Que hacer en caso de un adiós sobrevenido

Cada quien es libre de interpretar un Adiós como mejor le parezca, a mí me da la gana de no aceptar el adiós de Roland en cualquiera de sus formas, bien sea el adiós a un proceso del cual todos somos sus hijos o un adiós personalizado de no querer continuar suscribiéndolo, en ambos casos al menos para mí ese adiós no tiene ninguna posibilidad de ser cierto porque entre otras cosas he tenido el privilegio de contarme entre sus hermanos desde hace mucho pero mucho tiempo, inclusive cuando militar en la causa de los sin nada era como mínimo una tremenda locura sin contar con las persecuciones y torturas, de allí venimos, de la clandestinidad más hermosa, de la desobediencia más absoluta y de la rebeldía más humanamente posible y a eso no se le puede decir adiós ni que uno quiera.
 
Eso forma parte hasta de nuestra mirada, esta incrustada en cada célula nuestra para siempre jamás, que si suscribo algunos planteamientos de roland, si y rotundamente si, otros no, mas eso no importa ahora, lo importantemente ahora es decirle a mi hermano Roland, que en cualquier circunstancia sobrevenida como esta mi decisión plena como la luna llena es que elija y confíe en patricio silva como su hermano y compañero de la causa de los sin nada para cualquier efecto.
 
Es inevitable zafarse en las actuales circunstancias de las mafias gansteriles como hasta cariñosamente Roland les llama para mí no son más que porquerías vivientes, desde el modesto bachaquero devenido en empresario o el ministro que sentadito cual alma pura y cándida en un consejo de ministros aplaude y sonríe a las cámaras perfectamente dispuestas para el gran engaño universal, que otra cosa se les podía pedir, que fueran honestos ¿….?, como, si nunca tuvieron la posibilidad de no serlo, es cuando ven tanta plata junta cuando se les despierta su verdadera esencia, allá ellos, que lo gocen pero tengan la seguridad que su nombre no está inscrito en el libro de la vida.
 
No soy quien para darle consejos a nadie y mucho menos se, en que va a parar esto, solo sé que hago parte de una causa mucho mayor que yo y por lo tanto soy libre, a pesar de vivir desde algo más de dos años con mi familia en un refugio y a un año de que ninguna institución pública atendiera mi grave caso de salud que a fin de cuentas ya no me interesa.
 
Viva mi comandante Chávez carajo
Viva el pueblo en lucha
 

Viva Roland Denis



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1729 veces.



Patricio Silva


Visite el perfil de Patricio Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: