Del Esequibo a Tumeremo Llegamos al Verdadero Vacío de Poder

Hace meses, en tiempos electorales, Nicolás Maduro y sus asesores emprendieron una campaña "mediática" nacionalista sobre el Esequibo y denunciaron las pretensiones de Guyana de robarnos el territorio. Todos los ministros se pronunciaron a favor, todos dijeron que lucharían por esa zona de la patria entregada por la Cuarta al olvido, se anunciaron motores, se desplegaron comitivas internacionales para defender la patria, se recogieron firmas, se activaron misiones diplomáticas en la OEA, ONU, UNASUR, ALBA y en cuanta letra del abecedario había y hasta una lanchita de la FANB se dio una vueltica cerquita por allá así como para no pasar por debajo de la mesa en la ofensiva del rescate territorial.

Sin embargo pasado unos meses el Esequibo sigue en abandono y de ese carnaval de dólares para comitivas, comparsas militares, gastos de transmisión y publicidad que hablaban de soberanía, de dignificación y de motores para el patriótico rescate ni el humito les llegó a los oriundos de esa tierra, porque para allá no llega ni la caravana de la sardina.

No muy lejos de ahí está Tumeremo, otro pueblo abandonado a su suerte por el gobierno nacional y estadal; un pueblo construido sobre minas de Oro y el hambre de sus habitantes, un pueblo enfermo y carente de lo más básico, donde solo existe la ley de la violencia despiadada y sanguinaria del mejor armado o con mejores padrinos. Un pueblo donde no hay fronteras ni limites para extranjeros ni para la falta de compasión. Un pueblo sin gobernador ni presidente.

Resultado: 28 mineros desaparecidos que el gobernador negó, 28 mineros que un pueblo en protesta reclama vivos o muertos, pero que ni un policía o militar tomo la denuncia o la notificó. ¿Dónde estaban los policías de la región?, ¿Dónde estaban los militares que velan por la soberanía de la zona que no se enteraron de nada?, ¿como un personal militar entrenado y capacitado para estar alerta ante incursiones militares, paramilitares no se enteran de la matanza de 28 personas en un minúsculo pueblo improvisado por la necesidad y el hambre?, ¿Qué entienden por seguridad y soberanía los militares venezolanos hoy en día?.

El defensor del pueblo ante la Masacre de Tumeremo no la califica como tal y poco informa de la investigación pero no se aguanta en felicitar y soltar alabanzas al desempeños de militares como el General Benavides Torres jefe militar responsable de la Zona donde sucedió la masacre… y ¿cómo en ese contexto de vagabundería y ausencia de responsabilidad e imparcialidad institucional creer en estas investigaciones?, ¿sería muy difícil solicitar la cooperación internacional para mayor transparencia o nos van a venir con la manoseada excusa de la Soberanía que ha servido más de tapadera que para crear un sentido de responsabilidad nacional sobre nuestros recursos?.

En conclusión ni El Esequibo ni Tumeremo tienen presidente, ni tienen gobernador, ni tienen fuerzas armadas que vele por su seguridad o por derecho alguno, están a la buena de dios como estamos todos en Ocumare del tuy, en Maracay, en la cota 905 o en cualquier otra zona del país…

Entonces ¿para qué te voy a pedir otra vez la renuncia Nicolás Maduro si hace rato que eres un presidente ausente que no cumple con sus funciones?, ¿para qué pedirle la renuncia a alguien que hace tiempo nadie le para bolas ni siquiera en su papel de comandante en jefe de la fuerza armada, la cual están hoy más ocupadas en su nueva empresa petrolera, en su canal de tv y sus propios intereses personales que los de la nación?

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1662 veces.



Pablo Jiménez Guaricuco


Visite el perfil de Pablo Jiménez Guaricuco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: