Carlos Marx. 137 años de su fallecimiento

Carlos Marx. Un hombre de una sola pieza.

Karl Heinrich Marx desde su juventud y a lo largo de sus sesenta y cuatro años de existencia estuvo guiado por un solo fin: luchar como hombre de ciencia y en la práctica por la consecución de una sociedad verdaderamente humana, que pusiera fin al milenario reino de la desigualdad social.

La revolución industrial desarrollada por capitalismo a partir del siglo XVIII creó un nuevo modo de producción y un sistema económico social basado en las máquinas de vapor, con el carbón como fuente de energía operadas mediante el trabajo humano intelectual y físico de los modernos esclavos asalariados llamados proletarios u obreros. La sociedad logra por primera vez en su producir bienes por encima de sus necesidades. Desde aquel entonces el poder social del trabajo colectivo no ha dejado de crecer.

En aquella sociedad del siglo XIX donde «El desorden almuerza con la abundancia, como la pobreza cena con la miseria y se acuesta con la muerte»[1], Marx estudiando la realidad del capitalismo, comprueba lo que los socialistas utópicos han denunciado desde la revolución francesa, como la miseria y la pobreza crecen entre los trabajadores, en la misma proporción que la riqueza se concentra en la «clase ociosa» como llamara Thorstein Veblen[2], a la minoría propietaria. A partir de ese poder social del trabajo, forjado a partir de la I revolución industrial, bajo el dominio de la burguesía, Marx y Engels descubren la posibilidad y el camino de superar la milenaria desigualdad social que ha caracterizado los últimos 6000 años de "civilización" a la que justamente llamaron la prehistoria de la humanidad[3]. Y a ese ideal le consagra junto a Federico Engels el resto de su vida.

De Marx se puede diferir de su pensamiento y propuestas, pero ante todo fue un ser humano de una sola pieza, donde se fundieron el científico social y el militante revolucionario.

A los 17 años con motivo de los exámenes antes de ingresar a la universidad escribe:

…la guía principal que debe dirigirnos en la elección de una carrera es el bienestar de la humanidad y nuestra propia perfección. No debe pensarse que estos dos intereses pudieran estar en conflicto, que uno tendría que destruir el otro; al contrario, la naturaleza de hombre está constituida de tal modo que solo puede lograr su propia perfección trabajando para la perfección, para el bien de sus semejantes… Si en la vida hemos escogido la posición desde la cual podemos trabajar más por la humanidad, ninguna carga nos puede doblegar, porque son sacrificios en beneficio de todos; entonces experimentaremos una no pequeña, limitada, egoísta alegría, pero nuestra felicidad pertenecerá a millones, nuestros hechos se vivirán calladamente, pero por siempre por el trabajo, y sobre nuestras cenizas se verterán las ardientes lágrimas de la gente noble[4]…

Ante la tumba de Marx, Federico Engels su amigo y colaborador ratifica esa misión de vida de su amigo:

…Es de todo punto imposible calcular lo que el proletariado militante de Europa y América y la ciencia histórica han perdido con este hombre ( ) no hubo un sólo campo que Marx no sometiese a investigación -y éstos campos fueron muchos,( ) Tal era el hombre de ciencia.( ) Para Marx, la ciencia era una fuerza histórica motriz, una fuerza revolucionaria.( ) cuando se trataba de un descubrimiento que ejercía inmediatamente una influencia revolucionaria en la industria y en el desarrollo histórico en general ( ) Pero Marx era, ante todo, un revolucionario. Cooperar, de este o del otro modo, al derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones políticas creadas por ella, contribuir a la emancipación del proletariado moderno, a quién él había infundido por primera vez la conciencia de su propia situación y de sus necesidades, la conciencia de las condiciones de su emancipación: tal era la verdadera misión de su vida. La lucha era su elemento. Y luchó con una pasión, una tenacidad y un éxito como pocos[5].

Para Marx como se los confesó a sus hijas, su principal característica era la determinación de tener un solo objetivo. El ideal de la felicidad, era la lucha. Su idea de miseria, estaba vinculada a la sumisión. El peor defecto en un ser humano, el servilismo. Su máxima favorita « Nada de lo humano me es ajeno» y su lema Dudar de todo, tal era Carlos Enrique Marx, el científico y el revolucionario.[6]

En la primavera de 1845, Marx y Engels se encuentran en Bruselas, para ajustar cuenta con sus anteriores prácticas políticas y su conciencia filosófica dentro de la democracia radical y la izquierda hegeliana. Entre 1841-43 Ludwig Feuerbach con La Esencia del Cristianismo y otros escritos en ese periodo[7]le ha propinado el golpe final al sistema de la filosofía de Hegel y su disfraz de dios como la idea absoluta creadora del mundo y del mismo ser humano.

Marx, considero a Feuerbach como el "verdadero vencedor de la vieja filosofía" por haber probado que "la filosofía (la vieja) no es otra cosa que la religión transformada en pensamientos, y que, por consiguiente, es otra forma y otra manera de alienación, agregando su admiración por el filósofo, quien con su materialismo y naturalismo le dio al socialismo el fundamento filosófico. [8]

En su «Tesis sobre Feuerbach», Marx criticando el materialismo contemplativo de aquel escribe: ... Por tanto, (Feuerbach) no comprende la importancia de la actuación «revolucionaria», «práctico-crítica».

La vida social es, en esencia, práctica. Todos los misterios que descarrían la teoría hacia el misticismo, encuentran su solución racional en la práctica humana y en la comprensión de esa práctica. El problema de si al pensamiento humano se le puede atribuir una verdad objetiva, no es un problema teórico, sino un problema práctico.

Es en la práctica donde el hombre tiene que demostrar la verdad, es decir, la realidad y el poderío, la terrenalidad de su pensamiento. El litigio sobre la realidad o irrealidad de un pensamiento que se aísla de la práctica, es un problema puramente escolástico.

Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo[9].

El objetivo del método de Marx-Engels no es solo explicar el mundo, sino transformarlo a partir de la realidad con que se encuentra y través del verdadero camino para lograrlo: La lucha de clases[10].

Y esta definición significa una ruptura con toda la forma anterior, tanto de hacer política como de investigación social, marcando una posición antagónica con respecto al político, intelectual o ideólogo al servicio del orden y el sistema establecido. El verdadero comunista, como materialista práctico, no se concibe al margen de la lucha de clases, es un ser humano comprometido y partícipe de las luchas de los trabajadores y asalariados.[11] Para Marx: no hay contradicción entre el interés privado y el público[12], el individuo humano es un ser vivo que mediante el trabajo construye su ambiente y a la vez es modificado por él. El ser humano se realiza y existe en sociedad, la cual construye y a su vez es transformado por ella. Y esta concepción del ser humano queda plasmada en la sexta tesis sobre Feuerbach: la esencia humana no es algo abstracto inherente a cada individuo. Es, en su realidad, el conjunto de las relaciones sociales[13].

El método de análisis de la historia, o concepción materialista de la historia creados por Marx y Engels es la culminación y síntesis de más de 2500 años del pensamiento humano aplicado al análisis de la historia y sociedad. Con los griegos nace la filosofía, con ellos la búsqueda de una explicación sobre el origen del mundo y su posibilidad de conocerlo, desde un ámbito distinto a la mitología y la religión. A partir de entonces, aparece en el campo del pensamiento una explicación del mundo y de los humanos a partir del propio mundo y no como una invención de dioses y seres divinos. Se abre la lucha o el debate entre materialismo e idealismo, entre religión o ciencia como explicación a las preguntas fundamentales ¿De dónde venimos? ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?

La Ideología Alemana,[14] es la primera exposición de la concepción materialista de la historia, donde magistralmente Marx y Engels trazan los fundamentos de su método histórico, definiendo con absoluta claridad lo que entienden por comunismo y comunista, la relación entre este movimiento y los individuos que participan en él. A partir de allí ajustan cuenta con su concepción filosófica anterior y su correspondiente práctica, abrazando definitivamente la causa con la serán consecuente hasta el final de sus días.

En 1848 Marx y Engels ya definidos como MATERIALISTAS PRÁCTICOS,[15] escriben el primer manifiesto que identifican a los comunistas del mundo moderno. En el primer capítulo del mismo, Marx y Engels reconocen el papel revolucionario de la burguesía al despertar el poder social del trabajo, forjador de las fuerzas productivas más variadas y colosales que todas las generaciones pasadas tomadas en conjunto, [16] agregando, este capitalismo, igualmente produce sus propios sepultureros. Su caída y la victoria del proletariado son igualmente inevitables[17].

En la definición del comunista para Marx y Engels no admite duda sobre lo fundamental de ella, como es la práctica en función del derrocamiento del capitalismo y su Estado como único camino para el logro de la emancipación del proletariado moderno y en consecuencia de la humanidad trabajadora pensante y sufriente, Y este enfoque en el objetivo de las ideas de Marx, es precisamente el que se olvida a menudo, especialmente en el mundo académico, como en la práctica política de los llamados "marxista" en cualquiera de sus variedades. No se puede separar el pensamiento de Marx y Engels, de la participación activa en la lucha de clases por el derrocamiento de la sociedad actual y la construcción de una sociedad colectiva superior, la ansiada comunidad universal de seres humanos realmente libres de la explotación económica, la opresión política y el oscurantismo religioso.

