Reflexiones

¿De quién es la culpa?

En la crisis política, económica y social que estamos viviendo, además del gobierno y la oposición (incluye al gobierno norteamericano), que son los grandes responsables, también los habitantes en general, tenemos cierta cuota de responsabilidad, por razones que señalaremos más adelante. Para quienes dirigen el gobierno bolivariano, la precaria situación económica que estamos viviendo en Venezuela es atribuible al gobierno norteamericano y a sus socios de la oposición, debido a: la guerra económica que nos han declarado y a las sanciones financieras y al bloqueo financiero que nos han impuesto. En nuestra opinión esta es una verdad a medias que trataremos de explicar.

Los hechos demuestran que el gobierno norteamericano está asociado a la oposición y conspirando abiertamente contra el gobierno bolivariano de Venezuela desde el paro patronal de diciembre del 2001. La conspiración continuó con el paro petrolero. No nos extrañaría que la idea del Referéndum de 2004 haya sido alentada por ellos, pero ese evento no lo contaremos como conspiración, por ser éste un mecanismo constitucional que al ganarlo permitió al gobierno un respiro de varios años; donde nadie puede negar que hubo un crecimiento económico sostenido. Volvieron a la carga a partir de la muerte del Presidente Chávez el 5 de marzo de 2013 y la elección del Presidente Maduro en abril del mismo año. Reiniciaron la agresión con el desconocimiento del triunfo de Maduro por parte de H. Capriles y el posterior calentamiento de calle, que continuó con la "salida" y terminó en el 2017 con la elección de la ANC, no sin antes llegar al extremo de quemar venezolanos vivos.

Obviamente un acoso constante contra cualquier gobierno, disminuye su capacidad de acción gubernamental: porque parte del tiempo, energía y hasta recursos, tiene que dedicarlo a defenderse, Sin embargo, consideramos que es falta de objetividad objetivo hablar de guerra económica antes del 2014- 2015, cuando comenzó el ataque a nuestra moneda con el contrabando de nuestros billetes y la devaluación del bolívar a través del mecanismo del dólar today, una página web supuestamente manejada desde Miami, pero con el abierto apoyo del gobierno de Colombia al favorecer la dualidad del valor del Bolívar, mayor en el Banco de Colombia y mucho menor en las casas de cambio de Cúcuta. Así mismo, en marzo del 2015 Barack Obama atacó de frente al país, declarándolo una amenaza inusual y extraordinaria. Después vino una seguidilla de sanciones a altos funcionarios del gobierno nacional, las cuales, aunque era una agresión al país no representaba una traba a las actividades comerciales de Venezuela con USA y sus aliados. Fue en agosto de 2017 cuando Trump decretó las sanciones financieras, lo cual es una tragedia para un país tan dependiente de las importaciones. Como si fuera poco, en enero del 2019 Trump enfiló las baterías contra los activos de PDVSA en el exterior, no comprar nuestro petróleo y penalizar a los posibles compradores. En conclusión, si hay guerra económica, sanciones y bloqueo. Sin embargo, en el ataque a la economía venezolana, los gringos han tenido ayuda interna, adicional a la proporcionada por sus socios de la oposición. Hagamos un poco de memoria para que veamos que a más de un farsante le sale acto de constricción, penitencia y la promesa de nunca más pecar.

Independientemente de los daños a la economía producida por los gringos y sus socios de la oposición, nuestro mayor problema económico comenzó en el 2014 cuando comenzaron a caer los precios del petróleo, que llegaron a su mínimo en el 2016. Adicionalmente, ya desde el 2013 venía ocurriendo una disminución de la cantidad de barriles de petróleo producidos por día, hasta llegar a su mínimo en el primer trimestre de 2019, cuando supuestamente rondó los 700 mil B/d. Si en los mejores tiempos llegamos a 3.5000 B/d, es fácil deducir lo grave de la situación. Por supuesto que la producción diaria de petróleo fue afectada por el bloqueo financiero a partir de agosto 2017, porque no podíamos obtener los diluyentes como nafta y quien sabe cuantas materias prima más. Aunque desagradable, toca recordar algunos despilfarros y hechos imperdonables de corrupción, porque además de memoria corta, somos enemigos de asumir culpas.

¿Recuerdan el relajo en que terminó el episodio de los dólares viajeros? Bien avergonzados se deberían sentir quienes por la avaricia y el deseo de dinero fácil se convirtieron en raspadores de cupos. Peor se deberían sentir quienes permitieron ese desangre del país, Pena capital merecen quienes mantuvieron el diferencial cambiario en 6,3 y 10 Bs /$ y se lo entregaron a las empresas fantasma dizque para importar alimentos y medicamentos, cuando en realidad buena parte de esos dólares lo centrifugaban en el mercado interno contribuyendo con los siniestros planes de dólar today, y por lo tanto con la inflación. Otros importaron materia prima y bienes terminados que vendieron en el país con sobre precio. No se como se podrán sentir las y los negligentes que permitieron que todo este saqueo a la Patria quedara impune. ¿Se dan cuenta que los gringos y la oposición tienen sus culpas, pero más de un disfrazado de revolucionario también tienen la suya?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1363 veces.



Antonia Muñóz


Visite el perfil de Antonia Muñóz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a280999.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO