado por la luz de los hechos no debería reconocer su error, será que es un delito asumir con sentido común nuestro error y el mío en particular.

Negar la realidad es vivir no en la fantasía y quizás sea una de esas largas y tormentosas enfermedades que se desarrollan en nuestro cerebro y que van desde los hipocondriacos, hasta los que se ven ante el espejo como muy gordos o con exceso de peso, la anorexia esa enfermedad que hace que quienes la sufren vean y observen su propia imagen distorsionada.

La luz de los hechos me demostraron que el gobierno es una cosa terrible, que Diosdado engaña y se engaña y negar las cosas que ocurren que en el país hay hambre, hay miseria, hay persecución de las minorías, hay censura, hay millones de desterrados (obligados) es negar la evidencia. Como negar la luz del sol. Pero en fin hay quienes afirman que la Tierra es plana, que el Covid es un plan de las corporaciones, que las vacunas son un plan para el control mental. Es inocente decir que tenemos en Venezuela un buen gobierno. Yo no lo creo, manténgase en el error está en su derecho.

La vida y sus detalles y en fin con nuestros errores a cuestas y otros con sus horrores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7964 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas