Henry López Sisco en Costa Rica

El semanario LA RAZON de Caracas en su edición del 17/12/2206 y el periódico PANORAMA en su edición del 20/01/2007, han publicado información, relativa a la presencia en Costa Rica, de Henry López Sisco, ciudadano venezolano, ex-funcionario de la DISIP (Dirección de Servicios de Inteligencia y Prevención), organismo policial del gobierno de Venezuela durante la Administración de Jaime Lusinchi, y hasta hace pocos días Director de Seguridad de la Gobernación del Estado Zulia, en contra del cual el Ministerio Público venezolano intentó querella penal por los hechos ocurridos el 08 de mayo de 1986, en el sector La Vaca en el Estado Yaracuy, también conocido como "el caso YUMARE", también conocido como "la masacre de YUMARE".

Producto de una acción policial represiva de exterminio, el día de los hechos, fueron asesinados a mansalva nueve integrantes -todos estudiantes- de la agrupación política conocida como CORRIENTE HISTORICA SOCIAL, que fueron sorprendidos sin posibilidad de defensa alguna, pues constituían no un grupo armado de carácter irregular, sino una simple agrupación de izquierda, que hacía oposición "dentro de los marcos de la legalidad democrática", al gobierno de Jaime Lusinchi.

El caso fue investigado en su oportunidad, por el tribunal de primera instancia militar -no obstante de tratarse de una actuación eminentemente policial-, determinándose que hubo un enfrentamiento armado, producto del cual resultado fallecidos, ciudadanos venezolanos y luchadores sociales, sin presentarse ninguna baja o heridos por parte de las fuerzas policiales, involucradas en la acción punitiva, resolución que fue ratificada por el Consejo de Guerra permanente de Maracay, en el año 1987.

Producto de las nuevas condiciones política que se han dado en Venezuela a partir de 1998, con el triunfo electoral del conjunto de fuerzas políticas y sociales que lanzaron la candidatura de Hugo Chávez Frías, se abrieron espacios para la revisión del caso, en el cual jugaron un papel relevante los familiares de los militantes revolucionarios ejecutados en esa oportunidad, que presentaron la querella correspondiente ante las instancias correspondientes. La reapertura de este caso fue admitida el 13 de junio del presente año por el Tribunal 6 de Control del Estado Yaracuy, el cual dictó prohibición de salida del país a Henry López Sisco y otros imputados, y acordó de igual manera, la exhumación de los cadáveres de las víctimas, y la causa fue remitida al Ministerio Público para que reiniciara las acusaciones correspondientes.

El 26 de septiembre del presente año, por resolución del fiscal 4 del Estado Yaracuy, Henry López Sisco y otros, fueron imputados por el delito de homicidio calificado, por su presunta participación en la masacre de YUMARE, donde fallecieron nueve estudiantes en manos de efectivos de la Dirección de Servicios de Inteligencia y Protección (DISIP). Por la gravedad de los hechos imputado, el fiscal a cargo del caso, pidió la inmediata privativa de libertad, para Henry López Sisco, como principal responsable de los hechos.

Según un comunicado emitido el mismo día por el Ministerio Público, Henry López Sisco fue imputado además por los delitos de simulación de hecho punible, privación ilegítima de libertad, violación de domicilio, abuso de autoridad, falso testimonio, falsedad de actos y documentos y uso indebido de arma de guerra.

No obstante la gravedad de los hechos imputados a Henry López Sisco y demás involucrados, y que la exhumación de los cadáveres y pericias científicas realizadas en forma paralela a investigaciones policiales adicionales, que comprobaron evidentemente que las personas fallecidas en el sector LA VACA, Estado Yaracuy, fueron asesinados a mansalva producto de una operación policial, comandada por Henry López Sisco, la medida privativa de libertad -prisión preventiva- no fue aceptada por el juez a cargo de la causa, dictándose una medida de arraigo en el territorio venezolano.

Hasta aquí, una relación de situaciones que se han dado en Venezuela alrededor de este. Henry López Sisco no solamente fue imputado por la MATANZA DE YUMARE. Está también en proceso de investigación su participación y responsabilidad en la MASACRE DE CANTAURA, ejecutada en octubre de 1984 contra de uno de los últimos destacamentos guerrilleros que operaron en Venezuela en el Estado Anzoátegui. 23 combatientes en estado material de indefensión, ante la brutalidad de la acción militar emprendida por el gobierno de Lusinchi, fueron asesinados.

Así como en la oportunidad reciente los familiares de las víctimas DE LA MASACRE DE YUMARE han reclamado justicia, justicia que ahora se ve burlada por jueces y autoridades desleales al estado venezolano, que facilitaron o crearon las condiciones par la salida clandestina del país de Henry López Sisco, de la misma manera, los compañeros y familiares, de aquellos años, de las víctimas de la MASACRE DE CANTAURA, reclaman justicia.

En esta oportunidad, solo la acción de denuncia de los sectores democráticos del país, podrá hacer posible la presentación nuevamente, ante la justicia venezolana de Henry López Sisco, para que responda por sus crímenes. No debe ser otorgada la condición de refugiado político en Costa Rica, bajo ninguna condición, a un personaje sobre el cual pesan acusaciones de haber participado en crímenes de lesa humanidad, al tener directa responsabilidad en la ejecución de ciudadanos venezolanos, militantes de izquierda, conforme a la gestión que está en proceso ante autoridades nacionales, según la información que circula en medios informativos en Caracas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7503 veces.



Federico Picado Gómez


Visite el perfil de Federico Picado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Federico Picado

Federico Picado

Más artículos de este autor