Francisco de Miranda

Hablar de la talla histórica de Sebastián Francisco de Miranda Rodríguez, es referirse a la personificación de los ideales de libertad en los pueblos de América. Sin lugar a dudas, fue un influyente protagonista en la política nacional venezolana y la geopolítica en la segunda mitad del siglo XVIII y las dos primeras décadas del siglo XIX.

Francisco de Miranda es catalogado como el latinoamericano más universal de su época. Luchó en tres revoluciones: la independencia de los Estados Unidos, la revolución francesa y la independencia de Venezuela.

Miranda, además de un soñador por la libertad, fue uno de sus máximos precursores. Primero en plantearse un proyecto sobre la unidad latinoamericana, de donde Simón Bolívar toma la iniciativa de crear "Colombia" y de reunir el Congreso de Panamá, sustentado a su vez en las idea del jesuita Juan Pablo Vizcardo y Guzmán, dadas a conocer por Miranda.

Su familia en Caracas sufrió la animadversión de los mantuanos. Cabe mencionar un hecho que influye en la iniciativa del futuro generalísimo para salir a buscar nuevos horizontes cuando está a punto de cumplir sus 21 años. Su padre Don Sebastián Miranda es nombrado en 1769, capitán de las milicias de voluntarios blancos de Caracas, lo que ocasionó el rechazo de los blancos criollos a esta decisión y desde el cabildo exigen al rey una rectificación y anular tal jerarquía a un blanco de orilla, un canario comerciante de telas de Castilla.

Francisco de Miranda sale de Venezuela en enero de 1771 hacia España, entra al ejército español con el grado de capitán. Desde ese instante y durante 40 años, se ausenta de su tierra natal Caracas donde nació el 28 de marzo de 1750.

Era consumado intelectual, escritor ideólogo, políglota. Hablaba el Francés, Italiano, Alemán, latín, Griego y el castellano. Atesoró una de las bibliotecas más completas de la época. Lo más destacado del conocimiento científico y humanístico, estaba concentrado en los seis mil volúmenes que poseía Miranda.

Participó Francisco de Miranda en los más importantes procesos revolucionarios y gubernamentales de Europa y América, eso le permitió granjearse el respeto y admiración en buena parte del mundo político y militar, pero también no pocos enemigos.

La persecución política y las acusaciones de traidor, fueron una constante en su vida.

Enviado a Cuba bajo las órdenes del general y gobernador español Juan Manuel Cagigal, se le dicta orden de detención desde España y huye hacia los Estados Unidos en 1783 apartándose del ejército español. Antes, en 1781 dirigió la batalla de Pensacola contra los ingleses en Estados Unidos dando una victoria a España. Conoce a Tomás Jeferson, Benjamín Franklin, Georges Washington, Henry Knox, Lafayette y otros líderes de la independencia norteamericana. Recorre varios países europeos, conoce Grecia estando este país en poder de los turcos otomanos. Estableció una estrecha relación con la emperatriz Catalina de Rusia, la cual lo protege del gobierno español y la inquisición, quien le persigue para hacerlo prisionero.

Viaja a Francia con pasaporte otorgado por la embajada rusa. Sale de Francia en junio de 1789, un mes antes de la revolución francesa. Francisco de Miranda se instala en Londres y luego de dos años se une a Sara Andrews, su ama de llaves,vive en Graffton Street 27, tiene dos hijos, Leander y Francisco Miranda. en 1790, se reúne con el primer ministro inglés William Pitt buscando apoyo para su proyecto de emancipar la América de España, proyecto que no va a tener el apoyo de Inglaterra.

Francisco de Miranda regresa a París en 1792, la revolución francesa estaba en su apogeo. El alcalde de la ciudad, Petión, le propone incorporarse a las fuerzas militares francesas, donde ingresa con el grado de Mariscal de Campo bajo las ordenes del general Dumoriez, obtiene victorias en Valmy, Amberes y es derrotado en Bélgica(Maastricht,Neerwinden), es acusado de traición y llevado a prisión, pero la sentencia del juicio le es favorable y sale en libertad. En julio de 1793, el comité de salud pública de la revolución, condena a la facción política de los girondinos y Francisco de Miranda nuevamente es hecho prisionero por sus relaciones con ese partido político. En la cárcel "La force " era un condenado a la guillotina. En 1794, cae el líder de la revolución francesa, Robespierre al que le aplican su propia medicina: la guillotina, bajo una lluvia de aplausos del pueblo que observa cómo rodaba su cabeza. En enero de 1795 liberan a Miranda.

En una reunión organizada por Miranda en París, donde participó Napoleón Bonaparte, este se refiere al venezolano como espía de Inglaterra y España, pero también llegó a expresar Napoleón de este héroe: "…Es un Quijote, con la diferencia que no está loco".

En 1797 el directorio da un golpe de Estado en Francia y se desata la persecución política. Francisco de Miranda se reúne con José del pozo y Sucre y el chileno Manuel José Salas y firman el "Acta de París" donde plantean el apoyo de Estados Unidos e Inglaterra para liberar a las colonias hispanoamericanas, de España.

Miranda huye de Francia al ser declarado proscrito. Nuevamente Miranda se reúne en Londres con el Ministro Inglés William Pitt para proponerle la independencia latinoamericana, sin obtener respuestas positivas.
Miranda regresa a los Estados Unidos en 1805, después de dos décadas de haber estado en ese país. Antes, hizo su testamento y en él, dona su colección de clásicos griegos a la Universidad de Caracas y su archivo "Colombeia" al gobierno venezolano. Buscó apoyo del gobierno norteamericano a su propuesta de emancipación pero es obviada por James Madinson secretario de Estado y Tomas Jeferson, presidente de los Estados Unidos.

Con el apoyo del director de la aduana de Nueva York, William Smith, Miranda, logra adquirir un barco: "el Leander" y dos goletas, "bacchus" y "Bee". Parte de Nueva York hacia las antillas y desde Haití, sale la expedición independentista . El arribo a Ocumare fue un fracaso, ya estaba denunciada esa operación y esperaban a Miranda, capturaron las dos goletas y "El Leander" huye con Francisco de Miranda hacia la isla de Granada, luego Barbados y finalmente Trinidad.

Francisco de Miranda Incursiona nuevamente por Coro el 3 de agosto de 1806 desde Trinidad y vuelve a fracasar, allí no había nadie, solo tres esclavos negros, pero iza por primera vez la bandera tricolor en territorio venezolano. Se regresa a Trinidad y desde allí se dirige nuevamente a Londres, a su hogar en Graffton Street 27.

En 1808 Napoleón Bonaparte invade la península ibérica y España queda bajo el gobierno francés al abdicar el rey Carlos IV y su hijo Fernando VII. Miranda ve la ocasión favorable para el movimiento de independencia y envía correos a los patriotas de Caracas y todas las capitales de las colonias españolas.

En 1810, estalla el movimiento del 19 de abril en Venezuela y los patriotas toman el poder deponiendo a las autoridades españolas. Se nombra una junta de gobierno y envían comisiones diplomáticas a otros países solicitando apoyo y reconocimiento. Simón Bolívar, Andrés Bello y Luis López Méndez, se dirigen a Inglaterra y en Londres entran en contacto Con Francisco de Miranda, a quien Bolívar convence para venir a su patria y hacer cumplir su gran sueño de independencia. Miranda llega a presidir la junta patriótica, es elegido diputado al primer congreso de Venezuela instalado el 2 de marzo de 1811 y una vez declarada la independencia de Venezuela el 5 de julio de 1811, en los avatares de la guerra, asume en 1812 el mando militar y político.

Ante las contantes derrotas del ejército republicano, falta de apoyo popular, la ausencia de soldados disciplinados y la pérdida del arsenal de Puerto Cabello, Miranda consulta con el ejecutivo nacional y firma la capitulación de San Mateo el 25 de julio de 1812 ante el general español Domingo Monteverde. Un grupo de jóvenes patriotas dentro de los que se encuentra el futuro libertador Simón Bolívar, Tomás Montilla, Rafael Chatillón y Manuel María de las Casas (comandante del puerto de la Guaira) con sus soldados, hacen prisionero a Miranda y lo entregan a los españoles. Miranda, es encerrado en las bóvedas de la Guaira, luego en un calabozo del castillo San Felipe de Puerto Cabello. Más tarde es trasladado a la cárcel del morro en Puerto Rico y por último es llevado a la prisión de "la carraca" en Cádiz España dónde muere el 14 de julio de 1816, en el aniversario de la revolución francesa.

Indiscutiblemente, la tenacidad y desprendimiento de este líder mundial, demuestran que la grandeza a veces es juzgada por los más viles.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2706 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Cultura y tradiciones