Y este objetivo, la misión de vida de Carlos Marx, no puede ser separado de su pensamiento, como pretenden sectas de intelectuales autodefinidos marxista, que a menudo olvidan la principal consecuencia del mismo: la práctica revolucionaria sustituyéndola por el cómodo y rentable oficio de intelectuales, profesores e investigadores sociales "marxistas" en el escenario que han inventado para ello, la supuesta lucha ideológica.

En el momento que Marx y Engels establecieron las bases de su concepción histórica, declarándose comunistas, no dejaron dudas sobre lo que esto significa Para nosotros, el comunismo no es un estado que debe implantarse, un ideal al que ha de sujetarse la realidad. Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera al estado de cosas actual. Las condiciones de este movimiento se desprenden de la premisa actualmente existente[18]

En esta cuestión del comunismo como posibilidad material y solución a la desigualdad social existente en pleno siglo XXI,, es bueno traer a colación una importante y poco conocida investigación que hace Walter Graziano en su libro "Hitler gano la guerra",, sobre las críticas de John Nash[19], a la idea de Adam Smith y la mano oculta del mercado como juez supremo de la economía y el bienestar social fundamento de toda la ideología liberal y neoliberal de la burguesía y el capital.

Cuenta Graziano en el capítulo 1 de su libro, cuando John Nash, profundizando en la Teoría de los Juegos[20], expuesta en la década de los treinta por Von Neumann y Morgestern, Nash llega a la conclusión matemática de que la famosa premisa de Adam Smith sobre la mano oculta del mercado que regula la economía y según la cual el máximo nivel de bienestar social se genera cuando cada individuo, en forma egoísta, persigue su bienestar individual, era sencillamente falsa. En esa misma época en forma prácticamente simultánea a los descubrimientos de Nash, dos economistas, Richard Lipsey y Kelvin Lancaster, descubrieron el denominado "Teorema del Segundo Mejor"[21], corroborando las apreciaciones de Nash.

En resumida, ya en la década de los 50 del siglo XX los economistas al servicio del capital habían demostrado que la acción colectiva y planificada era superior a la actividad individual y anárquica. Un descubrimiento de esta naturaleza que echaba por tierra el fundamento de toda la ideología del capitalismo sustentada en la "libre competencia" , indudablemente no se le dio publicidad, pero si uso, en la "teoría de los juegos" convirtiéndola en una nueva arma de dominación y como era de esperarse encontró su mejor "mercado" en el campo político, militar y claro está entre los grandes monopolios mundiales.

Y si la economía colectiva y planificada de los productores es superior al famoso individualismo y mercado del neoliberalismo, es reconocer la superioridad de lo colectivo y lo consciente en el trabajo de los asalariados sobre el individualismo y la codicia del patrón. Y economía colectiva y planificada de los productores, no es otra cosa que socialismo y comunismo[22].El problema de la humanidad trabajadora es ante todo un problema de distribución y no de distribución.

De tal manera que, las conclusiones esenciales Marx y Engels sobre la posibilidad-mas no inevitabilidad- del socialismo y comunismo a la crisis que sacude a la mayoría de la población mundial- no al capital y la burguesía mundial- demostradas por ellos a partir del crecimiento del poder social del trabajo con el advenimiento de la revolución industrial y el surgimiento del asalariado como esclavo moderno, también matemáticamente fue demostrada desde hace 70 años. Cuanto alegraría a Marx, un fanático de las matemáticas, saber que, el comunismo es matemáticamente superior al capitalismo.

Pablo Hernández Parra

16/0372020

Sofiaesteves44@gmail.com

[1] Benjamin Franklin. https://akifrases.com/frase/143196.

[2] http://argentina.indymedia.org/uploads/2012/10/teoria_de_la_clase_ociosa.pdf. https://es.wikipedia.org/wiki/Thorstein_Veblen.

[3] Marx en 1859 escribe «Federico Engels, con el que yo mantenía un constante intercambio escrito de ideas desde la publicación de su genial bosquejo sobre la crítica de las categorías económicas (en los Deutsch‑Französische Jahrbücher)], había llegado por distinto camino (véase su libro La situación de la clase obrera en Inglaterra) al mismo resultado que yo. Y cuando, en la primavera de 1845, se estableció también en Bruselas, acordamos elaborar en común la contraposición de nuestro punto de vista con el punto de vista ideológico de la filosofía alemana; en realidad, liquidar cuentas con nuestra conciencia filosófica anterior. El propósito fue realizado bajo la forma de una crítica de la filosofía pos hegeliana». https://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/criteconpol.htm

[4] Karl Marx, Reflexiones de un Joven en La Elección de una Profesión, agosto de 1835. https://www.marxists.org/espanol/m-e/1830s/1835-viii-10.htm.

[5] F. Engels, Discurso ante la tumba de Marx,(1883). En https://www.marxists.org/espanol/m-e/1880s/83-tumba.htm

[6]https://cavb.blogspot.com/2010/03/las-confesiones-de-karl-marx-veinte.html.

[7] En 1843 publica dos escritos con finalidad anti metafísica: Tesis provisorias para la reforma de la filosofía y Principio de la filosofía del porvenir. Volviendo al estudio de la crítica a la religión, después de corregir su Esencia del cristianismo. Feuerbach escribe en 1844 La esencia de la fe según Lutero y en 1845 La esencia de la religión. http://www.scielo.org.mx/pdf/anda/v11n24/v11n24a11.pdf" " https://sitiocero.net/2013/02/feuerbach-y-como-el-hombre-creo-a-dios

[8] http://www.scielo.org.mx/pdf/anda/v11n24/v11n24a11.pdf. Es innegable que los aportes de Feuerbach fueron decisivos en el paso de Marx y Engels al materialismo que unida a método de la dialéctica de Hegel le permitieron elaborar la concepción materialista de la historia, mal llamado "marxismo" como método de análisis de la historia y la realidad social.

[9]Tesis sobre Feuerbach. https://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/45-feuer.htm.

[10] A la influencia de Feuerbach en el ajuste de cuenta con su conciencia filosófica anterior, se une la de August Von Cieszkowski con sus Prolegómenos a la historiosofía (1838), en los que se reinterpreta la filosofía hegeliana de la historia de un modo original e inédito. A partir de Hegel y de milenaristas medievales como Joachim de Fiore, Cieszkowski ofrece una división triple de la historia humana en una primera época artístico-realista, una segunda época filosófico-idealista y una tercera época centrada en la acción.

[11]Y esta es una definición a menudo obviada u olvidada especialmente en el mundo intelectual y universitario donde abundan precisamente los "marxista", mas no los comunistas y donde en América latina han salido los famosos comandantes guerrilleros, revolucionarios y come candela, terminando luego de sus "pasantías y glorias revolucionarias" al servicio del Estado que una vez combatieron, el cual los recibe cuan hijos pródigos y muchas veces los encumbra a las más altas posiciones de dicho Estado, incluyendo la presidencia de la Republica.

[12] Karl Marx, Reflexiones de un Joven en La Elección de una Profesión.

[13]Para una confirmación de esta tesis de Marx sobre la esencia del ser humano en el siglo XXI Vease: https://www.ted.com/talks/robert_waldinger_what_makes_a_good_life_lessons_from_the_longest_study_on_happiness?language=es

También https://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/45-feuer.htm. Vease igualmente la definición de sociedad que da Marx en Carta a Pável Vasílievich Annenkov, (1846) https://www.marxists.org/espanol/m-e/cartas/m28-12-46.htm. .

[14] La ideología alemana, Marx y Engels, Bruselas entre 1845 -1846, publicada y si se quiere conocida por primera vez en su totalidad en 1932 por David Riazanov a través del Instituto Marx-Engels-Lenin en Moscú. El libro completo se encuentra en https://historiaycritica.files.wordpress.com/2013/12/ideologia-alemana1.pdf. Para un buen estudio del mismo véase https://marxismocritico.com/2013/09/09/marx-desconocido-sobre-la-ideologia-alemana/.

[15]Esta definición está contenida en La ideología Alemana uno de los más importantes en el pensamiento de Marx y Engels y tal vez uno de los menos leídos por los marxistas. Marx-Engels, La Ideología Alemana, Crítica del materialismo contemplativo e inconsecuente de Feuerbach. https://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/feuerbach/2.htm.

[16]K. Marx & F. Engels, Manifiesto del Partido Comunista, 1848 https://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/48-manif.htm.

[17]Ídem

[18]En La Ideología Alemana, Desarrollo de las fuerzas productivas como premisa material del comunismo, 1845-46 https://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/feuerbach/2.htm

[19] https://es.wikipedia.org/wiki/John_Forbes_Nash.

[20] La reflexión de Graziano, surge de una escena de la película sobre Nash, Una mente brillante, donde este presenta su proyecto de tesis doctoral.

[21] Vease https://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_del_Segundo_Mejor.

[22] Walter Graziano, Hitler gano la guerra, http://www.republicahuesca.org/Libros Bic /Hitler_gano_la_guerra.pdf.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1405 veces.



Pablo Hernández


Visite el perfil de Pablo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: